Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Emiro Vera Suárez escriba una noticia?

Odriles, revelan su mundo subterráneo

10/07/2017 02:42 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

No tenía excusas, abandoné la casucha y me dirigí al paredón para saltar y lograr entrar, no era invitado, por lo tanto, tuve que ser osado y al llegar las tiniebla

Fuente Literaria/--Ciencia Ficción. - 3” parte

 

Esa noche, el Monasterio abría sus puertas para dar una gran fiesta. Los eunucos tenían mucho movimiento para darle una bienvenida a los agraciados visitantes y atender la comelona servida, en grandes mesones. Había suficiente pescado y yuca con ensaladas mitas, brebajes y vino traído desde Carora. La sazón con hierbas aromáticas de la India no podía faltar. Es una noche de placer, las bailarinas con sus vestuarios de seda, comenzaban a menear sus cuerpos, al sonar de los tambores.

No tenía excusas, abandoné la casucha y me dirigí al paredón para saltar y lograr entrar, no era invitado, por lo tanto, tuve que ser osado y al llegar las tinieblas, me envolvieron en un manto blanco para pasar entre los guerreros acantonados a lo largo del camino. No pensé en comer esa noche, la comida, aunque sacrificada, luce muy apetitosa, como abundante.

Muy de madrugada, comenzaba la plegaria. Oportunidad para arrastrarme por el subterráneo y permanecer allí un tiempo para subir a la alcoba de la princesa. Es un mundo oscuro, donde los malvados deben pasar al otro lado y ser verificado por el guardián de turno. Muchos presos, con ojos llorosos van a ser lanzados al foso de los leones y sus osamentas, colocadas en filas en el malecón para espantar los malos espíritus.

El Monasterio, tiene un pequeño palacio a su lado, allí Goitika lloraba por el compromiso contraído. Su padre se la entregaría como dote al mayordomo de otra comarca, luego, seria trasladada al cuarto del príncipe para acordar asuntos del Estado. Una pequeña monarquía dividida en condados, cuyos campesinos están obligados a pagar con ganados o productos del huerto, su derecho a convivir en paz

Hay un deliberado cuidado en la cocina. Algunos desean la libertad, pero, en el campo no hay seguridad, los lobos en manada, arremeten contra las casuchas y el venado. Hay pocos perros de caza. Muchos desean salir de la esclavitud para existir en lo cotidiano y limitado del hacer. Tienen su esencia, como una burla para sí mismo, la idolatría y las horas del sacrificio, hacen de su conciencia una estructura, donde poco se concibe la libertad.

El triunfo de la burguesía, los tienen acorralados en el Monasterio, solo es un espacio para fiestas y no para la oración, asumen una posición de lo religioso, pero el incienso, la mirra y el estoraque poco ascienden a la presencia de Dios, por la infidelidad y el acoso sexual entre sus integrantes como sociedad.

Estoy frente gran muro, pasar entre los demonios y liberar tu alma es el fin. Romper con todo lo que la origina y mantiene, la burguesía se mantiene de sus propias mentiras y el pobre limita su crecimiento por su ignorancia, jamás desea debatir sus valores, Solo eligen la categoría de la mediación para ganar tiempo y lograr cumplir con los sacrificios.

Es una negatividad enajenante por triunfar y liberarse, nuestra conciencia siempre ha sido libre e idealista.

Goitika, fue adoptada, como hija única. Y se le impuso normas para dejar de usar las máscaras de la existencia humana. Es el tiempo, me retiro al dormitorio, ya viudo, todo ha pasado, no esta Thais, estuve contemplado sus grabados, es la eternidad, somos todos, seres eternos.

 

 

 

 

Fuente Literaria/--Ciencia Ficción. - 3” parte

Odriles, revelan su mundo subterráneo.

Esa noche, el Monasterio abría sus puertas para dar una gran fiesta. Los eunucos tenían mucho movimiento para darle una bienvenida a los agraciados visitantes y atender la comelona servida, en grandes mesones. Había suficiente pescado y yuca con ensaladas mitas, brebajes y vino traído desde Carora. La sazón con hierbas aromáticas de la India no podía faltar. Es una noche de placer, las bailarinas con sus vestuarios de seda, comenzaban a menear sus cuerpos, al sonar de los tambores.

