Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que 20minutos.es escriba una noticia?

Juan Marín: "Crear empleo es el mejor legado que podemos dejar en esta legislatura"

0
- +
24/02/2020 02:12 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Dicen de él que es un hombre tranquilo y discreto, definición con la que Juan Marín, vicepresidente de la Junta, consejero de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local y líder de Cs en Andalucía, se identifica. Ama su tierra, Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), a la que está convencido de que volverá más pronto que tarde. Y afirma, cada vez que tiene ocasión, que es un hombre de palabra que "siempre" cumple lo que dice.

De momento, lo que estamos recibiendo es mucho maltrato de una forma descarada. Que no te devuelvan el dinero los 537 millones del IVA, con los que se contratan a muchos profesionales en la sanidad, en la educación, se hacen muchas obras de colegios, de carreteras, muchas; que te quiten 27 millones para atender a los menas, que no nos dejen salir a los mercados. ¿Por qué? Nosotros no hemos incumplido nada, hemos sido el único Gobierno de España que ha aprobado dos presupuestos en un año y se ha puesto al día. Y que hemos terminado un ejercicio en equilibrio presupuestario. Quien no está cumpliendo con Andalucía es el Gobierno de Sánchez e Iglesias y la cómplice es la señora María Jesús Montero. Es un ataque frontal a un modelo distinto de Gobierno que bajando los impuestos estamos generando más empleo. Y, por primera vez en 14 años, el PIB de Andalucía crece una décima por encima de la media nacional, y podríamos decir que es el primer paso para la convergencia. Nunca con un Gobierno socialista se había hecho.

Nosotros vamos a seguir tendiendo la mano y vamos a seguir llamando a la puerta. Quieren que entremos en la guerra y no vamos a entrar. Vamos a ser leales, pero no somos tontos y no nos vamos a callar. Y vamos a tener que ir a los tribunales para reclamar los 537 millones de euros. Y vamos a reclamar hasta el último céntimo que le corresponde a Andalucía. Y vamos a pelear por una ley de financiación de las comunidades autónomas en igualdad, lo que dice la Constitución. No es justo que un ciudadano, en función de su código postal, reciba un 133% más de financiación que otro para que sus hijos tengan un profesor o para poder tener un médico que le atienda. Ahí sí tendremos la confrontación política, pero desde la lealtad. No vamos a ir dinamitando la acción de Gobierno porque si le va mal a España le va mal a Andalucía. Pero lo que el señor Sánchez y el señor Iglesias no saben es que España no puede andar sin Andalucía.

Después de 37 años, cambiar un Gobierno y unas estructuras no es fácil, pero creo que hemos superado el reto y hemos cumplido todos los compromisos que adquirimos para los primeros cien días: regeneración, reforma fiscal, tarifa plana, de un crecimiento de los presupuestos en Igualdad, Sanidad o Educación que ha llegado al 54%... Está claro que no es suficiente y habrá que seguir mejorando, pero lo haremos desde el sentido común. Y hemos puesto en marcha medidas como la Ley de Evaluación de Políticas Públicas, para saber si somos eficientes o no, y una ley para acabar con la corrupción, después de que las dos últimas décadas han estado manchadas de corrupción del PSOE en Andalucía, como hemos visto en el caso de los ERE. Y ya no es presuntamente, ya es con sentencia judiciales. Le doy un dato, desde que Cs entró en el Parlamento en 2015 no ha habido ni un solo caso de corrupción.

Riesgo cero no, pero ahora no va a ocurrir como antes, que parece que la corrupción se había instaurado y todo el mundo miraba hacia otro lado. Ahora hay mecanismos para que eso no suceda. Porque independientemente del fraude que es a los ciudadanos, independientemente de que éticamente es inmoral robarle el dinero a los parados andaluces para irse de fiesta y a los clubes de alterne, la corrupción hace mucho daño a una comunidad y yo creo que ha habido un punto de inflexión con la entrada de Cs en el Parlamento para que la corrupción pase a formar parte de la historia.

En este 2020, porque la ley estará en el Parlamento aproximadamente en junio. Igual que la de Evaluación de Políticas Públicas y muchas otras medidas que se impulsaron en 2019 para que en 2020 se pongan en marcha. Nosotros no vamos a esperar al último año para hacer anuncios grandilocuentes, vamos a llegar con los deberes hechos.

