Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Entrefiletenoticias escriba una noticia?

Natalie Pérez: hábitos y manías íntimos de una "antidiva" .GENTE

13
- +
06/09/2017 12:22 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imageDe Urquiza a Pol-ka: diecisiete minutos en auto. "Lo suficiente como para que prenda una mascarilla hidratante", calcula mientras la usa. Así llega, "valiente y sin polarizados". A su hábito de "improvisar la vida" hoy se suma el de "exprimir minutos". Porque a Natalie Pérez (30) ?quien "quería un 2017 de pasajes abiertos por el mundo"? el suceso de Las Estrellas (eltrece) ?tira que le había sido propuesta como unitario? le pateó los horarios, sacudió sus manías y en tan sólo tres meses la colocó en el chart de las más demandadas. Sin obnubilarla. "El verdadero éxito es equilibrio" ?define?. "Se trata de estar consciente de que es una locura del momento, disfrutarlo para que otros también lo hagan y mantener los sentidos alerta respecto de con quién te rodeás y a qué le decís que sí". Los lunes y jueves son para "meetings creativos" con sus músicos. Los miércoles y sábados, "de ensayos para el reestreno de Swingers", el musical que fuera éxito en 2014. Los martes y viernes, para "fotos y entrevistas". Y aquí estamos en su break, a punto de "ping-ponear" ideas. LA NUEVA POPULARIDAD. "Nunca planeé ser famosa ni exitosa. Sólo jugué a cantar, bailar y actuar. Ese es el leitmotiv que quiero tatuarme: 'Je joue' (en francés, yo juego'). Porque de eso se trata. Todos los días nos envían las planillas de rating... ¡Jamás las abro! Yo vengo a divertirme: como en esta producción, jugando a la modelo", dice. Después de veinte años en escena, ¿la fama llega con delay? "Llegó cuando debía. En el momento perfecto de mis 30: siendo una mujer en búsqueda de sí, agradecida y disfrutadora. Cada tanto miro el video Usá protector solar, con los consejos de alguien que tuvo cáncer de piel. Entre otras cosas, enseña que no hay edad para saber quién sos y qué querés, y que en esta vida nada sucede dos veces. ¡Todo pasa rápido!". FANTASIA DE UN RETIRO PRECOZ. "Son crisis", asegura. Dice que la propuesta de encarnar a Wendy en Peter Pan (2016) le devolvió el entusiasmo por la carrera. "Me pega seguido el 'estoy haciendo siempre lo mismo'. Me aburro fácil. Es más: a esta altura del año ya estoy aburrida. Todos me dicen: '¡Ey, lo que hacés tiene éxito!'. Perodetrás de eso hay una persona que se desilusiona, se frustra, y a veces siente que no evoluciona". ¿Si pensó en abandonar la actuación? "Todo el tiempo. Fantaseo con volver a ser una 'equis'". Y la fama se cuela otra vez. "Me desanima no poder a llevar a mi abuela al cine el domingo por la noche... ¡Son dos pasos, cinco selfies!", señala. "Pero de a poco voy amigándome con ese aspecto". ¿Cuál fue el clic? "Mi participación en Bailando (bailó salsa de tres con Lourdes Sánchez). Cuando estuve frente a Tinelli me emocioné: '¡Ay, Marcelo es real!'. Entendí qué pasa del otro lado... ¡pero entiendan también qué pasa de éste! Posta que me siento como el tigrecito nuevo del zoo. El otro día, una señora me arrastró de la vereda hasta el living de su casa para que saludase a su hija. Y un tipo, en plena calle, me para: 'A ver, cantate algo'. Le pregunté: '¿Vos a qué te dedicás?'; 'Soy médico'; 'Ah, qué bien... ¿Me revisás acá, que tengo una molestia?'