Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ernesto R. Del Valle escriba una noticia?

MONICA BOUGUET. Entre la evocación y la perseverancia

21/02/2015 12:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Mónica Bouguet, mujer que cuenta con una tremenda experiencia y un gran basamento teórico sobre la vocación del escritor. Así, la práctica le ha ido sucediendo a la teoría y ésta, a su vez, le ha ido ganando en experiencia práctica para su labor narrativa

Gracias a la fotógrafa argentina amiga e incipiente escritora Gladys Taboro he contactado con Mónica Bouguet, mujer que cuenta con una tremenda experiencia y un gran basamento teórico sobre la vocación del escritor. Así, la práctica le ha ido sucediendo a la teoría y esta a su vez, le ha ido ganando en experiencia práctica para su labor narrativa. Sus recuerdos de la infancia, sus primeros ilibros, sus autores e influencias. Sus deseos desatados en la novela Detrás de las palabras, en fin, sus confesiones sobre la importancia de la Literatura en el ser humano.

Ernesto R. del Valle.- Mónica, he leído sobre los recuerdos infantiles que guardas de tu padre, pero antes quiero que me digas ¿qué importancia tuvo para ti San Vicente,  el lugar donde naciste.?

Mónica Bouguet..- El haber nacido en un pueblo pequeño con profundas raíces  piamontesas, de pioneros trabajadores de la tierra, arraigados a sus costumbres, generó en mi familia (venida desde la ciudad de Córdoba), una actitud de desarraigo en un comienzo, pero luego, por la profesión de médico de  mi padre, se creó una adaptación familiar a las costumbres del pueblo, a su gente y a la vida tranquila. La vida familiar se centró en torno al  trabajo de mi padre, al estudio y a la lectura. Actividades estimuladas por mi papá y por contar éste, con una biblioteca de siete mil volúmenes de excelente calidad. Esas actividades generaron en mi personalidad cierto apego a la  soledad y a la melancolía que aún persiste. Me gusta el silencio y los espacios de soledad, que los aprovecho para escribir. Porque escribir es estar en soledad, es encontrarse con uno mismo. “La escritura nunca me ha abandonado”, dijo la escritora francesa Marguerite Duras. Y es así, la escritura no nos abandona, es fiel a nuestra esencia. 

ERdelV.-  Todos llevamos a flor de piel, hasta el último segundo de nuestro aliento, ese pequeño lugar de nuestro nacimiento, sus calles, los primeros amigos,   las caídas corriendo tras algo que se nos va. Es donde se encuentran nuestras raَces más íntimas.

¿Cómo es tu pueblo natal.?

MB.- Debido a mi niñez solitaria y con cierto desapego a las costumbres del pueblo, ya que estudié en la ciudad y me adapté a ella con total felicidad, vivo a mi pueblo como un lugar donde la vida no es fácil. Lo veo carente de diversidades de pensamientos. Pero es un pueblo tranquilo y de gente buena. Háblame de tus primeros recuerdos infantiles, ésos que aún yacen como sedimentados en la memoria, que no mueren con el tiempo.

ERdelV.- Háblame de tus primeros recuerdos infantiles, ésos que aún yacen como sedimentados en la memoria, que no mueren con el tiempo.

MB.- Mis recuerdos se centran en torno a mi padre, a su profesión y yo me veo a su lado, ayudándolo. Toda la familia colaboraba con su actividad, ya que vivíamos en el sanatorio. Mis recuerdos entonces están envueltos en sábanas blancas, y en personas debatiéndose entre la vida y la muerte. Esos extremos  crean, en quien los vive, estados emocionales intensos. Él era el medico del pueblo y como tal era querido y respetado, eso hacía que sus hijas debíamos guardar cierta compostura a la hora de movernos en los círculos del pueblo. Él era exigente y quería que nos destacáramos. Por eso nos  decía que debíamos desarrollar cualidades, y que la belleza duraba poco.

ERdelV.- ¿Piensas que hay un campo rector, como un halo divino –no necesariamente religioso- que marca a las personas para siempre, aparte de los incentivos que van gestando ese embrión lúcido de la creación literaria?

MB.- No creo que haya un halo divino, hay una sensibilidad exacerbada, un estado emocional capaz de ser compartido, un deseo de decir cosas, de trascender, de comunicar a flor de piel las emociones que se gestan dentro de uno

ERdelV.- ¿Cómo son los sanvicentinos, en general. Costumbres, bailes. Su comida.

