Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Sajara escriba una noticia?

Los Juegos del horror cuarenta años después.

07/09/2012 05:46 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

"La verdad se corrompe tanto con la mentira como con el silencio." Marco Tulio Cicerón (escritor, orador y político romano.)

Yo volví a Israel una década después de haber estado por primera vez en 1962. Llegaba decidido a cumplir con un sueño: vivir en una colonia— kibutz . Me asignaron Los Campos de Nahúm, que está ubicado entre las ciudades de Afula y Beit Shean (que son las que dividen los valles de Jezreel, y del río Jordán, respectivamente.)

A pesar que mi nueva actividad estaba relacionada con el cultivo de cítricos y olivares, mi pasado de periodista deportivo, reverdeció con la proximidad de los Juegos Olímpicos de Múnich. Un vecino mío, también argentino, había recibido de regalo un televisor color lo que nos permitiría ver las competencias con un ingrediente más y desde una platea preferencial.

El año 1972 marcó un punto de inflexión de lo que ocurriría un año después: la Guerra de Octubre. El Servicio de Inteligencia interno ( Shabak) no detectó la llegada de un terrorista integrante de las Brigadas Rojas niponas, quien provocó una masacre en el aeropuerto internacional David ben Gurión. La otra falla le cupo a la Seguridad Exterior, el Mossad, que no previó lo que iba a ocurrir en los Juegos Olímpicos de Múnich, cuando el grupo terrorista Septiembre Negro (recordaba la matanza de palestinos por fuerzas jordanas), tomó por asalto el sector de la villa olímpica donde estaba alojada la delegación israelí, secuestrando y asesinando a once personas entre entrenadores y deportistas.

Ya en el Mundial de fútbol de México del año 1970, el mismo grupo terrorista había proyectado secuestrar a la selección israelí. Los custodios de la delegación tuvieron ciertos indicios que algo grave se estaba pergeñando. De inmediato la representación israelí cambió de sede. Así se evitó una tragedia, pero la memoria no funcionó a la hora de prever lo que iba suceder dos años después.

Yo lo escribí en varias ocasiones, y no me hizo falta que Alemania lo dijera públicamente que entre los Organizadores de la justa deportiva, hubo quienes simpatizaron con los árabes y que, prácticamente no tomaron ningún recaudo para proteger a los deportistas israelíes.

Los francotiradores designados por la policía de Múnich, para impedir la huida de los secuestradores con sus rehenes, no disponían de radios para coordinar su fuego, y carecían de rifles de precisión y de teleobjetivos o dispositivos de visión nocturna. De esta anarquía no podía resultar otra cosa, de lo que aconteció en la realidad.

Para simplificar las cosas: en Múnich se realizó el primer mitin del Partido Obrero Alemán, fue el 24 de febrero de 1920, donde el homicida Adolf Hitler, leyó los veinticinco puntos programáticos que dieron origen a su fuerza político-militar. Volviendo a los Juegos Israel tenía puesta todas sus fichas en la velocista Esther Roth Shajamorov (n. 1952), como la que podía obtener la primera medalla olímpica para su país. La atleta se retiró en las semifinales de los cien metros con valla, cuando se enteró que entre los muertos estaba su entrenador Amitzur Shapira.

En la desesperación israelí por atrapar al cerebro de la masacre de Múnich, sus servicios de inteligencias lo confundieron y quien pagó el pato fue un marroquí que trabajaba como camarero en Lillehammer, Noruega. La víctima era hermano de Chico Bouchikhi , fundador del grupo musical Gipsy Kings. (es un extracto de mi libro en preparación: Mi Vida y sus Infiernos.)

**************** La Historia no oculta nada. Un estudio realizado para evaluar el comportamiento belga durante la Segunda Guerra Mundial, quedó en evidencia que en varios municipios hubo complicidad con los nazis para facilitar el envío de los seis mil seiscientos hebreos ciudadanos belgas, a los campos de exterminio. Qué puede sorprender de un país donde uno de sus monarcas, el mal nacido Leopoldo II, a partir de 1884 exterminó a diez millones de congoleños, al solo efecto de enriquecerse con la explotación del caucho. Por este sólo hecho Bélgica no tendría que ser sede del Consejo Europeo , del Consejo de la Unión Europea , del Parlamento Europeo y de la Organización del Atlántico Norte (OTAN). Pero la Humanidad no tiene sentimientos sino conveniencias. Por eso, los muertos son un número en la Historia. La vida es una fotocopia y un cúmulo de mentiras de la que se valen los mentirosos para ocultar la verdad.


Sobre esta noticia

Autor:
Sajara (292 noticias)
Fuente:
elrincondelosimpios.blogspot.com
Visitas:
396
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Organizaciones

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.