. Vuelvo agotada a mi casa y debo ser políticamente correcta hasta cuando saco al perro. ¿En qué momento del día se termina este trabajo? Y si veo a las fans esperarme en la puerta, les aconsejo: 'Vayan, hagan algo por sus vidas. ¡Salven el mundo!'". EL REFUGIO PERFECTO. "Mi casa en pantuflas, el tuco de la abuela Cielo ?quien habría sido actriz si en su época hubiese sido fácil?, los asados domingueros de papá con peleas en la mesa ?tiene dos hermanos, Daniela (31) y Federico (28)?, regalar imageplantas y limpiar para que circule la energía", enumera como escapes de la popularidad. "Soy una minita antigua, a la que le gusta lavarle la ropa a su novio y tomar café de filtro". En diálogo sobre espiritualidad, parafrasea a Spinetta: 'Tendrás que trabajar mucho si quieres encontrar la fe', decía el flaco. Y seguiré en ese camino. Me educaron católica, pero ya no sé qué es real y qué es cuento. Creo en el amor, en mis valores y en la tierra", sostiene. "Cuando mi cabeza no da más de boludeces, manipulaciones y auto-boicots, con lo único que puedo frenarla es con la música. Mi guitarra es la mejor terapeuta. Cantar me libera... ¿Que el sábado empiezo yoga también cuenta?". Natalie tiene un proyecto musical: "¡Uff, si me sobrara el tiempo...! Hace muchos años que acumulo mis canciones. Ahí voy, con mi alegría y mi oscuridad, tratando de encontrar mi identidad musical. Definiendo qué música soy, quién quiero que me escuche y qué quiero que escuchen de mí. Ansío tener mi propia banda de blues y rock. Recibí ofertas de varios productores, pero voy a animarme a la autogestión. Porque quiero que este proceso sea mío, íntimo y artesanal. ¡Necesito experimentar esa libertad de ser mi propia jefa, sacarme el vestido de princesa y romper con lo que fui hasta ahora!". EL PODER FEMENINO. "Mujeres fuertes y unidas", una de las razones que cita para justificar el éxito de Las Estrellas (eltrece). ¿Su aporte personal a la reivindicación femenina? "Ser real. Vivo sin photoshop: las poses me estresan", asegura. "Nuestro poder no está en la belleza, en la flacura, en la piel sin granos o la ropa de moda. Ni en un espacio a ganar: hombres y mujeres nunca seremos iguales; apuntemos a acompañarnos y potenciarnos. Después de todo, nosotras nacemos con el mayor beneficio: ¡podemos engendrar vida en nuestros cuerpos!". Y en términos de alianzas de género, recordamos su frase "no vengo a trabajar para hacer amigos" en tiempos de Esperanza mía (2015, eltrece). Pero señala: "Esta vez es diferente; sé que seguiré viendo a las Estrellas. Porque quererlas es algo que me surge naturalmente; manejamos el mismo lenguaje. Tenía prejuicios con Marcela (Kloosterboer). Creí que era distante... ¡De hecho, trabajamos juntas en Chiquititas y ni lo registra! Y hoy la amo: adoro su modo simple, su gran humor. Violeta (Urtizberea) es dulzura plena. Justina (Bustos), alguien fascinante detrás de sus silencios. Y Celeste (Cid), la gran mamá del grupo, aunque tan vulnerable que te dan ganas de abrazarla y no soltarla jamás". EL CUERPAZO QUE (CASI) NO ASUME. "Dicen que mi cuerpo cambió y me preocupa que se haga foco en eso", suelta casi como reniego. "¿Habré bajado cinco, seis kilos? No lo sé: no me peso ni me mido. Sí, por ahí estaba más cachetona. Muchos que venían a ver Camila (2013) me decían '¡qué tetas, Natalie!', pero no tengo demasiado registro. Coincidió con mi independencia y la angustia por una crisis con mi novio (Ramiro, 30, con quien lleva cuatro años de relación y tres de convivencia). Soy cero actividad física, porque no tengo disciplina. Tal vez algo de rollers... Pero mis gambas siempre se llevaron los elogios (risas). Antes vivía para comer y ahora como para vivir: balanceo y compenso. Lo mejor es comer casero, sabiendo qué ingredientes ponés en cada plato. ¡Usen vaporera!". Hoy, una de las referentes de estilo elegidas por las firmas de indumentaria y cosmética habla sobre la vanidad. "Es otro juego con el que me divierto. Paso el día producida, con ganas de gritar: '¡No me toquen más!'