Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que 20minutos.es escriba una noticia?

Odontología 'low cost': los peligros de comprar aparatos y tratamientos dentales por internet o a precio de saldo

03/06/2019 20:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

J. MARTÍNEZ / Á. ALBALÁ

image

Las alertas en el cuidado dental siguen de boca en boca en España, con la continua aparición de denuncias contra productos y tratamientos odontológicos que se venden en Internet o en grandes cadenas a precios bajos, y que pueden resultar en un peligro para el consumidor.

La última de la lista ha sido una denuncia por un pulidor dental cuya velocidad puede llegar a quemar los dientes.

¿Qué ha pasado?

Cada vez más se ofrecen en internet y grandes superficies tratamientos y aparatos dentales a bajo coste. A mediados de mayo pasado el Consejo General de Dentistas advirtió de que, a su juicio, Amazon y Ali Express habían incurrido en una ilegalidad al vender ortodoncias y tratamientos dentales vía online. También señaló que en plataformas e incluso en parafarmacias se vendían productos como férulas o tratamientos de blanqueamiento dental sin control médico.

Facua, por su parte, se ha hecho eco de una queja del Colegio de Odontólogos de Madrid sobre un set de pulido dental vendido en Lidl con un número de revoluciones tan elevado (10.000 por minuto) que podía llegar a quemar los dientes. En la publicidad se asegura que ayuda a reducir el sarro y las manchas en los dientes y "elimina fácilmente la placa dental". De acuerdo con la web de Lidl, el set cuesta 9, 99 euros.

¿Cuáles son los productos estrella?

Los tratamientos más adquiridos por los consumidores a través de estas plataformas web sin garantías son los productos blanqueadores, en concreto aquellos que emplean carbón activo, según relata a 20minutos el presidente del Colegio de Odontólogos de Madrid, Antonio Montero. Se trata de un polvo negro abrasivo usado para cepillarse los dientes del que se piensa erróneamente que blanquea la dentatura, una creencia que carece de toda base científica.

"En teoría, blanquea los dientes, pero es irreal, lo que hace es lijarlos. Al principio, les quita las manchas, pero después se va comiendo el esmalte, los va desgastando", incide.

Las Férulas de descarga son otros de los utensilios más demandados. En el caso de las compradas por Internet, es el propio paciente quien la crea en su casa sin el imprescindible diagnóstico ni la planificación de un facultativo, con todos los problemas y alteraciones que esto puede conllevar.

También los pulidores con copas de goma abrasivas, como el comercializado por Lidl, son productos estrella en este mercado. Asimismo, es posible adquirir en Internet tratamientos de ortodoncia para la recolocación de las piezas dentales sin la intervención de un profesional, con el consiguiente riesgo para la salud, señala a 20minutos el presidente del Consejo General de Dentistas, Óscar Castro.

¿Cuáles son los peligros?

Aunque en apariencia inocentes y de fácil uso, todos estos tratamientos pueden llegar a causar daños serios con altos costes económicos.

Desde el Consejo General de Dentistas recuerdan que todos los productos deben ser indicados por un odontólogo de forma personalizada, y que también ese profesional debe controlar su uso.

Algunos de los problemas que pueden aparecer son sensibilidad dental, inflamación de encías, trastornos en la mandíbula, desplazamiento de dientes e incluso pérdida de piezas en los casos más graves..

En el caso del pulidor de Lidl, el colegio madrileño apunta que su uso puede llegar a causar pulpitis: el calor que genera el aparato puede trasmitirse al nervio del diente, lo que puede acabar en una endodoncia en una pieza que, de otro modo, estaría sana.

Cuando se trata de blanqueadores, el mayor problema es la pérdida del esmalte, que debe ser subsanada con tratamientos odontológicos, como la colocación de carillas de porcelana, siempre menos deseables que el propio diente.

Las férulas pueden provocar daños e inflamación en las encías, trastornos en la articulación e incluso, si está mal ajustada, el desplazamiento de piezas dentales o su pérdida, dos consecuencias estas últimas que también pueden provocar las ortodoncias adquiridas por Internet.