No tenía excusas, abandoné la casucha y me dirigí al paredón para saltar y lograr entrar, no era invitado, por lo tanto, tuve que ser osado y al llegar las tinieblas, me envolvieron en un manto blanco para pasar entre los guerreros acantonados a lo largo del camino. No pensé en comer esa noche, la comida, aunque sacrificada, luce muy apetitosa, como abundante.

Muy de madrugada, comenzaba la plegaria. Oportunidad para arrastrarme por el subterráneo y permanecer allí un tiempo para subir a la alcoba de la princesa. Es un mundo oscuro, donde los malvados deben pasar al otro lado y ser verificado por el guardián de turno. Muchos presos, con ojos llorosos van a ser lanzados al foso de los leones y sus osamentas, colocadas en filas en el malecón para espantar los malos espíritus.

El Monasterio, tiene un pequeño palacio a su lado, allí Goitika lloraba por el compromiso contraído. Su padre se la entregaría como dote al mayordomo de otra comarca, luego, seria trasladada al cuarto del príncipe para acordar asuntos del Estado. Una pequeña monarquía dividida en condados, cuyos campesinos están obligados a pagar con ganados o productos del huerto, su derecho a convivir en paz

Hay un deliberado cuidado en la cocina. Algunos desean la libertad, pero, en el campo no hay seguridad, los lobos en manada, arremeten contra las casuchas y el venado. Hay pocos perros de caza. Muchos desean salir de la esclavitud para existir en lo cotidiano y limitado del hacer. Tienen su esencia, como una burla para sí mismo, la idolatría y las horas del sacrificio, hacen de su conciencia una estructura, donde poco se concibe la libertad.

El triunfo de la burguesía, los tienen acorralados en el Monasterio, solo es un espacio para fiestas y no para la oración, asumen una posición de lo religioso, pero el incienso, la mirra y el estoraque poco ascienden a la presencia de Dios, por la infidelidad y el acoso sexual entre sus integrantes como sociedad.

Estoy frente gran muro, pasar entre los demonios y liberar tu alma es el fin. Romper con todo lo que la origina y mantiene, la burguesía se mantiene de sus propias mentiras y el pobre limita su crecimiento por su ignorancia, jamás desea debatir sus valores, Solo eligen la categoría de la mediación para ganar tiempo y lograr cumplir con los sacrificios.

Es una negatividad enajenante por triunfar y liberarse, nuestra conciencia siempre ha sido libre e idealista.

Goitika, fue adoptada, como hija única. Y se le impuso normas para dejar de usar las máscaras de la existencia humana. Es el tiempo, me retiro al dormitorio, ya viudo, todo ha pasado, no esta Thais, estuve contemplado sus grabados, es la eternidad, somos todos, seres eternos.

 

 

 

 

Fuente Literaria/--Ciencia Ficción. - 3” parte

Odriles, revelan su mundo subterráneo.

Esa noche, el Monasterio abría sus puertas para dar una gran fiesta. Los eunucos tenían mucho movimiento para darle una bienvenida a los agraciados visitantes y atender la comelona servida, en grandes mesones. Había suficiente pescado y yuca con ensaladas mitas, brebajes y vino traído desde Carora. La sazón con hierbas aromáticas de la India no podía faltar. Es una noche de placer, las bailarinas con sus vestuarios de seda, comenzaban a menear sus cuerpos, al sonar de los tambores.

No tenía excusas, abandoné la casucha y me dirigí al paredón para saltar y lograr entrar, no era invitado, por lo tanto, tuve que ser osado y al llegar las tinieblas, me envolvieron en un manto blanco para pasar entre los guerreros acantonados a lo largo del camino. No pensé en comer esa noche, la comida, aunque sacrificada, luce muy apetitosa, como abundante.

Muy de madrugada, comenzaba la plegaria. Oportunidad para arrastrarme por el subterráneo y permanecer allí un tiempo para subir a la alcoba de la princesa. Es un mundo oscuro, donde los malvados deben pasar al otro lado y ser verificado por el guardián de turno. Muchos presos, con ojos llorosos van a ser lanzados al foso de los leones y sus osamentas, colocadas en filas en el malecón para espantar los malos espíritus.

