Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que C Palacios escriba una noticia?

¿Qué ocurriría si trataras a los demás como te gustaría ser tratado?

18/05/2016 11:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Posiblemente se te podrían ocurrir otras. Y están los preceptos contenidos en este libro. Pero con lo anterior habrías elaborado el resumen de lo que se llaman las virtudes

No se requiere gran cantidad de imaginación para reconocer que si uno fuera tratado de esa manera por los demás a su alrededor, su vida transcurriría en un nivel placentero. Y es dudoso que alguien desarrollara mucha animosidad hacia aquellos que lo trataran de esta manera.

Pero hay un fenómeno interesante en juego, en las relaciones humanas. Cuando una persona le grita a otra, en la otra surge el impulso de gritarle de vuelta. A uno se le trata de manera muy parecida a como uno trata a los demás: de hecho, uno pone el ejemplo de cómo se le debería tratar. A es malo con B así que B es malo con A. A es cordial con B así que B es cordial con A. Estoy seguro de que has visto esto en funcionamiento continuamente. Jorge detesta a todas las mujeres así que las mujeres tienden a detestar a Jorge. Carlos actúa rudamente con todos así que los demás tienden a actuar con rudeza hacia él; y si no se atreven a hacerlo abiertamente, pueden abrigar un impulso escondido de actuar con verdadera rudeza hacia Carlos, si alguna vez tuvieran la oportunidad.

En el mundo irreal de la ficción y las películas, uno ve villanos muy educados con bandas increíblemente eficientes, y héroes solitarios que son auténticos patanes3. La vida realmente no es así; los verdaderos villanos son gente muy vulgar; y sus secuaces, aún más vulgares: Napoleón y Hitler fueron traicionados a diestro y siniestro por su propia gente. Los verdaderos héroes son los tipos más discretos en el hablar que hayas conocido y son verdaderamente educados con sus amigos.

Cuando uno es lo suficientemente afortunado para llegar a conocer y charlar con hombres y mujeres que están en la cima de sus profesiones, uno se impresiona por la observación hecha con frecuencia de que son probablemente las personas más agradables que hayas conocido. Esa es una de las razones por las que están en la cima: intentan, la mayoría de ellos, tratar bien a los demás. Y aquellos que los rodean responden y tienden a tratarlos bien, e incluso les perdonan sus escasos defectos.

Muy bien; uno puede determinar por sí mismo las virtudes humanas, simplemente reconociendo cómo le gustaría ser tratado. Y a partir de eso, creo que estarás de acuerdo, uno ha resuelto cualquier confusión acerca de qué es realmente la “buena conducta”. Es muy diferente a estar inactivo, sentado quieto de brazos cruzados sin decir nada. “Ser bueno” puede ser una fuerza muy activa y poderosa.

Hay muy poca alegría que encontrar en la solemnidad melancólica y refrenada. Cuando algunos de antaño, hicieron parecer que el practicar las virtudes requería un tipo de vida sombría y deprimente, tendieron a inferir que todo el placer venía de ser perverso: nada podía estar más lejos de la realidad. ¡El gozo y el placer no vienen de la inmoralidad! ¡Todo lo contrario! El gozo y el placer surgen solamente en los corazones honestos: la gente inmoral vive vidas increíblemente trágicas, llenas de sufrimiento y dolor. Las virtudes humanas tienen poco que ver con la melancolía. Son la cara radiante de la vida en sí.

Ahora bien, ¿qué supones que sucedería si uno intentara tratar a aquellos que lo rodean con justicia, lealtad, deportividad, equidad, honestidad, bondad, consideración, compasión, autocontrol, tolerancia, indulgencia, benevolencia, confianza, respeto, amabilidad, dignidad, admiración, cordialidad, amor, y lo hiciera con integridad?

Podría llevar algún tiempo, ¿pero no crees que entonces muchos otros comenzarían a intentar tratarlo de la misma manera?

Incluso considerando los lapsos ocasionales —la noticia que lo conmociona a uno y le pone los pelos de punta, el ladrón al que uno tiene que golpear en la cabeza, el chiflado que está conduciendo despacio por el carril de alta velocidad cuando a uno se le hace tarde para llegar al trabajo—, debería ser claramente visible que uno se elevaría a un nuevo plano de relaciones humanas. Su potencial de supervivencia aumentaría considerablemente. Y, sin duda, su vida sería más feliz.

Uno puede influir en la conducta de otros a su alrededor. Si uno no es así ya, puede facilitarse mucho con sólo escoger una virtud al día y especializarse en ella durante ese día. Haciendo eso, al final se tendrán todas.

Aparte del beneficio personal, uno puede poner algo de su parte, no importa lo poco que sea, para iniciar una nueva era para las relaciones humanas.

El guijarro que se tira a un estanque puede llevar ondas hasta la orilla más alejada.

El camino a la felicidad se vuelve mucho más radiante aplicando el precepto: “Intenta tratar a los demás como querrías que ellos te trataran a ti”.


Sobre esta noticia

Autor:
C Palacios (248 noticias)
Visitas:
2682
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.