Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diasporaweb escriba una noticia?

Las multinacionales son los nuevos esclavistas de las tribus de indios de América en colaboración con los militares

07/04/2015 07:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Por culpa de la corrupción a los indios de Colombia no les llega la comida y los niños mueren de inanición y las asociaciones de indígenas están hartas de presentar denuncias a los gobiernos locales sin que les hagan caso

La mina de carbón El Cerrejón, la más grande del mundo a cielo abierto y que utiliza unos 35.000 litros de agua al día, afecta la vida de los indígenas, privándolos de la única fuente hídrica que tenían y causando numerosas muertes entre la población.

Armando Valbuena, autoridad tradicional de los Wayúu, denuncia que alrededor de 14.000 niños de esta comunidad indígena han muerto de inanición y "la mortandad no se detiene", según lo cita el portal Aporrea.

El territorio que ocupan los Wayúu, en el norte del país, carece de controles y presencia estatal colombiana. Mientras los miembros de la comunidad se mueren de sed y hambre, la escasa ayuda gubernamental no llega a los indígenas por culpa de la corrupción, según los voceros de la población Armando Valbuena y Javier Rojas Uriana.

"Las medidas que se han tomado son insuficientes y Cerrejón, con el permiso del Gobierno Nacional, se apoderó de la única fuente hídrica que teníamos, dejando a la comunidad aguantando sed y por eso se han perdido muchas vidas"

Javier Rojas Uriana, representante legal de Asociación de Autoridades Tradicionales Indígenas Wayuu Shipia Wayuu, fue a presentar una denuncia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la OEA, por la violación de sus derechos vitales fundamentales, y a exigir que se tomen medidas urgentes para que los indígenas puedan recuperar el uso del río Ranchería, el único que poseen.

"Las medidas que se han tomado son insuficientes y Cerrejón, con el permiso del Gobierno Nacional, se apoderó de la única fuente hídrica que teníamos, dejando a la comunidad aguantando sed y por eso se han perdido muchas vidas", declaró Uriana, según lo cita 'El Heraldo'.

"Las regalías han ido a parar a los bolsillos de los políticos y nos han usado como excusa para direccionar recursos para supuestos programas que nunca nos han beneficiado", agregó.

«Pueblos indígenas de América Latina, mueren por culpa de las multinacionales»  Lunae Parracho informa a Reuters. Lejos de ser un caso aislado la tragedia de los Wayúu, representa la grave violación de los derechos de los pueblos indígenas por parte de las grandes empresas.

En febrero, varias agrupaciones indígenas del Cauca, uno de los principales departamentos de aborígenes en Colombia, organizaron un levantamiento pacífico para exigir que se les reconozca el derecho a la tierra y acusar al Gobierno de usurpar sus territorios más productivos

.

"Las Multinacionales buscan oro en Colombia"

Los manifestantes denunciaron que el Gobierno había asignado sus tierras más fértiles a la industria de la caña de azúcar. Pero las empresas poderosas establecidas contaminan estas zonas milenarias sin respeto alguno por el medioambiente y quitan la posibilidad de subsistencia.

"Hay un interés por parte de las multinacionales que pretenden entrar en estos territorios para explotar yacimientos de diferentes metales, entre ellos, el oro", señaló a los medios el portavoz del consejo regional indígena del Cauca, Antonio Palechor.

En Perú, Brasil, Argentina y Guatemala, las multinacionales locales están aliadas con las norteamericanas contra los autóctonos

En Perú, los pueblos indígenas protestan desde hace años contra la extracción de recursos en sus territorios y la explotación de hidrocarburos. Recientemente, cientos de indígenas peruanos  paralizaron la producción en la mayor concesión petrolífera del país, denominada 'Lote 1AB', operada por la empresa argentina Pluspetrol.

En Brasil, la multinacional Coca-Cola estorba varias luchas reivindicativas de los pueblos indígenas, al comprar el azúcar a la empresa norteamericana Bunge, que, según denuncian, lo obtiene de tierras robadas a sus tribus.

En Argentina, el conflicto entre el Estado y los indígenas Qom por el derecho a la tierra y su propia identidad, agita el país y genera cada vez más discordia en la sociedad.

