Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Lufa escriba una noticia?

Necesidad de Integridad y Unidad

13/10/2015 12:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Tanto la separación de la fuente como la definición del sexo son la raíz de la necesidad de Integridad y de Unidad

Antes de la fecundación, en el estado sutil e inmaterial, somos seres asexuados y pertenecemos a la fuente original y creadora, para muchos “Dios”. En este lugar el ser vive en unidad, en armonía con el universo y  el todo. Cuando se produce la existencia terrenal, después de la fecundación, ocurre la separación sistemática de la fuente y pasadas las ocho semanas de gestación, de acuerdo a los estudios realizados por la Dra. Brizendine (2006)[1], se experimenta en el feto, la definición del sexo. Ella lo expresa de la siguiente forma:

“El cerebro original del feto es unisex hasta las 8 semanas de gestación, cuando en los futuros niños aparecen los testículos, que empiezan a bombear grandes cantidades de testosterona con las que «impregnan» los circuitos cerebrales y los transforman del tipo femenino al tipo masculino. Matando  algunas células en los centros de comunicación y haciendo crecer otras en los centros sexuales y de agresión. Y se dan fenómenos como, por ejemplo, que en el área cerebral que rige el impulso sexual en los niños las células se multiplican, como mínimo, por dos, en la mujer siguen creciendo tranquilamente. Una consecuencia para los fetos femeninos es que sus células cerebrales desarrollarán más conexiones en los centros de comunicación y en las áreas que procesan la emoción”.

Tanto la separación de la fuente como la definición del sexo son la raíz de la necesidad de Integridad y de Unidad. Evento que crea un efecto, “el vacío”, el cual  las personas buscan satisfacer constantemente, consciente o inconscientemente, constituyéndose en un constante problema para el ser y a la vez  una razón del ser para existir.

Para complacer dicho “vacío”, es necesario que confluyan las energías antagónicas, tal como lo expresó el mismo Heráclito en su principio de los opuestos, llamada Enantiodromía[2], aplicado luego por Carl Jung al psicoanálisis de la siguiente manera:

 “Desde la perspectiva de la psique es posible comprender todas las formas de vida como una lucha entre fuerzas antagónicas. La principal oposición en la psique individual y colectiva es la que se presenta entre la conciencia y el inconsciente; esferas que en los sueños y mitos tienden a tener, la primera, un valor “masculino” y la segunda, uno “femenino”.

Cada pieza por sí misma es un componente (hombre y mujer) pero no constituye un coche, empero la adecuada unión de ellas da origen al vehículo

Esta teoría luego ha sido aplicada por otros psicoanalistas y en diversos campos de estudio. En ella se sostiene que los apuestos se atraen y se repelen al mismo tiempo y en esa pugna se halla el equilibrio, un ejemplo es lo que sucede con una batería, existe el polo negativo y positivo en oposición, esa lucha entre ellas genera la energía. Es precisamente lo que ocurre en la unión de hombre y mujer; nos batimos entre la necesidad de estar juntos y separados (cuando se presenta la disputa) al mismo tiempo, entre el amor y el odio con la misma fuerza, esta es la constante y necesaria “guerra de sexos” que produce la energía que conduce a satisfacer el “vacío”.

Es esencial el enfrentamiento consciente (como lo veremos más adelante) para generar el equilibrio y la satisfacción de la Integridad. La simbiosis entre estas dos energías antagónicas, la femenina y la masculina, origina un ser complacido, apacible y consciente (Integridad) que al estar en conexión con la fuente y aprender de su opuesto sexual (consiguen la Autorrealización) y al permanecer alimentándose de las virtudes de ella, encuentra la Unidad, Conciencia Cósmica o Iluminación del ser, como se prefiera. Lo importante es saber que aquí, el individuo tiene la capacidad de acceder desde un mundo físico a un mundo espiritual y permanecer con las cualidades de la fuente original (Dios, Universo o Divinidad).

Una analogía para ilustrar sobre la Integridad y la Unidad es la de un vehículo; para ensamblarlo existen una cantidad de partes sueltas que al unirlas de forma organizada, forman el componente mayor llamado “auto”. Cada pieza por sí misma es un componente (hombre y mujer) pero no constituye un coche, empero la adecuada unión de ellas da origen al vehículo; no obstante continúa faltando algo para que el vehículo se mueva y cumpla con el propósito de su creación (unión satisfactoria de hombre-mujer), la energía, que en un automóvil se suministra a través del combustible y el debido movimiento de sus partes (la lucha consciente entre los componentes antagónicos, la pareja). Esta energía genera el desplazamiento inicial del vehículo, pero la continuidad del movimiento depende de la constante combustión (conexión con la fuente y alimentación de las virtudes), esto es lo que denominamos Integridad y si se permanece en dicho estado, se encuentra la Unidad.

 

Tomado del libro

"De sol@s que se casan y de casad@s que hacen pareja"

 Escrito por Luz Quiceno

 

[1]  Dr. Brizandine, The Female Brain” 2006.

[2]  Enantiodromía: filosofía de Heráclito, « También la naturaleza tiende a lo opuesto, y de ello y no de lo idéntico es de donde obtiene el acorde. El juego de los opuestos en el devenir, esto es, la noción de que todo lo que es pasa a su contrario».

 

¡Te invito a compartir tus experiencias sobre el tema!

 

Web:http://www.luz-entucaminointerior.com/

Facebook: Luz-en-tu-camino-interior

Twitter: luzentucamino26

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Lufa (40 noticias)
Visitas:
3436
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.