Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Marcos Mangisch escriba una noticia?

El impacto del coronavirus en la economía informal de América Latina

20
- +
29/03/2020 18:11 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

La pandemia dejó en evidencia a un continente sumergido en una enorme deuda social. Cuál es la dimensión del gran colectivo de los trabajadores informales y cómo están reaccionando los gobiernos para dar respuesta a este problema estructural de la desigualdad en América Latina

América Latina se encuentra entre la espada y la pared. Entre medidas de aislamiento parcial y medidas paliativas para el sector informal de la economía. Millones de trabajadores que viven el día a día, sin un trabajo decente, de calidad, reconocido por los estados o por el sistema. Millones de familias que, ante el lamentable contexto del coronavirus covid-19, no puede acceder al igual que los trabajadores de la economía formal, sea privada o estatal, a una cuenta bancaria para percibir sueldos mensuales, beneficios sociales y hasta representación gremial en un momento crítico.

Así se expresan los parlamentos legislativos subregionales como el PARLACEN que indica en un comunicado propuestas para tomar medidas económicas y de salud, aludiendo a los efectos económicos y sociales generados por la pandemia, haciendo hincapié en la aceleración de los procesos de integración, aludiendo al segundo paso: al mediano y largo plazo, para poder dar respuestas integrales a nuestra población. Por otro lado, el PARLASUR insta a profundizar la coordinación de criterios y la máxima cooperación sobre todo para los sectores más vulnerables. El PARLATINO declara, acorde con la postura de los organismos multilaterales, la suspensión del pago de la deuda externa. Claro, la verdadera deuda latinoamericana es interna: la deuda social.

México por ejemplo resiste las medidas de aislamiento por su elevado porcentaje de informalidad, alrededor de un 60%. En Chile el plan económico para combatir la pandemia tiene tres ejes que simbolizan bien la cuestión: el presupuesto del sistema de salud, proteger los ingresos familiares y defender los puestos de trabajo. Luego de decretar el estado de catástrofe con el consecuente toque de queda. Aunque en la práctica el sector de los trabajadores vea desregulada su situación.

En los estados del SICA, Costa Rica ha implementado medidas de aislamiento de manera progresiva. En El Salvador se adoptaron medidas contundentes de aislamiento desde la primera hora declarando la suspensión del cobro de los servicios básicos. En República Dominicana se anunció el uso de un fondo de 32 mil millones de pesos que tendrá un impacto en 5 millones de personas tanto del sector formal como informal, además del envío de raciones de alimentos, necesidad básica; que se transforma en el eje central, justamente para los trabajadores de la economía informal que ven trunco de forma directa, el acceso a dinero por la parálisis laboral, que ahonda la crisis en dicho sector.

En el sector del MERCOSUR, Paraguay, un país con altos niveles de informalidad extiende la cuarentena hasta Abril; Uruguay anunció un paquete de medidas para contener a la población más vulnerable, a través del Ministerio de Desarrollo Social. Brasil se encuentra en el mismo gran dilema asilamiento – impacto económico informal; por cierto, con menores niveles de representatividad en los sectores laborales, los cuales agudizan sus reclamos.

Millones de familias están ante la encrucijada de salir de sus casas para conseguir el dinero que les dé el sustento básico o esperar alguna medida de los estados que no tienen registro de ellos

En Argentina se decidió también tomar medidas que alcancen al sector informal, a través del IFE (Ingreso Familiar de Emergencia), el cual consta de una suma de 10 mil pesos para los trabajadores independientes, lo que conlleva sortear un sinfín de laberintos para el estado ya que dichos trabajadores, en su mayoría, no están ingresados al sistema, ni tienen cuenta bancaria, por lo tanto, su aplicación genera todo tipo de desavenencias. Cabe destacar que este tema esencial ha sido mencionado por el presidente de la Nación Argentina Alberto Fernández, en su discurso histórico al declarar el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio, haciendo un único y gran paréntesis sobre la informalidad.

Es evidente que una salida de esta crisis indicaría perseguir de frente el combate a la informalidad que en estas horas está representada en millones de familias que están ante la encrucijada de salir de sus casas para conseguir el dinero que les dé el sustento básico o esperar alguna medida de los estados que no tienen registro de estos trabajadores y por lo tanto dificulta la llegada de paliativos y alimentos. Estamos hablando de trabajadores cuentapropistas, independientes, puesteros, feriantes, vendedores ambulantes, el trabajo de cuidados, los que hacen changas, entre otros; quienes deberían tomar conciencia del valor de unidad gremial y de la lucha en sus reivindicaciones.

En síntesis, los Trabajadores Independientes no son un número, una estadística, un recorte de un gráfico o un concepto abstracto, representan a la mitad de la población de América Latina y necesitan ser representados a través de organizaciones sindicales en colaboración con los estados, para su defensa, beneficios sociales, créditos, jubilaciones y un sinfín de oportunidades que necesitan para salir evidentemente de la pobreza que se profundiza hoy.

Auguramos una nueva y necesaria mirada para nuestra América Latina, una región pacífica por excelencia en el orden mundial que sufre hoy los efectos negativos de la globalización, a sabiendas de que la protección de nuestros pueblos no puede quedar librada al azar, sin mayor representación gremial, sin un verdadero combate a la pobreza, a la informalidad, a la desigualdad. Se proponen nuevos modelos de Desarrollo, nuevas formas de integración.

América Latina sólo podrá salir de la periferia, desde la periferia, porque un país no se realiza en un continente que no se realiza, que no mantiene altos niveles de unidad y de cooperación.

 

Por Marcos Mangisch

Secretario General de la Federación de Trabajadores Independientes Puesteros y Feriantes de América Latina y el Caribe


Sobre esta noticia

Autor:
Marcos Mangisch (1 noticias)
Visitas:
572
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

walter godoy (29/03/2020)

Una cruda realidad reflejada en esta nota por Marcos Mangisch. La economia informal es el UNICO motor que existe para que arranque la economia de la región. Y AUN nadie los tiene en cuenta a los Trabajadores Independientes Feriantes/Puesteros