Habremos cometido errores, seguro, porque nadie es infalible. Y más con el número de iniciativas que se han aprobado en el Consejo de Gobierno, más de mil. Dentro de esas mil, seguro que habrá alguna que no ha ido en la línea que mucha gente esperaba. Pero la principal crítica debe ir en la línea de preguntarnos si realmente hemos hecho lo suficiente. Creo que cuando realmente podremos hacer una valoración exacta del grado de aciertos o errores será cuando acabe 2020, porque será un año en el que habremos ejecutado nuestro presupuesto desde el 1 de enero hasta el 31 de diciembre. Y si no lo hacemos, seguramente los ciudadanos nos lo harán entender.

Que las decisiones y proyectos son mucho más complejos a la hora de poderlos ejecutar que cuando lo estás viendo desde la oposición. La Administración de la Junta es algo mastodóntico, inmenso. Crees que puedes tomar decisiones, que si hay 38.000 millones de euros de presupuesto puedes preparar tres millones para esto. No, resulta que después no es posible. Hay muchos condicionantes. Por eso tengo obsesión en hacer una Administración más ágil y rápida, porque así es imposible que funcionen las cosas. La Junta tiene 273.000 empleados públicos, maneja un presupuesto de 38.000 millones de euros. No hay una empresa en España de esas dimensiones. El aprendizaje ha resultado un poco difícil. Pero creo que ese aprendizaje me lleva a lo que he dicho antes, a una obsesión por hacer de esta una Administración mucho más rápida, más ágil y más fácil para los ciudadanos. En esa línea estamos y creo sinceramente que ahí vamos a avanzar muchísimo. Y por esa parte me voy a ir contento el día que me tenga que ir.

Seguir cumpliendo y seguir creando empleo en Andalucía al ritmo que lo estamos haciendo. Crear empleo es el mejor legado que podemos dejar en esta legislatura. Y lo estamos consiguiendo, aunque algunos no lo crean. Fíjese hasta qué punto lo estamos consiguiendo que somos la comunidad que más empleo crea y la que más paro registrado tiene, porque ahora sí hay expectativas de acceder a un puesto de trabajo. Hasta hace un año, la gente no iba al SAE a inscribirse porque nunca lo llamaban para nada, y ahora van y se inscriben porque hay oportunidades

Muy bien, está siendo bastante fácil porque Juanma Moreno y yo entendimos perfectamente el mensaje de los andaluces el 2 de diciembre de 2018. Por primera vez, había una mayoría suficiente para plantear un Gobierno y buscar apoyo de otra fuerza, en este caso Vox, porque el PSOE y Adelante nos dieron con la puerta en las narices. No nos dejaron ni siquiera hablar, igual que Sánchez con Albert o con Inés. Nada, tenían un rebote tal que no querían ni hablar. Los andaluces están cansados de confrontación, de rojos y azules, buenos o malos. No entiendo que no nos pongamos de acuerdo en lo importante ni tampoco muchas de las cosas que ahora se están debatiendo, como la libre elección de colegio.

La educación pública en Andalucía está garantizada, pero no porque lo diga yo, sino porque la educación pública en Andalucía es hoy el 82% de las plazas educativas, de los centros y de los profesionales. ¿Cuál es el riesgo de que un padre pueda elegir a qué centro va su hijo? ¿El PSOE está en la posesión absoluta de la verdad y nos tiene que decir qué educación es la que tenemos que darles a nuestros hijos? Creo que eso no lo comparten ni los votantes ni los militantes del PSOE. En cuanto al profesorado, es verdad que unos han pasado una oposición y otros no, pero también es verdad que unos son fijos y otros pueden estar en la calle mañana. Lo que sí está claro es que todos han aprobado en la Universidad la misma carrera. Lo que no es justo es que no se pueda elegir, porque eso sí es igualdad y libertad con mayúsculas. ¿Quién tiene el problema? Creo que ni los padres, ni las Ampas ni los profesores, lo tienen otros que lo que quieren es confrontar.

Y le pongo otro ejemplo. 16 de enero de 2019, pleno en el Parlamento para la investidura de Juanma Moreno. Todo el Parlamento rodeado por autobuses que habían traído la señora Susana Díaz y la señora Teresa Rodríguez, porque decían que si el señor Moreno Bonilla era investido presidente, este Gobierno iba a derogar la ley LGTBI, la ley de Igualdad y la de Violencia de Género. ¿Se ha derogado algo? Cero.