 

Por su parte, la comunidad indígena de Guatemala denuncia que está bajo presión del Gobierno por su oposición a los proyectos que las multinacionales quieren llevar a cabo en asentamientos de la población autóctona.

"Nos dicen que  somos  terroristas, que  somos personas que estamos en contra del desarrollo,   en contra del sistema", dijo  Turuy Patzan, un  indígena.

Los jefes de la comunidad aseguran que la falta de información es total y uno de los factores que permiten a las autoridades criminalizar las protestas, impedir consultas y acallar las voces de todo el pueblo. Por lo visto las empresas han establecido una ley mordaza

El desastre medioambiental causado por la petrolera Chevron, quedará grabado para siempre en la historia de la Amazonia, el presidente de Ecuador Rafael Correa tiene la mano untada de petróleo

Uno de los casos más impactantes y tristemente conocidos es el de la petrolera norteamericana Texaco, más tarde absorbida por Chevron, que causó uno de los peores desastres medioambientales de la historia en la Amazonía ecuatoriana. Las malas prácticas extractivas afectaron al ecosistema, a las personas, a las especies; alteraron tanto el medioambiente que hasta obligaron a desplazarse a poblaciones indígenas de sus territorios ancestrales

Chevron: 30 años de impunidad tras contaminar zonas con gran biodiversidad

Se calcula que durante los 30 años que la petrolera estuvo en Ecuador se vertieron aproximadamente 80.000 toneladas de residuos tóxicos en un área de unas 500.000 hectáreas. Además, se estima que esta contaminación se ha cobrado al menos 1.400 vidas en la región, por enfermedades derivadas de los vertidos que incluyen malformaciones de nacimiento y distintos tipos de cáncer. Muchos indígenas y agricultores siguen afectados por las secuelas de esas enfermedades y los médicos y los fármacos escasean.

Por su fuera poco, la petrolera norteamericana se ha negado a pagar una indemnización de 9.500 millones de dólares, fijada por la justicia de Ecuador, en el marco de un proceso legal iniciado por indígenas y colonos de la Amazonía ecuatoriana

"Las empresas multinacionales gozan de privilegios especiales, protecciones y derechos que han llevado a una injusticia social y ambiental a un nivel sin precedentes, en particular en los países en desarrollo que no cuentan siempre con los recursos legales suficientes para defenderse."-ha dicho Ricardo Patiño, ministro de Relaciones Exteriores del Ecuador. Y ha añadido dirigiéndose a los medios: "La mala conducta de las transnacionales debe terminar

Reconquista de tierras manchadas

"El daño masivo causado por Texaco en la zona de Lago Agrio en la selva amazónica del Ecuador tras permanecer veinte años en el país es bien conocido. Esta es una frase hecha, la verdad es que no se conoce. Ha dejado una espeluznante contaminación la cual es evidente en las piscinas infectadas de desechos tóxicos que aún perduran. A pesar de perder un caso judicial en Ecuador, llevado por las comunidades indígenas afectadas, Chevron (que adquirió Texaco en 2000) está utilizando ilegal e ilegítimamente el sistema internacional de arbitraje para eludir el cumplimiento de la sentencia emitida en el Ecuador", manifestó al respecto el ministro de Relaciones Exteriores del Ecuador, Ricardo Patiño, en un artículo escrito para los medios.

 

Sólo algunas de las luchas de los indígenas contra las transnacionales sí que tienen un final feliz

Así, en octubre pasado la Corte Suprema de Chile revocó el fallo de un tribunal que había dado luz verde al proyecto de oro y cobre El Morro, de la empresa canadiense Goldcorp, gracias a un recurso de protección interpuesto por los indígenas diaguitas. Y también en Chile los Indígenas diaguitas lograron frenar el millonario proyecto minero de una empresa canadiense.

La Corte Suprema señaló que la resolución favorable del estudio de impacto ambiental obtenida en octubre del 2013 estaba viciada porque no se había hecho la consulta correspondiente a las comunidades involucradas y, en un fallo dividido, revirtió la decisión de la Corte de Apelaciones de Copiapó, a unos 800 kilómetros al norte de Santiago de Chile, que había rechazado el recurso de protección de los diaguitas.