MB.- Los sanvicentinos son sencillos, trabajadores, emprendedores, con ciertas estructuras. Les gusta comer bien, embutidos, asados de carne vacuna, comidas italianas (Bagna cauda). No son grandes bailarines, el tango posiblemente sea lo que màs les guste.

ERdelV.- ¿Qué es para ti la perseverancia cuando te refieres al acto de escribir.?

MB.- Escribir, nada màs que eso, corregir, volver a escribir, rehacer... borrar... volver a escribir, leer, escribir, corregir... pensar... meditar... escribir, corregir... rehacer. Dejar descansar el texto, volver a leer, corregir. 

ERdelV.- ¿Qué le infieres más imporancia a la hora de escribir, la prosa o la poesía?

MB.- Me gusta el acto de narrar, con su esencia de contar historias imaginadas y deseadas. Historias que mi imaginación inventa y las lleva en la cabeza como un halo de mariposas que nunca descansan. Sobrevuelan los pensamientos y las ideas de historias imaginadas.

Para ser crítico hay que tener amplitud de conocimientos. Se debe saber. Sino es un un acto irresponsable.

 ERdelV.- ¿Lecturas?  ¿Autores? ¿Influencias al momento de escribir?

 MB.- La influencia tiene que ver con las lecturas de mi niñez y de mi adolescencia. Entre ellas la literatura inglesa y la latinoamericana. Si he de nombrar autores diría que: Los libros de  A. J. Cronin fueron los primeros libros que leí y de ahí se desarrolló el gusto por la literatura inglesa.  Luego:  Gabriel García Marquez,  Oscar Wilde. Guy de Maupassant. Vargas Llosa. Simone de Beauvoir. Ahora me gusta Rosa Montero.

  ERdelV.- ¿Qué piensas de ciertas  poesías publicadas en Foros de la Internet y cuando la lees te das cuenta de que,  no es más que prosa partida en una tras otra línea? ¿ Qué es para Mónica la narración?

MB.- Me gusta el acto de escribir responsable y con las correcciones adecuadas, encontrar errores en escritores me pone mal, es imperdonable que un escritor no corrija, no estudie y no tenga deseos de aprender y de superarse. La poesía escrita "a la san fason", no me gusta. Me gusta lo estudiado, meditado y corregido.  La narración es el acto primario de contar, de decir cosas, de comunicar, de dejarse llevar por los deseos, de entretener y entretenerse. De salvarse... de modificar la realidad en que vivimos. De prolongar la vida... es el acto íntimo y privado de buscar la felicidad. 

 ERdelV.- El ejercicio de la crítica  va teniendo una involución totalmente dañina. Hay comentarios críticos que lejos de señalar defectos, se convierten en cantos de cisnes para el autor, Otras veces las tales críticas no son más que gorgeos sin asidero técnico que la sostengan.  ¿Qué piensa Monica de ésto?

 MB.- Para ser crítico hay que tener amplitud de conocimientos. Se debe saber. Sino es un un acto irresponsable..

 ERdelV.- ¿Cómo ve Mónica el desarrollo de la Literatura en general en tu ciudad, en tu provincial, en el  país?

MB.- El escritor está solo, a menos que viva en una gran ciudad. A menos que tenga recursos económicos. Los escritores estamos silenciosos y solos, tenemos las palabras que gritamos en silencio. 

 ERdelV.- De tus obras publicadas –novelas- háblame de la primera,  Detrás de las palabras, ¿A marcado ciertamente un hito en tu vida como escritora?

MB.- Detrás de las palabras es el resultado de una imaginación juvenil. De un deseo de desatar recuerdos que me hicieran feliz.

ERdelV.- Algo  que crees ha quedado por decir y deseas transmitir en esta conversación?

MB.- Creo que para escribir no es suficiente desear hacerlo y tener imaginación, es necesario además saber hacerlo, aprender las técnicas y los recursos y el modo de encauzar la fantasía. Un escritor debe ser serio y responsable. No olvidemos que lo que escribimos no se puede borrar fácilmente. Lo escrito, escrito está, no podemos volver atrás. Escribir es un jinete de posta que marca el camino con su recado que debe entregar a pesar de todo.

La lectura le cambia la vida a quien lee, somos los escritores los responsables de tal acto.

 

ERdelV.- Gracias Mónica por su tiempo y las respuestas plenas de sinceridad dadas a mis preguntas.

MB.- Gracias por la entrevista y por la posibilidad de compartir mis pensamientos y mis recuerdos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Ernesto R. Del Valle (102 noticias)
Visitas:
4002
Tipo:
Entrevista
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.