Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Postcefalu escriba una noticia?

Livia Pulchra

23/05/2014 09:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Como un fantasma errante que aparece una mañana sacado de un cuento de Edgar Allan Poe en la invernal Rímini , Daniele Dominici ( Alain Delon ), todo ya vivido, nada en particular por delante, se diría que pertenece a otro siglo, a otra estirpe.

Ni las agudas notas de la trompeta de Maynard Ferguson que inundan de jazz la banda sonora y le persiguen por el embarcadero, perturban su aura. Le hablarán de política y no querrá saber nada, de educación y tampoco. Dejó de enseñar para vender libros, o eso afirma, sin el cansancio propio del desencanto. Su destartalado Citroën de antes de la guerra, su aspecto de tuberculoso, los monosílabos de cine negro que pronuncia, cómo desprecia modas y sin embargo recuerda a Petrarca ... poco existencialismo cabe si no se existe, si no se está."La prima notte di quiete" es un réquiem desesperado por las batallas perdidas y las pocas ganas de afrontar todas las que puedan venir.

Salvo una.

Un plano del rostro de Vanina ( Sonia Petrova ), una melancólica fille perdue , hermosa mercancía en manos de cualquiera, será suficiente para invocar lo poco de quijotesco que le queda a Daniele .La restauración de esta obra maestra de Valerio Zurlini , penúltima de las películas que rodó, encargada por la Titanus a Giuseppe Rotunno , restituyó por fin toda la belleza del negativo original, ajado prematuramente, como si hubiese querido hacer lo que sus protagonistas, borrar el pasado y no pensar en el futuro.Porque el romanticismo de "La prima notte di quiete" no tiene brillo ni bien merecidos descansos, con lo que tampoco precisa de gestos .

Vemos a Daniele con la mirada clavada - y perdida al mismo tiempo - en Vanina mientras baila con el playboy Gerardo , un rato después de haber intimado con ella, y Zurlini lo paraliza bajo las luces de colores de la sala de fiestas, impidiendo no sólo que escenifique un desplante, sino también la posterior reacción de ella, tal vez arrepentida, tal vez amnésica de los besos y la complicidad.

imageCuando se aferren definitivamente el uno al otro, ella parecerá de nuevo la jovencita con que comerció su monstruosa madre ( Alida Valli , que quién hubiese pensado en los años 40 que haría papeles como este o el de la condesa de "El diablo se lleva a los muertos" de Bava ) y él no se mostrará heroico, sino más indeciso que nunca, torpe, hastiado de su indolencia, de no poder alcanzar, ni con ella, el equilibrio que lleva persiguiendo media vida, esa paz que sólo consigue encontrar en una sublime madonna de Piero della Francesca , en libros (elegidos, no parece conocer al muy vendido Bedeschi ) o hasta en la rutina cautiva de los delfines del acuario municipal.

Más sobre

No se acercó Wenders tanto a Nicholas Ray como lo hizo aquí Zurlini , además pisando el terreno siempre atribuido a Visconti y que también fue de Bolognini y de Maselli .

En algún lugar entre el ansia de libertad y el amor desincronizado de uno y el peso del pasado y las circunstancias del otro, cobra vida el film.

imageParadójicamente en quien veremos anticipada la tragedia será en dos secundarios, que a diferencia de los protagonistas, viven, les ocupa el presente. Ven la televisión, se dejan llevar, miran por el dinero, sienten deseo.

Monica ( Lea Massari ), la mujer de Daniele , se deprime esperándolo y se aferra a las migajas que le deja .

Él la utiliza y en cierto modo no sabrá hacer mucho más con Vanina , erradicada como tiene la ternura y esa mezcla de coraje y fantasía necesaria para poder entregarse a alguien.

Zurlini inteligentemente filma sus encuentros sexuales con Monica y Vanina de modo idéntico, animal, sin una galantería.

Por su parte, el frívolo Spider ( Giancarlo Giannini ), intrigado por su hermetismo y dicen que enamorado de él, será quien averigüe algo que Daniele prefirió enterrar hace muchos años.

Despeñado de su árbol genealógico, sin una noble lira, Daniele arriesgará y perderá, o eso quedará escrito, porque las vidas de los demás no entrañarán victoria distinta a la de la supervivencia.


Sobre esta noticia

Autor:
Postcefalu (234 noticias)
Fuente:
postcefalu.blogspot.com
Visitas:
1537
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.