Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Wild escriba una noticia?

Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires

08/08/2010 18:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Museo con acervo desde las primeras modernidades y vanguardias hasta las producciones más contemporáneas de las últimas décadas del siglo XX de la ciudad de Buenos Aires, Argentina

Misión

Sus objetivos principales son educar al público y despertar su interés por los creadores latinoamericanos; contribuir al conocimiento de las producciones culturales de América latina fomentando el reconocimiento de la diversidad cultural y artística de esta región; y compartir la responsabilidad de este esfuerzo con la comunidad nacional e internacional promoviendo el intercambio artístico entre instituciones nacionales, regionales e internacionales, y apoyando programas innovadores centrados en las artes visuales y en la cultura latinoamericana.

Origen del museo

Desde 1990, la Colección Costantini estuvo abierta a la visita de especialistas y estudiosos tanto locales como internacionales y para el préstamo de obras a exposiciones de arte latinoamericano realizadas en diversos países de América y Europa. En 1996 se presentó públicamente en conjunto por primera vez en el Museo Nacional de Bellas Artes de Buenos Aires, exposición que luego fue inaugurada en el Museo Nacional de Artes Visuales de Montevideo. Entre 1998 y 1999, un conjunto importante de sus piezas más relevantes fue exhibido en el Museu de Arte Moderna de São Paulo, el Museu de Arte Moderna de Rio de Janeiro y en Fundación "La Caixa" en Madrid.

Simultáneamente, la Colección presentó entre 1997 y 2000 cuatro ediciones sucesivas del Premio Costantini en el Museo Nacional de Bellas Artes, concurso que contribuyó a estimular la producción artística argentina, al mismo tiempo que incorporó a la colección obras de artistas de las últimas generaciones a través de un primer premio adquisición.

A fines del año 1998 surgió la posibilidad de comprar un terreno estratégicamente ubicado en el tramado urbano y cultural de la ciudad para la construcción de un museo. Se organizó entonces una convocatoria internacional abierta por la Unión Internacional de Arquitectos en el marco de la Bienal Internacional de Arquitectura de Buenos Aires. Se presentaron 450 propuestas de 45 diferentes países. La selección quedó en manos de un jurado internacional de arquitectos y el primer premio fue otorgado a tres jóvenes arquitectos argentinos: Gastón Atelman, Martín Fourcade y Alfredo Tapia.

La construcción del nuevo edificio, la organización institucional, el crecimiento de la colección, el ingreso del museo al mapa cultural internacional y, sobre todo, la dimensión pública de sus objetivos y misión fueron los desafíos que transformaron una pasión privada en un proyecto de gran impacto comunitario.

Malba es un espacio cultural dinámico y participativo en el que se presentan exposiciones temporarias de diversa índole (en muchas ocasiones junto a otros museos alrededor del mundo, colecciones internacionales y fundaciones afines) y muestras de arte contemporáneo argentino y latinoamericano. Además, cuenta con un importante programa de cine y con una cinemateca que crece mensualmente a través de la adquisición y el rescate de films esenciales de la historia del cine. El museo también tiene un área de Literatura a través del cual realiza encuentros con escritores, cursos, seminarios, charlas literarias y presentaciones de libros.

El área de Educación y Acción Cultural incluye programas para niños, visitas guiadas y diversas actividades realizadas junto con organizaciones de la sociedad civil, y apunta a ofrecer a todos los sectores de la comunidad la posibilidad de disfrutar, estudiar y conocer algunos de los principales artistas y movimientos del arte del último siglo.

Carta del fundador

Estoy embarcado en un proyecto a largo plazo que comenzó en el otoño de 1970 con la compra de mis dos primeras obras, y que debería prolongarse a través del tiempo, trascendiendo mi muerte, en manos de la comunidad.

Este proyecto ha crecido gradualmente: al comienzo, dos cuadros adquiridos en una galería de Acassuso que ya no existe; luego otros más y, con el correr de los años, el nacimiento de una colección. Con ella, se fortaleció en mí la conciencia de coleccionista y de la función social que el proyecto podía adquirir: construiría una colección de arte latinoamericano para ayudar a promover y a difundir nuestros valores culturales en la Argentina y en el exterior.

Este propósito comenzó a hacerse realidad en el año 1996, cuando la colección fue solicitada, por primera vez, para ser exhibida en su totalidad por el Museo Nacional de Bellas Artes de Buenos Aires. Luego le siguieron otras exhibiciones en Uruguay, Brasil y España, que acompañaron a la continua incorporación de obras.

