Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diana Pabón escriba una noticia?

¿Mamá, facilitadora o ingeniera?

18
- +
22/02/2020 17:45 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Disfruto estas conversaciones porque me permiten ver más allá de lo que ven los demás y, especialmente, dan herramientas para crear escenarios de diálogo social y negociación

 

Por Diana Pabón

Facilitadora en diálogo social y negociación

Bogotá

 

¿Creen ustedes que alguna de estas etiquetas tiene mayor importancia que otra? En lo personal no lo creo, todos los días son una mezcla de sensaciones y emociones que me hacen vibrar entre lo que hago profesionalmente, lo que vivo y siento en el hogar; la influencia de mi entorno como país y aquello para lo que me forme.

Es que esta inquietud no surge espontáneamente, germina de la recurrente reacción involuntaria de las personas cuando conocen mi oficio, a lo que me dedico (ser facilitadora). Les parece extraño, diferente o tal vez tan lejano a una actividad tradicional, que provoca pequeños debates para descifrar los enigmas o conflictos que se pueden generar en un mundo lleno de tanta tecnología y medios de comunicación, pero tan egoísta para conocer las necesidades del otro. Disfruto estas conversaciones porque me permiten ver más allá de lo que ven los demás y, especialmente, dan herramientas para crear escenarios de diálogo social y negociación.

Y es que se hace difícil entablar una conversación en un contexto laboral con alguien que apenas conoces, sin que esté indagando por aquello que estudiaste; de dónde eres, tu estado civil, título universitario, cargo que ocupas dentro de la organización; y todo con el propósito de contar con elementos que le permitan, al interlocutor, calificar la información que tiene de ti encontraste con tu desempeño.

Estas etiquetas hacen parte de la vida y más allá de reñir porque no sea así, vale la pena ser consientes que somos una mezcla de cada uno de estos aprendizajes e incluso de la forma como los aplicamos equilibradamente para responder al día a día como lo hacemos. En particular, para facilitar procesos de diálogo social; éste aprendizaje y experiencia acumulada permite entender al ser humano que está frente a nosotros presentando, defendiendo y buscando alguna solución a sus propias necesidades.

"Los invito a utilizar la profunda riqueza de conocimiento que han adquirido a lo largo de su vida para llevarla a su potencial máximo y ser conscientes de la misma": Diana Pabón

Responder la pregunta inicial resulta imposible para mi o por lo menos tener un argumento válido para ponderar si ser madre o ingeniera le da más o menos valor agregado a mi trabajo: Por qué facilitar (facilitadora), es poner al servicio de otros, las herramientas necesarias para lograr un objetivo planteado; haciendo uso de habilidades y conocimiento para conducir las partes hacia la solución del conflicto mediante el diálogo. Es aquí, donde el pensamiento complejo adquirido en el rol de madre y la analítica en el proceso de formación como ingeniera, se convierten en parte de una caja de herramientas de facilitación, y que ha resultado en algunas oportunidades ser más valioso que la literatura propia que del tema se puede encontrar.

Así las cosas, esas conversaciones regularmente terminan en hacer evidente que todos somos facilitadores de alguna manera y que la tarea misma la realizamos todos los días y no exclusivamente para abordar conflictos complejos de forma permanente; si no que ponemos en práctica nuestras habilidades, perfeccionándolas inconscientemente. Para eso podemos ejemplificar de muchas formas; En el trabajo cuando tenemos diferencias con los compañeros en medio de una reunión y con nuestra intervención, logramos salir victoriosos cuando todos finalmente entienden las posiciones y asumen su rol o tarea. Otro ejemplo se da en las relaciones de pareja al momento de tomar decisiones de tipo económico o racional y logramos mezclar argumentos emocionales con análisis de alternativas.

El conocimiento

Sin embargo, un ejemplo muy cotidiano que permite validar este planteamiento es una potente y cotidiana frase de mamá que dice: “Me duele más a mí, que a ti”. Al analizar esta frase, conduce al interlocutor a una reflexión desde el plano emocional, al identificar en el facilitador un soporte sincero para lograr el objetivo y le permite, en este caso a la mamá; que la contraparte reflexione desde lo que siente para tomar la decisión. Acercando a las partes con la conexión que se plantea con la expresión.

Ahora bien, el mismo ejemplo lo podemos aplicar a otros contextos de negociación como: “entiendo lo que siente, pero tenemos unas normas” o “quisiera que entendieras mis límites para que construyamos juntos la mejor propuesta”.

Finalmente los invito a utilizar la profunda riqueza de conocimiento que han adquirido a lo largo de su vida para llevarla a su potencial máximo y ser conscientes de la misma.

 


Sobre esta noticia

Autor:
Diana Pabón (7 noticias)
Visitas:
104
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.