El Monasterio, tiene un pequeño palacio a su lado, allí Goitika lloraba por el compromiso contraído. Su padre se la entregaría como dote al mayordomo de otra comarca, luego, seria trasladada al cuarto del príncipe para acordar asuntos del Estado. Una pequeña monarquía dividida en condados, cuyos campesinos están obligados a pagar con ganados o productos del huerto, su derecho a convivir en paz

Hay un deliberado cuidado en la cocina. Algunos desean la libertad, pero, en el campo no hay seguridad, los lobos en manada, arremeten contra las casuchas y el venado. Hay pocos perros de caza. Muchos desean salir de la esclavitud para existir en lo cotidiano y limitado del hacer. Tienen su esencia, como una burla para sí mismo, la idolatría y las horas del sacrificio, hacen de su conciencia una estructura, donde poco se concibe la libertad.

El triunfo de la burguesía, los tienen acorralados en el Monasterio, solo es un espacio para fiestas y no para la oración, asumen una posición de lo religioso, pero el incienso, la mirra y el estoraque poco ascienden a la presencia de Dios, por la infidelidad y el acoso sexual entre sus integrantes como sociedad.

Estoy frente gran muro, pasar entre los demonios y liberar tu alma es el fin. Romper con todo lo que la origina y mantiene, la burguesía se mantiene de sus propias mentiras y el pobre limita su crecimiento por su ignorancia, jamás desea debatir sus valores, Solo eligen la categoría de la mediación para ganar tiempo y lograr cumplir con los sacrificios.

Es una negatividad enajenante por triunfar y liberarse, nuestra conciencia siempre ha sido libre e idealista.

Goitika, fue adoptada, como hija única. Y se le impuso normas para dejar de usar las máscaras de la existencia humana. Es el tiempo, me retiro al dormitorio, ya viudo, todo ha pasado, no esta Thais, estuve contemplado sus grabados, es la eternidad, somos todos, seres eternos.

 

 

 

 

Fuente Literaria/--Ciencia Ficción. - 3” parte

Odriles, revelan su mundo subterráneo.

Esa noche, el Monasterio abría sus puertas para dar una gran fiesta. Los eunucos tenían mucho movimiento para darle una bienvenida a los agraciados visitantes y atender la comelona servida, en grandes mesones. Había suficiente pescado y yuca con ensaladas mitas, brebajes y vino traído desde Carora. La sazón con hierbas aromáticas de la India no podía faltar. Es una noche de placer, las bailarinas con sus vestuarios de seda, comenzaban a menear sus cuerpos, al sonar de los tambores.

No tenía excusas, abandoné la casucha y me dirigí al paredón para saltar y lograr entrar, no era invitado, por lo tanto, tuve que ser osado y al llegar las tinieblas, me envolvieron en un manto blanco para pasar entre los guerreros acantonados a lo largo del camino. No pensé en comer esa noche, la comida, aunque sacrificada, luce muy apetitosa, como abundante.

Muy de madrugada, comenzaba la plegaria. Oportunidad para arrastrarme por el subterráneo y permanecer allí un tiempo para subir a la alcoba de la princesa. Es un mundo oscuro, donde los malvados deben pasar al otro lado y ser verificado por el guardián de turno. Muchos presos, con ojos llorosos van a ser lanzados al foso de los leones y sus osamentas, colocadas en filas en el malecón para espantar los malos espíritus.

El Monasterio, tiene un pequeño palacio a su lado, allí Goitika lloraba por el compromiso contraído. Su padre se la entregaría como dote al mayordomo de otra comarca, luego, seria trasladada al cuarto del príncipe para acordar asuntos del Estado. Una pequeña monarquía dividida en condados, cuyos campesinos están obligados a pagar con ganados o productos del huerto, su derecho a convivir en paz

Hay un deliberado cuidado en la cocina. Algunos desean la libertad, pero, en el campo no hay seguridad, los lobos en manada, arremeten contra las casuchas y el venado. Hay pocos perros de caza. Muchos desean salir de la esclavitud para existir en lo cotidiano y limitado del hacer. Tienen su esencia, como una burla para sí mismo, la idolatría y las horas del sacrificio, hacen de su conciencia una estructura, donde poco se concibe la libertad.

