Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Marcepop escriba una noticia?

Independiente 0 vs Racing Club 3 Copa Ciudad de Mar del Plata

21/01/2014 18:33 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Le ganó 3-0 a Independiente en el primer partido del año por la Copa Ciudad de Mar del Plata y provocó el delirio de sus hinchas Racing estuvo despierto y se llevó el clásico con una goleada Hauche, al minuto y de chilena; Saja, de penal, y Viola liquidaron el partido en el primer tiempo. Independiente jugó casi todo el partido con uno menos, por la expulsión de Morel.

Cae la noche en Mar del Plata, pero el cielo se vuelve celeste y blanco. Por esa pirueta mágica de Gabriel Hauche, que parece tener alas en los pies. Por ese zurdazo de Sebastián Saja, que resulta un especialista desde los doce pasos. Por esa fórmula antigua pero efectiva, los dos cabezazos en el área, química perfecta entre Fernando Ortiz y Valentín Viola, que termina empujando la pelota en el arco de Diego Rodríguez. Por esa tribuna que desata el grito contenido de treinta años. Gana Racing. Gusta y golea, como pocas veces en el derby de Avellaneda que por un rato se mudó a orillas del mar. Lo pasa por encima a Independiente, nada menos. Le hace sentir, literalmente, que la diferencia de categoría entre uno y otro es una cruda realidad. Por intensidad, por nivel, por actitud, por estado físico. Y lo sufren esos hinchas rojos que todavía se pellizcan tratando de despertarse de la pesadilla del descenso. Porque aunque es cierto que el objetivo es regresar a Primera y el desafío inmediato por los puntos es Brown de Adrogué, esta derrota golpea en lo más profundo.Quizá le jugó en contra la ansiedad. O, tal vez, simplemente haya sido un día que Independiente buscará borrar del calendario. De lo que no hay dudas es que será inolvidable para Racing, más allá del carácter de amistoso, por la contundencia de una victoria que encontró muy pronto, cuando el humo negro de la popular - ¿cómo hicieron para entrar las bengalas con tan rimbombante operativo de seguridad?- cubría el área de Rodríguez. Aunque, de ninguna manera, puede acusar Velázquez problemas de visión. Lo suyo fue, lisa y llanamente, una desconcentración alarmante. Lo sobró un pelotazo de Saja y Hauche, con una chilena que en ese mismo arco hizo eterna Francescoli.

Fue el primer error de Independiente, que pareció empecinado en hacer muy sencillo el partido para Racing. Enseguida, Morel Rodríguez metió un planchazo que fue todo un síntoma de impotencia roja sobre Villar y Lunati penó con la expulsión del paraguayo. Y si ya estaba desarticulado Independiente, mucho peor le fue con un hombre menos. Y Mostaza, como si olfateara que podía conseguir un resultado histórico, le dio pista a Vietto. Entonces, tomó impulso Racing. Con Hauche hecho un auténtico demonio por la raya. Con presión alta sobre la salida de su adversario herido. Con pelotas frontales que dejaban mal parados a los volantes rivales.

Más sobre

Y de uno de esos pases profundos llegó el segundo de Racing. Lo metió Vietto, Rodríguez bajó a Hauche y Saja clavó el penal. Independiente no reaccionaba. Matías Pisano no entraba en juego y el Rolfi sufría su soledad creativa. Apenas inquietaba cuando Mancuello lograba ganarle la espalda a José Luis Gómez, ya sin la asistencia de Villar para colaborar con el pibe. Sin embargo, Racing ganaba las divididas, recuperaba con Campi, con Zuculini. Y cuando los rojos se acercaban a Saja, con Ortiz como principal sostén, se cumplía con la premisa de Merlo: apretar las líneas para generar interferencias en el circuito rival.

Estuvo de más el segundo tiempo. Racing bajó tres cambios. Independiente, lastimado en su orgullo fue por el descuento. Sin embargo, se diluyó en tres cuartos de cancha y casi no pisó el área de Saja, algo que debería preocuparle a De Felippe, tal vez más que la propia derrota. Aunque de media distancia inquietó al arquero de Racing, con un tiro de Benítez, otro de Fernándes y uno de Pisano que pegó en el palo. Y al final cantaron todos. Hasta los de Independiente. Fue una fiesta, con gente en las dos tribunas. No es poca cosa.


Sobre esta noticia

Autor:
Marcepop (204 noticias)
Fuente:
seguielgrandt.com
Visitas:
64
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.