Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Fjdec escriba una noticia?

Jaime Mayor. El actual gobierno de ESPAÑA, un frente popular con apoyo de Bildu

8
- +
25/05/2020 09:25 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Jaime Mayor que fue ministro del Interior con el Presidente Aznar y conoce a la perfección el problema de ETA analiza en ABC la situación política española de hoy

 

Jaime Mayor Oreja, San Sebastián, 1951, perteneciente a una familia vasca por todos lados y probablemente “con ocho apellidos vascos”, o más;  ingeniero agrónomo de profesión que prácticamente no ejerció debido a la imposibilidad de compaginarla con su actividad política.Es un gran conocedor de la situación política en las provincias vascongadas en general y de la banda terrorista ETA en particular. Se inició en la política en el partido UCD siendo apadrinado por su tío Marcelino Oreja Aguirre (1935) que fue ministro de Asuntos Exteriores con Adolfo Suárez, 1976 - 1980, durante la Transición.

Jaime Mayor ha sido Ministro del Interior en los gobiernos de José María Aznar entre mayo de de 1.966 y febrero de 2.000, años de plomo en los que el terrorismo de ETA asesinó sin piedad a 47 víctimas inocentes.

Anteriormente fue Presidente del Partido Popular vasco (1989 - 1996) y posteriormente diputado del Parlamento Europeo (2.004-2.014); actualmente retirado de la política activa, preside la Fundación “One of us”, que promueve una cultura de la protección de la Vida en Europa.

En el presente artículo que reproducimos íntegramente del diario ABC  del domingo 24 de mayo  2.020 donde ha merecido el honor de ocupar su  “tercera página”, Jaime Mayor analiza, con su habitual lucidez,   la naturaleza, la actitud, el comportamiento del actual Gobierno de España, un Frente Popular social - comunista al que se ha dado entrada al partido de los terroristas de ETA, infamantemente legalizado por el Tribunal Constitucional.

EL FRENTE POPULAR; UNA OBVIEDAD.

El pensador francés Fabrice Hadjadj, en su excelente libro titulado «La suerte de haber nacido en nuestro tiempo», nos recuerda que, una de las manifestaciones más rotundas de la profundidad de la crisis reside en que defender lo obvio es lo más difícil en nuestra sociedad actual. Cuanto más obvia sea una realidad, mayor será la dificultad de su defensa. Este diagnóstico de Hadjadj se ajusta como anillo al dedo a la hora de analizar la naturaleza, la actitud, el comportamiento del actual Gobierno de España, un Frente Popular.

El acuerdo PSOE, Podemos y Bildu sobre la derogación de la reforma laboral ha producido sorpresa y conmoción en el escenario político y social. No tenemos el derecho a sorprendernos, porque este acuerdo es absolutamente lógico y coherente con la naturaleza y evolución de un proceso que arrancó con un acuerdo marco Rodríguez Zapatero-ETA. Recordemos que en el mismo, ETA dejaba de matar y Rodríguez Zapatero, como contrapartida, ofrecía otra sociedad, un cambio radical y profundo en el orden social, territorial y moral de España.

Tres obviedades para el arranque de este artículo: hay un proceso, tenemos instalado un Frente Popular en el Gobierno y este acuerdo último nada tiene que ver con la pandemia, sino que exclusivamente hay que situarlo en el corazón del proceso descrito.

Cada día que transcurre es más obvio el carácter, el significado del Frente Popular que nos gobierna, pero, sin embargo, en cada expresión concreta del mismo, se pone de manifiesto la falta de un diagnóstico de la raíz, de la naturaleza y profundidad de aquel acuerdo marco en muchos de nosotros.

Cuando un frente de ruptura es capaz de emerger, de llegar a ser gobierno, para enterrar nuestra transición democrática y sobre todo para reemplazar un orden social por otro, nada se produce por casualidad ni por improvisación, ni mucho menos con una torpeza aparente.

Todas y cada una de las medidas forman parte de un todo, de un plan, de una estrategia. Los frentes, como no se pueden presentar en sociedad, porque son impresentables, son retorcidos, sinuosos, por su carácter opaco, y tienen siempre que, después de cada una de las acciones, tratar de disimular, esconder, en definitiva, engañar tras ellas.

Nunca debemos olvidar que este proceso está incubado en España por lo menos desde 2004, y ha madurado, ha superado situaciones ciertamente difíciles, como, por ejemplo, una derrota electoral en 2011. Pero ha resistido, y lejos de desaparecer, continúa más vivo que nunca, por lo que nuestro mayor error sería despreciarlo, tanto por su entidad como por su peligro, confiando simplemente en que la pésima gestión de la pandemia signifique su final.

