Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Guardiana escriba una noticia?

Labios pintados de rojo

20/09/2009 18:56 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Hijos adolescentes. Su independencia. Nuestra responsabilidad como padres. El control

Tiene quince años, es una nena pero no lo sabe, se siente mujer. No quiere que la controlen, no quiere que la cuiden, quiere hacer sólo lo que ELLA quiere. Es grande, porqué no la entienden?

Sabe todo de la vida y se cuida, nadie puede cuidarla mejor de lo que ella lo hace.

Los padres, un garrón, qué adonde vas? con quién? a qué hora volves? Cómo vas a salir recién después de las doce de la noche?

No entienden nada, son unos anticuados, están totalmente fuera de foco.

Todos los finde lo mismo, la misma cantinela, esta harta, no ve la hora de cumplir los dieciocho para irse a vivir sola. Va a trabajar y se va a alquilar un departamentito, con su amiga del alma, ya lo tienen decidido. Va a ir a la facu, pero tranqui, no quiere que la controlen más, es su vida y la vive como le parece.

Se pone esas leggins que le quedan fantásticas, la remerita ajustadísima, una mini infartante, unos stilettos que le estilizan su hermosa pero corta figura, se revuelve el pelo, largo, larguísimo y se pinta los labios de rojo.

A las doce en punto como a Cenicienta la pasan a buscar, un amigo, con el auto del padre, que se lo presta con la condición de que no tome alcohol, el chico siempre promete que no lo hace, promesa vana porque nunca la cumple, dice que tiene cultura alcohólica y en cuanto puede se clava cuatro tequilas y pum para arriba.

Por supuesto que esto es en la previa, antes de entrar al boliche, porque en el boliche te cobran un fangote y el tequila lo llevan en la petaca para entrar ya colocados.

Ella no es menos, como no va a tomar?, también resiste, además se pone de un humor genial, se olvida de los rezongos del padre, de los ruegos de la madre, de las caras de malhumor que le ponen cuando sale, se olvida de todo y de todos.

¿Los padres, un garrón, qué adonde vas? con quién? a qué hora volves? Cómo vas a salir recién después de las doce de la noche?

Sólo disfruta ese mareo y ese escuchar todo en sordina, el bamboleo de la gente que la rodea, las voces que parecen superponerse.

Cuando entran al boliche, ya está totalmente dada vuelta, la música esta muy, muy fuerte, el BUM BUM BUM suena rítmicamente, aturde pero hace que el corazón suene al mismo tiempo.

Baila con desenfreno, alguien la toma de la cintura, baja la mano por su cola, se ríe, no sabe quien es pero no puede ofrecer resistencia, le parece divertido, esta todo tan bien.

Es buen mozo, un poco grande tal vez, pero esta bueno, la besa, con un beso profundo, es alto, la abraza muy fuerte, casi la sostiene en el aire, la sensación es grata, van hasta la barra, la invita con una copa que él ya tiene en la mano, ni se dio cuenta cuando le sirvieron, por supuesto toma y se ríe, él le dice que es hermosa, ella se pone colorada, es tan buen mozo…

Cada vez el mareo es más intenso él la va llevando lentamente, mientras la sostiene con firmeza de la cintura y la besa apasionadamente al sector vip, guau al sector vip! Nunca estuvo allí!!! Suben una escalerita y está todo más oscuro, él sabe muy bien como moverse en el lugar, ella no divisa bien, literalmente caen en un sillón, ella vuelve a reir esta vez con una carcajada franca que se corta en seco cuando se da cuenta que la mano de él esta ya debajo de su pollerita.

Lo demás es trillado, como en tantas películas de televisión, ella que no puede resistirse, porque esta totalmente desarticulada e inerme, él que se aprovecha de la nena que juega a ser grande y ella que vive todo en cámara lenta, aunque todo pase en no más de quince minutos.

A los veinte ya no está en la parte vip, está abajo, sentada en un sillón, no sabe como llegó hasta allí, el buen mozo desapareció, no ve a sus amigos, está sola, como puede y con mucho esfuerzo, va hasta el baño, está lleno de chicas como ella, se mira en el espejo y ve una caricatura, el rimmel corrido porque lloró y no se dio cuenta que lo hacía, los ojos rojos y un gesto amargo, triste, desolado.

Tiene quince años, es una nena pero no lo sabe, se siente mujer. No quiere que la controlen

Lentamente saca de su bolsito el rouge y se pinta los labios de rojo, sale a buscar a sus amigos.


Sobre esta noticia

Autor:
Guardiana (117 noticias)
Visitas:
1649
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.