Esta victoria se sumó a otros fallos judiciales, ganados por los diaguitas a la canadiense Barrick Gold. Así, en mayo del 2013 paralizaron el proyecto aurífero Pascua Lama, en un sector compartido de la cordillera de los Andes, tras demostrar que los trabajos previos de la mina contaminaban los glaciares cercanos, obligando a la empresa a llegar a un compromiso con los indígenas, que podrán acceder a información del proyecto, para ser posteriormente revisada por expertos.

Las tribus amazonas del Brasil los primeros autóctonos que entraron en contacto con los colonialistas europeos

Actualmente en Brasil viven alrededor de 240 tribus que suman un total de unas 900.000 personas, lo que equivale al 0, 4% de la población brasileña. El Gobierno ha reconocido 690 territorios para sus habitantes indígenas, que abarcan aproximadamente el 13% de la superficie del país. Casi toda esta reserva territorial (el 98, 5%) se ubica en la Amazonia. Pero, aunque aproximadamente la mitad de los indígenas de Brasil viven fuera de la Amazonia, estas tribus solo ocupan el 1, 5% del total del territorio reservado para los indígenas en el país.

Los pueblos indígenas de América Latina están desprotegidos y abandonados de sus gobiernos y la explotación del petróleo, minerales preciosos, oro y robo de tierras es corriente

Los pueblos que habitan en las sabanas y en los bosques atlánticos del sur, como los guaraníes y los kaingangs, o en el árido interior del nordeste, como los pataxo hã hã hães y los tupinambás, fueron los primeros que entraron en contacto con los colonizadores europeos cuando estos llegaron a Brasil en el año 1500.

Pese a siglos de contacto con la sociedad fronteriza en continua expansión, en la mayoría de los casos han conservado con determinación su lengua y sus costumbres, a pesar del continuo robo masivo e intrusión en sus tierras.

El pueblo indígena más numeroso es el guaraní, con 51.000 integrantes, y sin embargo han perdido la práctica totalidad de su territorio. Durante los últimos 100 años casi toda su tierra les ha sido robada y transformada en vastas y secas redes de haciendas ganaderas, plantaciones de soja y caña de azúcar. Muchas comunidades viven hacinadas en reservas masificadas y otras bajo refugios de lona improvisados en los bordes de las carreteras

.

La tribu más pequeña de la Amazonia la conforma un solo hombre, que vive en su casa al oeste de Brasil.

Los indígenas con el territorio más grande son los 19.000 yanomanis relativamente aislados: ocupan 9, 4 millones de hectáreas en el norte de la Amazonia, una superficie de tamaño similar al estado de Indiana en EE.UU. y algo mayor que Hungría.

La tribu con más densidad poblacional de Brasil es la de los tikunas, con 40.000 integrantes. La más pequeña la conforma un solo hombre que vive en una minúscula parcela de selva rodeada de haciendas ganaderas y plantaciones de soja, al oeste de la Amazonia brasileña, y que elude cualquier intento de contacto.

Muchos pueblos indígenas amazónicos no llegan al millar de miembros. La tribu de los akuntsus, por ejemplo, la constituyen solo cinco personas, y la tribu awá unas 450. Los awás son la tribu más amenazada de la Tierra, según Survival International.

Brasil es el hogar del mayor número de pueblos indígenas no contactados de todo el planeta. Ahora se estima que unas 80 tribus aisladas viven en la Amazonia. Algunas suman una población de varios centenares de personas y viven en recónditas zonas limítrofes del estado de Acre y en territorios protegidos como el Valle del Javarí, junto a la frontera peruana. Otros son grupos dispersos, supervivientes de tribus fragmentadas prácticamente arrasadas por los impactos de la fiebre del caucho y la expansión agrícola del siglo pasado. Muchos, como los nómadas kawahivas, que apenas suman unas decenas, están huyendo de los madereros y ganaderos que invaden su tierra.

A medida que aumenta la presión de los empresarios por la explotación de sus tierras, todos los indígenas aislados son extremadamente vulnerables tanto a violentos ataques (lamentablemente frecuentes) como a enfermedades comunes en otros lugares, como la gripe y el sarampión, frente a las que no tienen inmunidad.

