Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Sixtojavier escriba una noticia?

La última sopa del Gran General

31/01/2020 07:14 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Por Jesús Villanueva Jiménez.

Ilustración por Tom Eigenhufe.

El anciano dejó atrás el hospital de Los Desamparados ?donde en una humilde habitación vivía?. A lentos pasos cansados, cruzó el puente que salvaba el barranco de Santos, siguió por la calle de la Iglesia y atravesó el puentecillo sobre el barranquillo del Aceite, en dirección a la Taberna de La Luna, en las Tiendas, casi haciendo esquina con la plaza de La Pila. Una vez a la semana se permitía visitar tan reputada casa de comidas, y aquel día 6 de enero de 1762, celebración de la Epifanía del Señor, con más razón. Era don Antonio el más anciano de Santa Cruz, quizá de la isla entera; había cumplido el pasado 8 de diciembre los 83 años de una vida apasionante.

"Buenos días, don Antonio", saludó Manuel, el dueño del negocio gastronómico. "Buenos días, Excelencia", saludó también Rosario, esposa de Manuel, que admiraba especialmente a don Antonio, del que conocía, como ya todos en el pueblo, que había sido nada menos que gobernador y capitán general de la Florida, Veracruz y Yucatán, lejanas provincias de la Nueva España, y que además había contado con la amistad personal de S.M. Felipe V, a quien había salvado la vida en el transcurso de una trascendental batalla. Aunque era por su enorme generosidad y bondad por lo que más admiraban y apreciaban los chicharreros a don Antonio, por las muchas obras de caridad que habían beneficiado a los más necesitados lugareños.

image

Como en tantas otras ocasiones, el cojo Gerardo asomó la cara desde el umbral de la taberna, buscando a su benefactor, al que había visto dirigirse hacia el lugar. Don Antonio le hizo señas y Gerardo sonrió, mostrando las encías casi huérfanas de marfil. Al poco, Rocío, también como en tantas otras ocasiones, sirvió a los comensales la humeante y olorosa sopa de pescado, y dejó sobre la mesa una cuarta de vino de Acentejo y una generosa hogaza de pan recién horneado, que tanto gustaba al anciano mojar en el rico caldo.

El viejo general observaba cómo disfrutaba Gerardo de cada cucharada de sopa, y pensó que el muchacho debía tener su misma edad, cuando hacía 50 años dejó su pueblo natal, la norteña villa de La Matanza de Acentejo, para embarcarse rumbo a La Habana, enrolado en el Ejército de S.M. Había regresado a Tenerife, a sus 70 años, a mediados de 1749, luego de haber dedicado su vida al servicio de su rey y de su patria, abrazado siembre a su fe católica.

Unos días después, el 9 de enero de 1762, el pueblo lloraba la muerte del teniente general don Antonio Benavides Bazán y Molina, que, vestido con los hábitos de la Orden Franciscana, como él dejó dicho, fue enterrado en la iglesia Matriz de Nuestra Señora de la Concepción. En la lápida, desgastada por el paso del tiempo, aún hoy se puede leer:

AQVI IACE

EL EX. S. D. ANTON. BENAVIDE.

TEN. GRAL. DE LOS R. EGERC.

NATL DE ESTA ISLA DE

TENERIFE.

VARON DE TANTA VIRTVD

QVANTA CABE POR ARTE Y

NATVRALEZA EN LA

CONDICIÔN MORTAL

FALLECIO

AÑO DE 1762


Sobre esta noticia

Autor:
Sixtojavier (1062 noticias)
Fuente:
revistabinter.com
Visitas:
966
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.