. Cuando me cepillo los dientes frente al spejo, pienso: '¿Soy ésta o la otra?'. La belleza es reconocerse. Y cuando más de entrecasa me veo es cuando más me quiero". imageUN AMOR SIN CEREMONIAS. "A los chicos que me gustaron siempre me los levanté yo", cuenta. "El único que me encaró fue mi novio actual". Aunque Ramiro Gayoso ?concesionario de un natatorio, "porque no salgo con gente de mi especie (bromea)"? nunca le ofrecerá matrimonio. "Ya me dijo que no cree en eso. Después de todo, sé que no voy a sentir que él es más mío por una firma. Además, jamás soñé con fiesta y vestido blanco. Me parece una gran pérdida de tiempo y dinero. ¿No es una locura tanta guita para una sola noche?", reflexiona. "Si alguna vez remota lo hiciéramos, sería en la playa, con nuestros amigos y en ojotas". La convivencia se hizo eje. ¿Qué resulta más difícil: adaptarse a la vorágine o los celos? "Bueno, prácticamente no nos estaríamos viendo (bromea). Esta nueva rutina nos pega muy mal. Vuelan reclamos. El: '¡Es que vos no estás en todo el día!'. Y yo: '¡Falto de casa y hace un mes que no hay papel higiénico!'". Pero el amor "todo lo surfea". Hasta las versiones de romance con Esteban Lamothe (40), compañero de tira. "Un disparate. Lo charlé con Ramiro y gracias a Dios entendió el bendito jueguito mediático en el que nos pusieron. Yo he sabido ser celosa, efusiva y descontrolada, pero aprendí que es un camino estéril. El es mucho más piola para manejarlo. Uno debe amar con confianza. Todo lo que deba suceder, sucederá". Subraya su "escorpianismo" en el amor. "Amo de más. Soy heavy, intensa y demandante. Sí, tal vez algo caprichosa, pero de esas románticas que te agasajan con comida, o te dejan la cartita en el baño o la billetera". Y si nos ciñéramos al Zodíaco en el sexo: "¡Siempre hay tiempo para eso!", se adelanta con gracia.image "Es consejo: no hay que irse a dormir sin haber hecho el amor con sus parejas". En ese aspecto, la falta de tiempo no limita. ¿Y si habláramos de maternidad? "Ahí sí... Siempre me proyecté a los 30 rodeada de hijos. Si hasta tengo elegido el nombre de la primera nena, Clementina, como mi personaje en El diluvio que viene. Pero la ciencia es gauchita. Cuando pienso en la maternidad, hay cuestiones que considero más allá del deseo y la edad: sentirme una mujer segura y correcta, que tenga qué enseñar, el mundo bélico y medio bajón que les dejaría y la situación económica como para afrontarlo: estamos alquilando; la guita podría no alcanzar". DE AQUI EN MAS. ¿Qué espera de su carrera? "Nada", dispara. "Ser incrédula y colgada me resulta genial. Que la vida siga sorprendiéndome así, con desafíos y adrenalina... ¡Y que lo haga con más cine, un camino al que quisiera regresar para aprender! Porque la guita no es una finalidad: no sé ni cuánto cobro, tal vez porque soy de los afortunados que pueden llegar a fin de mes. Si no tuviese representantes terminaría laburando gratis. Los referentes no me funcionan. Ni siquiera soy fan de alguna banda. A la única famosa que podría cholulear es a Susana. Tanto la amo que con una de mis amigas, disparatada como yo, jugamos a la dupla: 'Ella es Moria y yo la Sú'. Ultimo llamado al set. "La gente ya se habrá aburrido de leer esto. ¿Dije muchas boludeces?". image image image image Por Sebastián Soldano. Fotos: Christian Beliera.


Sobre esta noticia

Autor:
Entrefiletenoticias (3811 noticias)
Fuente:
entrefiletenoticias.com
Visitas:
130
Tipo:
Reportaje
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.