Tampoco se ha derogado. Esa ley la aprobó el PSOE con IU, sin consenso ninguno. En la anterior legislatura, Cs y yo defendimos una ley de consenso. Y la ley que nosotros hemos planteado de Concordia es una ley impulsada por el Gobierno precisamente para reconciliar y para, de una vez por todas, hacer justicia. Pero no de forma unilateral. Vox ha presentado una proposición de ley, que ha sido rechazada porque hablaba de la derogación de la Ley de Memoria. No estamos hablando de eso, estamos hablando de hacer una ley entre todos. ¿Somos capaces todas las fuerzas de sentarnos y hablar de reconciliar? ¿O queréis seguir en la confrontación rojos y azules? Esto no va de sacar los restos de Franco o los de Queipo de Llano, va de sacar los restos de mi abuelo, de mi tío o de mi padre y hacer justicia porque fueron asesinados de la forma que fueron asesinados. Y, de alguna manera, devolverles a esas familias esa tranquilidad.

Eso lo sabe todo el mundo. Es más, necesitamos más colegios públicos. El problema es que las poblaciones también cambian. A ver cuántas unidades de educación pública se han perdido en 2019, que me lo digan. ¿Cuál es el problema? Que donde se tarda dos, tres o cinco años en que haya una población y se pueda montar una línea de educación pública, hay también colegios concertado o privados. Pero ¿podemos construir 50 colegios en un año, podemos dotarlos, financiarlos? Y si hay un colegio concertado, ¿eso es malo? El temario es el mismo.

En absoluto, porque hemos hablado de presupuestos, no de posicionamientos ideológicos. Vox planteó el incremento para violencia de género, una modificación de la declaración de municipios de interés turístico para que muchos municipios pequeños se pudieran acoger a subvenciones. Yo veo eso positivo. Vox apoyó que le bajáramos los impuestos a los andaluces. Eso es positivo. Vox no llegó y dijo: "O me pones el veto parental o no hay presupuesto".

Hay un acuerdo en el que se habla de respetar la Constitución. Y hoy, los niños pequeños ya necesitan un permiso para ir de excursión. Pero no conozco ningún caso en Andalucía ?salvo dos denunciados y los dos resueltos por la Inspección? en el que se esté limitando la libertad ideológica, religiosa o sexual de nadie. Es un debate artificial creado para la confrontación. El veto parental es el que recibimos en Cataluña, eso sí es un veto y un adoctrinamiento, que o estudias en catalán o no puedes estudiar.

No comparto ese posicionamiento, probablemente en Murcia tengan más problemas con otros asuntos que con este. Hoy, lo importante es que tengamos una educación pública de calidad, pero que también abramos otras opciones. ¿Por qué en Andalucía no hay universidades privadas? ¿Por qué se tiene que ir mi sobrina a estudiar a Madrid, o por qué se tiene que ir mi sobrino a estudiar a Barcelona, qué problema hay? ¿Si aquí en Andalucía se ponen en marcha dos, tres o cuatro proyectos de universidades privadas pone en riesgo la universidad pública? En absoluto. ¿Cuántos chavales hay que se van al extranjero? Seguramente hay muchos diputados aquí que son de una y otra fuerza política que tienen a sus hijos estudiando en el extranjero y en una privada, y no pasa nada. A Oxford, a Cambridge, no pasa nada. Pero aquí no. ¿Por qué? De verdad, creo que algunos viven en la prehistoria, en el Paleolítico, y no se han dado cuenta de que estamos en el siglo XXI y no se le pueden poner cercos al campo. O con los hospitales privados, si usted tiene dinero, ¿por qué no? Lo que tenemos es que garantizar servicios públicos, fundamentales, de calidad y universales, y eso lo hacemos y lo vamos a seguir haciendo, y están garantizados al 100%.

Es muy difícil, pero hay una, que sé que no vende, que es la Justicia. Estoy especialmente orgulloso de haber desbloqueado muchos proyectos de muchas sedes judiciales, de haber dignificado la labor de los profesionales, con más recursos humanos y reconociéndoles su trabajo, por ejemplo, con la asistencia jurídica gratuita, pagándoles más dignamente y en fecha. Y creo que si somos capaces de tener una justicia eficaz y ágil, que cuente con los medios necesarios, la sociedad lo va a agradecer.

