Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Sajara escriba una noticia?

No Me Toquen El Quiosquito.

18/09/2018 22:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Desde que el mundo sindical argentino entró en la esfera de la corrupción y el enriquecimiento injustificado, el trabajador se ha visto impotente para poder reclamar sus derechos, o para intervenir en la vida de su sindicato por verse atrapados en la complicidad entre el Ministerio, Justicia y patrones. Las supuestas movilizaciones eran como un ejército de zombis que marchaban solo para hacerles el juego a los gremialistas. ****** Días pasados vi un volante que decía NO A LA COLEGIACION DE LA ENFERMERIA. Sin voluntad de leer todo su contenido, solo fije mis ojos, en un párrafo, que decía que la intención última de la COLEGIACIÓN « era RECAUDATORIA.» ****** Como jubilado, me propuse a recorrer mentalmente los gremios que alguna vez pertenecí. Todos tenían algo en común: nunca sus dirigentes vieron ni de lejos el trabajo en el que estaban involucrados. Habilidosos para engatusar con promesas incumplidas eran solo recaudadores compulsivos de los aportes de los afiliados. Eran diestros en manipular a la patronal (no sé si gratuitamente) prometiendo que ningún afiliado iba a organizar paros mientras ellos no lo autorizaran. Normalmente estos dirigentes eran voceros identificados con la Marchita, por lo que recibían aportes de los ministerios provinciales, amén de involucrarse en algunos curritos, que según la dimensión del número de afiliados, podían transformarlos en empresarios de distintos rubros. Por ejemplo: (AGENCIAS DE TURISMO). Estos defensores de la clase obrera pasaban de tomar el colectivo a poseer unas buenas máquinas; de las inversiones aparecían las mansiones y, lo genial que nunca se avergonzaban de ese modo de operar. Era común verlos en playas paradisiacas mientras que el obrero, tenía que contar las monedas para poder vacacionar por la ancha argentina, muchas veces organizados por el propio sindicato con cuotas tan atrayentes que al final de su recorrido resultaban más onerosas que viajar a Europa. ***** Nunca hay un solo culpable. Dentro de la ENFERMERÍA, hubo muchos traidores, que dada la casualidad, supieron pasar de limpiar culos a convertirse en jefes designados a dedo por un director médico, también puesto con el índice. Lo significativo que todos estos mandamás convertían el cargo un coto de caza inexpugnable. Y La tropa tenía que callar si no quería terminar desocupada. ****** Volviendo al tema central: La perspectiva de una posible COLEGIACION, es un furúnculo en el trasero de aquellos acostumbrados a abrocharse en la poltrona sindical, con más ahínco que un político ansioso por ser reelecto. Ojala se plasme la Colegiatura. Solo que gente entera y noble en su intencionalidad. De trepadores la Argentina está superpoblada. *******


Sobre esta noticia

Autor:
Sajara (337 noticias)
Fuente:
elrincondelosimpios.blogspot.com
Visitas:
143
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.