Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Blog 20 minutos - Blog-solidario-cooperantes escriba una noticia?

Niños y niñas soldado: volver del último rincón de la tierra

13/02/2015 10:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Por Priyanka Pruthi para Unicef

Grace Akallo tenía sólo 15 años cuando fue capturada por el Ejército de la Resistencia del Señor de Joseph Kony (LRA por sus siglas en inglés) en Aboke, al norte de Uganda. Este grupo armado es conocido por agredir sexualmente, secuestrar y asesinar a miles de civiles. Grace recuerda cada minuto del día de su secuestro.

"Era el 9 de octubre 1996... nuestro Día de la Independencia. Habíamos oído rumores de que los rebeldes estaban llegando, había temores ya. Nos quedábamos sin clase y nos escondíamos en el monte cada vez que pensamos que venían", recuerda.

Y los rebeldes acabaron llegando a su pueblo. Atacaron su internado y secuestraron a 139 niñas. Poco después, 109 estudiantes fueron puestas en libertad tras las súplicas incansables de la directora, pero Grace no era una de ellas. Ella fue una de los 30 niñas que quedaron cautivas y fueron llevadas a Sudán del Sur, donde fueron torturadas, violadas y obligadas a matar.

"Al principio, me daba miedo incluso golpear a alguien, porque tenía miedo de lastimarlo", me explica Grace. Cuando me vi obligada a matar a otro ser humano... realmente me sobrecogió. Me afectó mucho psicológicamente. Ver a alguien sufrir porque acaba de ser mutilado es la peor cosa de que se puede ser testigo ".

Las niñas no fueron entrenadas como soldados, pero tuvieron que aprender por sí mismas a desmontar, limpiar y montar armas y las enviaron a luchar con el Ejército Popular de Liberación de Sudán. "Era la ley del más fuerte", explica Grace. "Tenía que disparar para conseguir comida, tenía que luchar en primera línea para sobrevivir. Ellos [LRA] nos dijeron que el hambre y la sed nos enseñarían todo ".

image

Grace sentada en un centro de tránsito para niños rescatados (© UNICEF/NYHQ2011-0466/Farrow)

LA CULPA DE LA SUPERVIVENCIA

Después de siete meses de cautiverio y abuso, Grace logró escapar cuando el LRA fue atacado por los rebeldes de Sudán del Sur. La entregaron a los soldados ugandeses, y pudo volver a reunirse con su familia.

"Yo solía aislarme mucho... porque he sufrido demasiado, me golpearon, me asaltaron sexualmente, pero sobre todo porque había dejado a mis amigas atrás. Me sentía culpable de sobrevivir. Me sentía culpable de ser libre cuando mis amigas estaban todavía con los rebeldes", dice ella.

Más sobre

A pesar de las heridas abiertas de la guerra, Grace decidió volver a la escuela ? la misma escuela en la que había sido secuestrado. Sus ojos aún se iluminan cuando describe cómo fue la vuelta a la escuela. "La escuela es la mejor cosa que me ha pasado. La educación me daba esperanza. Yo tenía esperanza en el futuro".

Fue la esperanza la que sanó a Grace. Le dio la fuerza para acabar la escuela secundaria y matricularse en educación superior en la Universidad Cristiana de Uganda. Dos años más tarde, pudo matricularse en el Gordon College de los Estados Unidos de América, y hoy tiene un Máster de la Universidad de Clark en Desarrollo Internacional y Cambio Social. Grace cree que la educación proporciona a los niños afectados por la guerra y el conflicto un escudo sólido para su pasado tortuoso.

"Incluso los niños que pasaron más de 10 años en cautiverio pueden mejorar con el apoyo adecuado, la educación, la formación, si son aceptados en la sociedad."

ALGÚN DÍA LLORAR? POR MÍ MISMA

Fundadora de la Unión Africana por los Derechos de las Mujeres y los Niños, una ONG dedicada a la protección de los derechos de las mujeres y los niños vulnerables, Grace Akallo es una firme defensora de la paz y una portavoz de los niños afectados por los conflictos armados.

"Tengo que usar la vida que me dieron con un propósito ... para no llorar más por lo que me pasó", dice ella. "Me ayudaron, fui a la escuela, y tengo una familia que me apoya y me ama. Pero, ¿qué pasa con las chicas que siguen sufriendo? Ellas todavía son golpeadas, abusadas. Ellas todavía son rechazadas. Ellas siguen sin casa ni apoyo familiar ni acceso a los recursos o a la educación o la asistencia sanitaria. ¡No tienen nada! "

En un reciente informe al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, el Secretario General dijo que el LRA sigue siendo uno de los actores más persistentes de graves violaciones contra los niños en la región ? continúa proyectando su larga sombra en África Central. Durante el período del informe, de julio 2009 a febrero 2012, cerca de 600 niños fueron secuestrados y reclutados por el LRA, sobre todo en la República Democrática del Congo, pero también en la República Centroafricana y Sudán del Sur. Las niñas secuestrados por el LRA fueron secuestradas a la fuerza y obligadas a casarse con los combatientes, y las que escaparon con sus bebés fueron estigmatizadas por sus comunidades.

"Tal vez algún día, cuando haya paz, me siente y llore por mí misma", dice Grace. "Pero en este momento, creo que lo que está pasando tiene que frenarse. No hay tiempo para nada más."

image

Grace en una charla en la sede de Unicef. (© UNICEF/NYHQ2013-0136/Markisz)


Sobre esta noticia

Autor:
Blog 20 minutos - Blog-solidario-cooperantes (407 noticias)
Fuente:
blogs.20minutos.es
Visitas:
1666
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.