Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Asi Sera escriba una noticia?

Más memoria y menos retórica

04/04/2014 15:31 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Cuando se habla de diálogo, el Gobierno se refiere solamente a Gran Bretaña y desconoce a la población local de las Islas. Un reclamo de 6 años para ser reconocidos como veteranos

Se cumple un nuevo aniversario de la Guerra de Malvinas y con él se actualizan los interrogantes que nos acompañan desde hace 32 años. El primero, ¿por qué conmemoramos con un feriado el comienzo de la guerra, nefasta iniciativa de la dictadura que costó la vida de más de mil argentinos y alejó de forma radical la posibilidad de recuperar las Islas? El segundo, ¿de qué se trata la política de Estado hacia Malvinas? Y el tercero, ¿qué falta para saldar la deuda social con los excombatientes?

Para responder al primer interrogante, decimos que son más de mil los caídos, y no 649, porque se estima que hubo al menos 350 suicidios entre los excombatientes en estos años. Este dato debería inhabilitar las conmemoraciones que tienen mucho de reivindicación, no sólo del heroísmo de los soldados (eso no está en duda), 
sino de la llamada “gesta”.

El informe Rattenbach analiza detalladamente las irresponsabilidades criminales de quienes condujeron el conflicto. Este informe tiene más de 31 años y deja a salvo la verdad histórica. El tiempo transcurrido y la solidez del documento deberían haber servido de fundamento de una memoria más realista y menos retórica.

La realidad histórica

Esto último nos lleva al segundo interrogante, la política de Estado hacia la cuestión Malvinas. ¿Se puede hablar de tal cosa si nos referimos al período democrático inaugurado en 1983?

La política del gobierno de Raúl Alfonsín no fue seguida durante el menemismo. El gobierno de Fernando de la Rúa ignoró los precedentes inmediatos para retornar a una pasividad similar a la de la de 1983. Los tres períodos presidenciales kirchneristas están marcados por una política diplomática agresiva (valga el oxímoron) que no cae del todo bien a vecinos, socios y posibles aliados, sobre todo cuando toca sus intereses.

Por una parte, consolida los resultados positivos que ya tenía Argentina en los foros internacionales; por otro, causa problemas. Un ejemplo de esto fue reflejado días atrás en un editorial de El País, de Uruguay (principal diario de nuestro vecino), que difundía el resultado de una encuesta muy negativa hacia la Argentina.

Más sobre

El sondeo advertía sobre la percepción entre los encuestados de que las políticas de seguimiento a la Argentina por Malvinas estaban perjudicando a los uruguayos. Los motivos eran las limitaciones a las relaciones comerciales con las Islas (muy fluidas en otros tiempos) y la pérdida de ingresos provocada por el cierre del puerto de Montevideo para barcos con bandera de las Islas y buques militares de Gran Bretaña. Los encuestados proponían mayoritariamente retomar una política independiente de la Argentina.

En esta política que pretende ser de Estado figura en un lugar importante ignorar a los isleños. Cuando se habla de diálogo, el Gobierno se refiere solamente a Gran Bretaña y desconoce a la población local de las Islas, a pesar de que muchos de los isleños llevan hasta ocho generaciones en Malvinas.

El historiador Federico Lorenz cuestiona 
esta actitud. “Hasta 1982 había vínculos de los isleños con el continente, ¿por qué ahora no? Esta política es funcional a los sectores recalcitrantes de todos lados. De los isleños que van por el Estado independiente, de los ingleses y también de los argentinos. Hay una sobreactuación inconducente de unos y otros”.

Para Lorenz, investigador del Conicet que lleva años estudiando el tema, la posición argentina parece ignorar el hecho de que hubo una guerra. “Hay que asumir y procesar de lo que somos responsables, para formular una política a partir de lo que la Argentina en realidad es hoy”, concluye.

El tercer interrogante, y el más urgente, es sobre la deuda que la sociedad mantiene con los excombatientes y las familias de los caídos. Es indispensable llegar a una nómina 
inobjetable de excombatientes y familiares. A partir de allí se podrá elaborar una política que contemple todas las falencias que aún perduran.


Sobre esta noticia

Autor:
Asi Sera (11 noticias)
Visitas:
37
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.