¿Por qué los consumidores recurren a este tipo de tratamientos?

El bajo precio de estos productos ha sido el factor crucial que ha propiciado su difusión y el incremento de la demanda por parte de la ciudadanía. Se trata de tratamientos muy baratos, aunque con nulas garantías, que muchas veces se imponen a los realizados en clínicas odontológicas, de una calidad muy superior pero más caros.

Las organizaciones de dentistas destacan que esa pretensión de ahorrar de los consumidores puede tener graves consecuencias para su salud y su bolsillo, ya que en ocasiones estos tratamientos redundan en problemas bucodentales que necesitan de una inversión mucho mayor para ser solucionados que la intervención inicial.

"La gente prueba estos tratamientos porque piensa que pierde poco dinero. La cuestión es que, cuando se produce un problema, tienes que ir a un profesional y pagar para solucionar el daño que te has causado y la anomalía que previa", detalla Castro.

¿A qué se debe el aumento en la demanda de estos productos?

En los últimos años se ha producido un aumento en el consumo de este tipo de tratamientos, que obedece en gran medida al acceso a Internet y la posibilidad de recibir el producto en el propio domicilio sin necesidad de desplazarse, en una corriente que antepone la comodidad a la salud.

Asimismo, el culto al cuerpo y el afán por la estética han influido sobremanera en el interés de los ciudadanos por estos productos y los han empujado a decantarse por ellos en detrimento de la seguridad y el bienestar.

¿Cómo detectar si un producto es perjudicial?

A la hora de adquirir un tratamiento de manera segura y con la certeza de que no es nocivo para la salud es imprescindible comprobar que cuenta con el sello de la Comunidad Europea, algo que la mayoría de estos productos de venta online ni siquiera presentan, según recalca el presidente del Colegio de Odontólogos de Madrid.

"Con este sello, podemos estar seguros de que al menos ha habido un organismo europeo que ha avalado ese producto, aunque a lo mejor sea un cosmético y no un medicamente. Así, tal vez no sea beneficioso para la salud, pero podemos estar seguros de que no es perjudicial", ahonda.

¿Qué dice la ley?

El Consejo esgrime que la venta de este tipo de productos debe seguir las normas establecidas por la ley de Garantías y Uso Racional de los Medicamentos y Productos Sanitarios, que entre otras cosas regula la actividad de laboratorios, distribuidores y servicios de farmacia, todos ellos obligados a "suministrar o a dispensar los medicamentos y productos sanitarios que se les soliciten en las condiciones legal y reglamentariamente establecidas".

Y es que ya en su artículo 3.5 la ley especifica que está prohibida la venta "por correspondencia y por procedimientos telemáticos, de medicamentos y productos sanitarios sujetos a prescripción", lo que se considera una falta grave.

También es considerada una falta grave "comercializar y/o poner en servicio productos que comprometan la salud o la seguridad de los pacientes, usuarios o, en su caso, de terceros", según prevé el artículo 112 c.3. la faltas graves pueden acarrear una multa de entre 30.000 y 90.000 euros aproximadamente.

Sin embargo, desde el Colegio de Odontólogos de Madrid denuncian que existe un vacío en la legislación con respecto a Internet y es muy difícil controlar lo que allí se vende, una posición que comparte el Consejo.

¿Qué hacer para luchar contra este fenómeno?

La concienciación de la población se postula como uno de los factores fundamentales para terminar con el consumo de este tipo de productos perjudiciales para la salud.

"Estamos intentando mentalizar a la ciudadanía, haciendo campañas explicando la necesidad de ir al dentista, tener la boca sana y, sobre todo, no caer en estos tratamientos trampa", explica Montero.

El Endurecimiento de las sanciones, con multas ejemplarizantes, y la estricta aplicación de la legislación se plantean como otro de los pilares de la estrategia para acabar con la proliferación de esta clase de tratamientos, de acuerdo con el presidente del Consejo General de Dentistas.


Sobre esta noticia

Autor:
20minutos.es (38312 noticias)
Fuente:
20minutos.es
Visitas:
1554
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.