No lo podemos enjuiciar y valorar como un Gobierno de coalición, ni como simplemente un Gobierno Frankenstein, porque no lo son.

Nos gobierna, mejor dicho, nos desgobierna, un proceso que nos ha conducido a la moción de censura de Mariano Rajoy en 2018, al procés catalán, al gobierno entre nacionalistas, podemitas y socialistas de muchas comunidades y ayuntamientos, y el actual gobierno del Frente Popular en España.

La pandemia, la tragedia que estamos sufriendo, esto es, un virus exterior, no estaba obviamente en sus planes y previsiones, pero no lo va a alterar en absoluto. Por el contrario, va a ser un catalizador y acelerador de un gran debate de modelo de sociedad, que es lo que realmente va a ser cuestionado tras la profundísima crisis social que vamos a vivir en el horizonte inmediato. A medida que nos alejemos del punto más elevado de muertos y contagios, más aparecerá el proceso descrito previo a la pandemia, que ciertamente era un auténtico virus interno que ya nos había instalado en el desorden.

Un Frente Popular que no ha dejado de operar, otra obviedad, porque es el único proyecto político y social asentado en nuestra sociedad, desde la dirección del presidente Sánchez como en su momento lo hizo Rodríguez Zapatero, no nos engañemos.

Las desavenencias entre miembros del Gobierno -que no niego que existan-, las dificultades con los históricos del Partido Socialista y los presidentes socialistas de comunidades autónomas, que tampoco niego, resultan anécdotas que no van a alterar el proceso que permanecerá inalterable. Todas y cada una de las piezas del Frente, sin excepción, necesitan la existencia del proceso, no pueden vivir sin él. Abandonemos toda esperanza en este terreno. Y a los que desde la política y fuera de ella nos angustia esta sinrazón, este nuevo disparate histórico, concentremos exclusivamente todos los esfuerzos en la búsqueda y definición de una alternativa, tanto en el ámbito político como cultural.

No es una casualidad que el líder y director de orquesta del Frente Popular, esto es, el presidente Sánchez, haya impulsado y facilitado el protagonismo de Bildu-ETA. No es casualidad el hecho de que, por el contrario, a Esquerra Republicana de Cataluña le convenía alejarse de esta nueva declaración de alarma por razones electoralistas, ante la competencia con el presidente Torra y su partido, Juntos por el Sí.

En esta ocasión, recordando el origen del proceso, se precisaba el protagonismo de Bildu-ETA y, de paso, reforzar el frente de izquierdas en el País Vasco, sobre todo pensando en la convocatoria electoral inmediata del 12 de julio.

Si en Cataluña parece que está muy instalado el Frente Popular, en el País Vasco resultaba indispensable para sus planes un reforzamiento del frente de izquierdas, esto es, la alternativa al Partido Nacionalista Vasco, desde Bildu, Podemos y el Partido Socialista.

El PNV está en el Frente, pero es de segundo nivel, ya que, obviamente, Bildu es su principal referente.

Resultan obvios todos y cada uno de los hechos que se han ido produciendo bajo la dirección de Sánchez, que encarna como nadie el proyecto del Frente Popular. Este Frente Popular, otra nueva obviedad, tiene el gran objetivo de socavar, reemplazar, sustituir un orden social, destruyendo la libertad así como los valores cristianos de nuestra sociedad. Nuestra primera obligación es comprender la naturaleza del mismo y actuar en consecuencia, porque de otro modo el carácter letal del mismo para España será definitivo.

La alternativa, no volvamos a engañarnos, no existe en la fecha de hoy. Hay partidos que están en la competencia entre sí. La alternativa no existirá hasta que se siga pensando que hay que hacer lo de siempre: abrazar el mal menor, esperar al error del contrario, olvidarnos de la existencia de un poderoso proyecto y proceso asentado en el Frente, sin presentar nada conjuntamente. Una alternativa a un Frente y a un proceso va a exigir mucho más, lo primero entenderlo, comprenderlo, reconocer el Frente Popular como obvio, y actuar en consecuencia con grandeza y generosidad, para generar un proyecto auténtico alternativo y que sirva para defender el orden histórico cultural de la nación española.Jaime Mayor Oreja.Presidente de la Plataforma "one of us"

Por la transcripción:

F.J. de C.

Madrid, 25 de mayo 2.020


Sobre esta noticia

Autor:
Fjdec (509 noticias)
Visitas:
168
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
    Lugares
    Organizaciones

    Comentarios

    Aún no hay comentarios en esta noticia.