Con el tiempo se fue fortaleciendo la idea de un proyecto con finalidad pública y social. Por fin, en el año 1998, gracias a la posibilidad de comprar un terreno estratégicamente ubicado, surgió la idea de crear un museo de arte latinoamericano. A la adquisición del predio le siguió la organización de un concurso internacional para la elección del proyecto, luego la construcción del edificio y, por último, la inauguración de Malba.

La existencia de Malba tiene para mí profundos significados. Es, ante todo, el hogar de las más de doscientas obras anteriormente diseminadas alrededor del mundo. A partir de ahora, todas compartirán un mismo hogar en mi país, en Buenos Aires. Juntas, en una unidad fortalecida, bregarán por las artes y por la identidad americana. Por otro lado, es también en Malba donde vuelco mis mayores esfuerzos y mi energía detrás de un ideal de sociedad más solidaria y armónica.

En las obras de esta colección hay pedazos de nuestra historia latinoamericana: hay sufrimiento y alegría, como en Frida Kahlo; hay religión y ordenamiento racional, como en Joaquín Torres García; hay el deseo de una identidad propiamente nuestra, como en Abaporu de Tarsila do Amaral; hay ideología y sensibilidad social, como en Antonio Berni o en David Alfaro Siqueiros.

Finalmente, creo que para que un museo tenga sentido, esa "casa" debe ser la casa de todos, es decir, debe ser un espacio cultural público, abierto y participativo. Por eso, el protagonista principal de Malba es el público. Y el museo será el puente tendido entre el público y los artistas, los críticos, los coleccionistas y todos los que conforman el mundo del arte.

Estoy seguro de que con el esfuerzo de todos, este proyecto que nació hace algunas décadas perdurará en el tiempo para el bien de la comunidad y del arte latinoamericano.

Eduardo F. Costantini

El edificio

Malba funciona en un edificio construido especialmente por la Fundación Eduardo F. Costantini, a partir de un concurso internacional lanzado en el marco de la VII Bienal de Arquitectura de Buenos Aires BA/97. El proyecto arquitectónico ganador -que cuenta con múltiples premios y menciones internacionales- fue elaborado por el estudio cordobés AFT Arquitectos, integrado por Gastón Atelman, Martín Fourcade y Alfredo Tapia.

El proyecto se desarrolló con el propósito de integrar el edificio a la ciudad y generar un entorno propicio para disfrutar de las obras de arte, cumpliendo con normas internacionales de exhibición y conservación. El programa arquitectónico quedó constituido por un hall de entrada, salas de exhibiciones permanentes y temporarias, terrazas de esculturas, un auditorio, restaurante, tienda, áreas de oficinas, talleres de conservación y de mantenimiento, depósito general, sala de máquinas y central de inteligencia.

Las salas principales pueden ser compartimentadas en diferentes galerías y se adecuan a los distintos formatos que demanda la exhibición de la colección permanente y de las muestras temporales. Están concebidas como arquitectura sin distracciones visuales, "cajas blancas" socavadas estratégicamente para permitir la entrada de luz natural tamizada y para generar un ámbito adecuado de apreciación de las obras de arte. Cada una de ellas posee las condiciones técnicas y tecnológicas necesarias para garantizar la integridad y la conservación de las obras exhibidas, de acuerdo con las premisas internacionales de seguridad y calidad.

Los grandes prismas revestidos de piedra caliza, los planos vidriados, la configuración de las diferentes salas y de los espacios vitales del museo conforman una arquitectura de eficiente neutralidad y hacen del museo un referente para la cultura de la ciudad de Buenos Aires. Su concepción arquitectónica implica una forma específica de comunicación entre la ciudad, sus habitantes y el arte.

La colección

Malba - Fundación Costantini es un museo dedicado al arte latinoamericano del siglo XX que posee un acervo único en el mundo y que desde sus orígenes se ocupó de las principales tendencias y movimientos que caracterizan al arte de la región en todos los soportes. Reúne pinturas, esculturas, dibujos, grabados, collages, fotografías, instalaciones y objetos de artistas desde México y el Caribe hasta la Argentina.

Desde su apertura al público en 2001, uno de sus principales objetivos ha sido la exhibición permanente de la mayor parte de su patrimonio, proponiendo a los visitantes renovadas lecturas y distintas aproximaciones a la historia del arte de Latinoamérica.

Desde las primeras modernidades y vanguardias hasta las producciones más contemporáneas de las últimas décadas del siglo XX, la presentación de la colección varía de acuerdo a la dinámica del Programa Anual de Adquisiciones y a las generosas donaciones recibidas tanto de artistas como de familias de artistas y particulares.

Sitio Oficial: http://www.malba.org.ar


Sobre esta noticia

Autor:
Wild (5 noticias)
Visitas:
515
Tipo:
Tutorial
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.