Hay muchísimas medidas en marcha. La apuesta por las nuevas tecnologías es fundamental, y la dotación de recursos, con la creación de 208 nuevos puestos. Hemos reforzado todos los juzgados de Violencia de Género, hemos creado nuevos equipos en las Unidad de Violencia Integral, hemos reformado 13 sedes más los proyectos que están en marcha, trabajamos en la modernización de la Justicia, que pasa por una inversión realizada de 20 millones de euros. Creo que vamos en una dirección correcta.

No estoy de acuerdo, creo que es completamente innecesaria en Andalucía, porque si la implantan los ayuntamientos va a ir a la bolsa común y no se va a gastar en promoción turística. El sector turístico aporta más de 22.000 millones de euros al PIB de Andalucía, aporta mucho al sostenimiento del sistema. Y, además, hemos puesto unos planes de grandes ciudades con los que dotamos de recursos y financiamos a los ayuntamientos, eso sí, solo y exclusivamente en materia que tenga que ver con el sector turístico. Con lo cual, reciben una aportación al 50% de los proyectos que quieran poner en marcha. ¿Y solo la tienen que pagar los hoteles? Porque el sector turístico mueve el taxi, la VTC, restaurantes, tiendas de souvenirs, las agencias, los museos ... Creo que sería injusto. Pero sí voy a abrir el debate porque esta es mi opinión, y hay que conocer la de todo el mundo. Y si finalmente se decide, por lo que sí abogaría es por una regulación para todos, nacional.

Muchas cosas y en eso estamos. . Hemos puesto en marcha algo que a nuestro juicio era completamente imprescindible y es poner a la sociedad del conocimiento a trabajar junto con los profesionales y la Administración. Hemos creado una red de cátedras en las ocho universidades andaluzas donde hay un grado de Turismo (de sostenibilidad, de turismo accesible e inclusivo, de cultura y patrimonial, de turismo inteligente...). Y esos estudios nos van a permitir tomar decisiones para llegar el 6 de septiembre de 2022 a un congreso internacional para debatir las conclusiones y las políticas a desarrollar en la próxima década. Creo que no tenemos que ir a las cifras sino exclusivamente a la calidad y sostenibilidad del sistema, o la masificación acabará con muchos destinos turísticos.

Por el V Centenario de la Primera Vuelta al Mundo. Elcano regresó el 6 de septiembre de 1522 y creo que la historia nos ha dado una nueva oportunidad de analizar lo que estamos haciendo bien y lo que no. Además, este es un proyecto que ha alcanzado una dimensión infinitamente superior a la que nosotros inicialmente habíamos previsto. Y es que se nos han unido ya varios países de Latinoamérica (Chile, Argentina, Brasil, Uruguay), Portugal, la Red de Ciudades Magallánicas, también de Portugal, y la Universidad Internacional de Andalucía. A lo que hay que sumar las comunidades de Castilla La Mancha, Castilla León, País Vasco y Andalucía.

No es fácil, porque tenemos un sistema con más de 100.000 empleados públicos, déficit de infraestructuras y de personal y un problema de dispersión geográfica. No hay solución de un día para otro, pero sí se puede mejorar la gestión. ¿La receta? Reconocimiento a los profesionales, sacar ofertas de empleo público, seguir incrementando el presupuesto, ahora en más de 11.000 millones, y los medios materiales. Y tener la complicidad del Gobierno de España, porque estamos infrafinanciados. No es echarle la culpa a nadie. La culpa antes era de Rajoy, y ahora será del señor Sánchez. Y mañana, si fuera Inés Arrimadas, también le echaría la culpa a ella. El SAS tiene cura, que es lo importante, pero la joya de la corona estaba oxidada, el PSOE ha estado engañando a los andaluces 37 años.