La mayoría de las tribus viven enteramente de las selvas, sabanas y ríos cazando, recolectando y/o pescando. Cultivan plantas para obtener alimentos y medicinas, y también las usan para construir sus casas y fabricar los utensilios que necesitan para el día a día. “Nosotros, los indígenas, somos como las plantas. ¿Cómo podemos vivir sin nuestro suelo, sin nuestra tierra?” Marta Guaraní

Una visita a los indios de Venezuela, navegando por aguas del Orinoco

Es un pueblo de navegantes fluviales que se ha establecido en diferentes márgenes de los ríos tributarios del Orinoco. Ocupan actualmente un territorio de cerca de 30.000 km² en los estados Bolívar y Territorio Amazonas de Venezuela y el norte de Brasil; principalmente el alto Caura, ríos Erebato y Nichare; el alto Ventuari y ríos Parú y Cuminá. Este territorio incluye el Parque Nacional Jaua-Sarisariñama, aunque el venezolano de a pie los llama simplemente "sirisana" Actualmente se estima su población entre 5.000 y 10.000 habitantes, 6.523 personas en el censo de comunidades indígenas del 2001.

El patrón de asentamiento característico yekuana es ribereño y disperso. Prefieren la selva a la sabana para establecer sus comunidades y conucos. La palabra yekuana simboliza el origen común del grupo: sus ancestros de acuerdo a la tradición emergieron del Yekuana Joao, cerro ubicado en las llanuras adyacentes al alto río Cuntinamo. Pero se les conoce como los Makiritares

Tradicionalmente, los yekuana presentaban una forma de organización política descentralizada, sumamente autónoma, en la cual cada comunidad contaba con la máxima autoridad, el kajishama o akushana, o "kapitana" autoridad que no trascendía los límites de la misma. Con igual ascendente en lo político, la autoridad mágico-religiosa estaba a cargo del jowai o kadeju y del ña tamuru. Actualmente la heterogeneidad social, política y religiosa ha creado tanto nuevas relaciones entre comunidades como nuevas comunidades. La influencia de religiones, tanto evangélicas como la católica, ha creado divisiones entre los yekuana y ha dado lugar a nuevos valores, perspectivas y formas de vida.

Poseen una economía mixta basada en la horticultura, la caza, la recolección y la pesca. Las mujeres se dedican mayormente a las labores del agrícolas en el conuco, contando sólo la presencia masculina para la quema y el limpieza del mismo. Es conocida su experiencia como navegantes y comerciantes a través de la red fluvial de los estados que habitan. Sus curiaras y canaletes tienen mucha demanda por esas regiones. Unos hermanos de Foucauld- belgas y vascos-en los años 60, introdujeron en la agricultura cambios radicales e introduciendo las aves de corral que no existían. Llevaron algunas herramientas modernas También se centraron en la navegación, tras sus interminables viajes en curiara, colocando  el motor fuera borda en sus canoas, así enseñándoles rudimentos de medicina e higiene y les ayudaron a comercializar sus originales creaciones de cestería. Luego dejaron la Orden y se fueron. Siempre se destacaron los Makiritare en el campo artesanal, teniendo sus productos alta demanda tanto en el mercado nacional de Caracas o  internacional.

Los makiritare sabían que cuando Dios sueña con comida, produce y da comida. Si Dios sueña con la vida, produce fertilidad

«El hombre y la mujer soñaban que Dios estaba soñando con ellos. Dios estaba soñando con ellos mientras cantaba y tocaba maracas, escondido tras el humo del tabaco y sintiéndose feliz, pero al mismo tiempo sintiendo algunas dudas. El hombre y la mujer soñaban que en el sueño de Dios un huevo enorme y brillante aparecía. Dentro del huevo danzaban, cantaban y festejaban porque deseaban nacer prontamente. Soñaban que en el sueño de Dios la felicidad era más fuerte que las dudas que Dios podría sentir y mientras soñaba, los creaba y cantando decía: "Al romper este huevo nacerá un hombre y nacerá una mujer. Y juntos vivirán y morirán. Pero nuevamente nacerán y nuevamente volverán a nacer y nuevamente lo harán. Y nunca dejaran de nacer, porque la muerte no existe".

"Y juntos vivirán y morirán. Pero nuevamente nacerán y nuevamente volverán a nacer y nuevamente lo harán".»

«Los del pueblo de la estrella, siguiendo la idea del jaguar, mataron y se comieron a una mujer. Kuamachi quería castigarlos, pero eran demasiados y muy poderosos de manera que los invitó a recoger dewaka (una fruta). Ellos aceptaron, pero cuando la estaban comiendo, Kuamachi lanzó una de estas frutas de donde surgió el agua que causó la gran inundación. Kuamachi pensó en una canoa y esta apareció, El y su abuelo, Mahanama, se quedaron en la canoa, Mahanama lanzó las cestas que traía en el río y éstas se convirtieron en anacondas, cocodrilos, caimanes y otros animales mortíferos.

Kuamachi prendió fuego a un nido de termitas y la selva se llenó de humo. Buscaron en una cueva arcos y flechas y acabaron con aquellos que habían sobrevivido montándose en los árboles. Al caer de los árboles a la gente del pueblo de la estrella le esperaban los animales peligrosos. Pero Kuamachi y su abuelo se quedaron sin flechas y no pudieron matar a Udlaha jefe del pueblo de la estrella. Con siete flechas que logró recuperar, Udlaha se hizo una escalera por la cual él y el resto de los sobrevivientes de su pueblo subieron hasta el cielo.

Finalmente Kuamachi subió también, junto con otros dioses buenos. Le pidió a Kahshe, la piraña, que cortara la escalera para que los malos espíritus no pudieran subir. Udlaha y su gente se convirtieron en las Pléyades y Kuamachi es ahora Venus y Ahishama es Marte»

Lo que no es leyenda sino cruda realidad es la conducta machista del ejército nacional de Venezuela contra las tribus y su ilegal ayuda a los mineros del oro y búsqueda de diamantes y metales preciosos

Todo eso son las leyendas de los indios  Makiritares que se están perdiendo para ser sustituidas por los problemas que conllevan la explotación de oro y diamantes que protege ilegalmente el ejército nacional en las zonas fronterizas de la Amazonia. Aprovechando que hay problema guerrillero en Colombia el ejercito está desplegado en toda la zona fronteriza y se aprovecha de las tribus para crear un clima de machismo en Venezuela y algunas zonas de Colombia. Pero aparte de todo esto los militares están involucrados en el comercio ilegal de oro y diamantes. Eso ni terminó con Chávez ni terminará si no hay una voluntad política de Caracas y Bogotá.

Indígenas amazónicos de Venezuela han condenado al Ejército porque no combate la minería ilegal de oro y diamantes en sus tierras. Los militares fueron acusados de crear un “clima de terror, miedo y zozobra” y por inflingir “vejámenes y humillaciones” a la población indígena de ambos sexos..

Algunos militares son conocidos por estar implicados en el tráfico ilegal de oro, alquilar equipo minero y controlar el acceso a las minas ilegales, con patrullas, día y noche.

Los indígenas también han denunciado a un comandante que quemó las casas de indígenas que habían denunciado a los militares.

Kuyujani, una organización que representa a los indígenas yekuanas y sanemas que viven a lo largo del río Caura en la Amazonia, ha presentado una queja ante el Fiscal General en relación con el fracaso del ejército de frenar la galopante minería ilegal.

Según Kuyujani, la minería ha destruído la salud de los indígenas. En 2013, unos investigadores encontraron que el 92% de las mujeres indígenas que viven a lo largo del río Caura tenían niveles de mercurio más altos que el límite internacionalmente aceptado, pues el mercurio se emplea en la búsqeda del metal precioso. y que un tercio de ellas presentaba un alto riesgo de que sus hijos recién nacidos padecieran desórdenes neurológicos.

El auge de la minería ilegal se incrementó dramáticamente desde 2006 y el año pasado el Gobierno anunció que planeaba abrir grandes extensiones de minería legal que incluían tierra indígena. Los campamentos mineros han envenenado a muchos jóvenes indígenas al alcohol, las drogas y la prostitución.

A pesar de que la Constitución de Venezuela reconoce el derecho de los pueblos indígenas a sus tierras ancestrales, muy pocos indígenas han recibido un título colectivo de sus territorios. Amazonia si sigue el poder militar de hecho en el territorio terminará con las tribus ancestrales y Survival International ha trazado muchos planes en combinación con UNICEF y las Naciones Unidas para crear un estatus para el pueblo indígena de América.

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Diasporaweb (1599 noticias)
Visitas:
11795
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.