Siempre la ha habido. Con Juan es muy fácil hablar, es verdad que es un hombre muy constante, pero muy dialogante. Luego en algunos temas llegaremos a acuerdos y en otros no, pero en el caso concreto de la Ciudad de la Justicia había un interés común. Por parte de él, el poder resolver un tema que llevaba 25 años pendiente y, tal y como él me reconoció, con Gobiernos de su partido no se había resuelto. Y que además permitiría poner en valor la zona Sur de Sevilla, que es hacia donde está creciendo. Creo que para él, esa visión de por dónde cree que tiene que ir la ciudad, es un interés por encima de cualquier otra cuestión. Y yo, por mi parte, porque había un tema que resolver, una deuda histórica con el partido judicial de Sevilla y la ciudad, tener unas instalaciones dignas, unificar, acabar con esa dispersión. Y esa oportunidad no la podía perder ni la Justicia ni la ciudad de Sevilla. Creo que ha habido una confluencia de intereses muy importante y dialogar, poner a trabajar a los técnicos y tener un objetivo común ha permitido que nos pongamos de acuerdo dos administraciones, en este caso, de distinto signo político, pero donde el sentido común, tanto de Juan como espero que también el mío, nos han llevado a poder convencer al sector judicial que ese era el lugar y de que finalmente ese proyecto era posible. ¿Ha sido fácil? Probablemente más fácil de lo que algunos se imaginan. No es fácil hacer el trabajo, pero la conversación entre Juan y yo sí ha sido fácil.

Sé que se habla de esto, pero no lo sé. Sería una opción, sí, es probable, él ya estuvo en el Gobierno, tiene experiencia. Pero yo creo que él está concentrado en su ayuntamiento y que lo tiene muy claro. De todas formas, podría ser, claro que sí. Pero dentro del PSOE hay ahora mismo un maremoto que cualquiera puede ser. Yo prefiero que siga Susana ¿eh?

Ella fue la que se enfadó mucho conmigo. Porque llegó un momento en el que hubo una posibilidad de cambio en Andalucía, lo valoramos y así lo hicimos. Yo ya se lo dije en campaña. Y ella sabe que yo siempre he cumplido lo que le he dicho. Ella no cumplió conmigo. Y resulta muy desagradable que alguien te retire la palabra porque tú hayas cumplido la tuya. No lo entendí. Se llevó varios meses sin hablarme, hasta que un día se acercó en el pleno y me dijo que teníamos que hablar. Pues claro, hablamos, nos tomamos un café y nos ponemos de acuerdo en lo que quieras. Yo sigo siendo el mismo de antes, probablemente ella no.

No me ha extrañado, pensaba que más tarde o más temprano o dejaba la política o ponía en marcha su proyecto. Ella siempre ha sido muy activista, siempre se ha definido como anticapitalista, una persona que le gusta la acción. Yo soy más del diálogo, a ella le gustan más las trincheras. Y por eso no me ha sorprendido. También se ha topado de cara con una realidad, que es que es más fácil protestar en la calle que dialogar en el Parlamento y llegar a acuerdos. Y ha tomado la opción más fácil, que es volver a lo que le gusta. Pero siempre he tenido una relación muy buena con Teresa. Me parece una mujer de fuertes convicciones, que defiende aquello en lo que cree y por tanto para mí merece el máximo de los respetos.

No lo sé, soy sincero. Primero será el partido el que decida, porque nosotros tenemos primarias. Si en estos tres años somos capaces de cumplir con lo que nos comprometimos, podría plantearme la posibilidad de una legislatura más, pero en cualquier caso sería la última. Yo sí creo que en la limitación de mandatos aunque no haya una ley aprobada, y ocho años en un cargo creo que son suficientes. Yo, en principio, no miro tan a largo plazo. Lo único que me preocupa es 2022 y cumplir los objetivos. Si somos capaces de hacer el trabajo como se está haciendo y llegar con algo que presentarle a los andaluces en positivo, que creo que es posible, pues me presentaré a las primarias y lo que decidan los afiliados. Pero no lo he decidido, ni me quita el sueño, ni me preocupa. No es mi objetivo. Tampoco lo era estar aquí. Algunos se han llevado toda la vida pensando que querían ser diputados, yo nunca. Yo entré en el Parlamento porque Albert Rivera me pidió que lo ayudara y me presenté a unas elecciones y llegué hasta aquí, pero estaba muy a gusto en Sanlúcar de Barrameda.


Sobre esta noticia

Autor:
20minutos.es (52850 noticias)
Fuente:
20minutos.es
Visitas:
6
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.