El triunfo de la burguesía, los tienen acorralados en el Monasterio, solo es un espacio para fiestas y no para la oración, asumen una posición de lo religioso, pero el incienso, la mirra y el estoraque poco ascienden a la presencia de Dios, por la infidelidad y el acoso sexual entre sus integrantes como sociedad.

Estoy frente gran muro, pasar entre los demonios y liberar tu alma es el fin. Romper con todo lo que la origina y mantiene, la burguesía se mantiene de sus propias mentiras y el pobre limita su crecimiento por su ignorancia, jamás desea debatir sus valores, Solo eligen la categoría de la mediación para ganar tiempo y lograr cumplir con los sacrificios.

Es una negatividad enajenante por triunfar y liberarse, nuestra conciencia siempre ha sido libre e idealista.

Goitika, fue adoptada, como hija única. Y se le impuso normas para dejar de usar las máscaras de la existencia humana. Es el tiempo, me retiro al dormitorio, ya viudo, todo ha pasado, no esta Thais, estuve contemplado sus grabados, es la eternidad, somos todos, seres eternos.

 

 

 

 

Fuente Literaria/--Ciencia Ficción. - 3” parte

Odriles, revelan su mundo subterráneo.

Esa noche, el Monasterio abría sus puertas para dar una gran fiesta. Los eunucos tenían mucho movimiento para darle una bienvenida a los agraciados visitantes y atender la comelona servida, en grandes mesones. Había suficiente pescado y yuca con ensaladas mitas, brebajes y vino traído desde Carora. La sazón con hierbas aromáticas de la India no podía faltar. Es una noche de placer, las bailarinas con sus vestuarios de seda, comenzaban a menear sus cuerpos, al sonar de los tambores.

No tenía excusas, abandoné la casucha y me dirigí al paredón para saltar y lograr entrar, no era invitado, por lo tanto, tuve que ser osado y al llegar las tinieblas, me envolvieron en un manto blanco para pasar entre los guerreros acantonados a lo largo del camino. No pensé en comer esa noche, la comida, aunque sacrificada, luce muy apetitosa, como abundante.

Muy de madrugada, comenzaba la plegaria. Oportunidad para arrastrarme por el subterráneo y permanecer allí un tiempo para subir a la alcoba de la princesa. Es un mundo oscuro, donde los malvados deben pasar al otro lado y ser verificado por el guardián de turno. Muchos presos, con ojos llorosos van a ser lanzados al foso de los leones y sus osamentas, colocadas en filas en el malecón para espantar los malos espíritus.

El Monasterio, tiene un pequeño palacio a su lado, allí Goitika lloraba por el compromiso contraído. Su padre se la entregaría como dote al mayordomo de otra comarca, luego, seria trasladada al cuarto del príncipe para acordar asuntos del Estado. Una pequeña monarquía dividida en condados, cuyos campesinos están obligados a pagar con ganados o productos del huerto, su derecho a convivir en paz

No tenía excusas, abandoné la casucha y me dirigí al paredón para saltar y lograr entrar

Hay un deliberado cuidado en la cocina. Algunos desean la libertad, pero, en el campo no hay seguridad, los lobos en manada, arremeten contra las casuchas y el venado. Hay pocos perros de caza. Muchos desean salir de la esclavitud para existir en lo cotidiano y limitado del hacer. Tienen su esencia, como una burla para sí mismo, la idolatría y las horas del sacrificio, hacen de su conciencia una estructura, donde poco se concibe la libertad.

El triunfo de la burguesía, los tienen acorralados en el Monasterio, solo es un espacio para fiestas y no para la oración, asumen una posición de lo religioso, pero el incienso, la mirra y el estoraque poco ascienden a la presencia de Dios, por la infidelidad y el acoso sexual entre sus integrantes como sociedad.

Estoy frente gran muro, pasar entre los demonios y liberar tu alma es el fin. Romper con todo lo que la origina y mantiene, la burguesía se mantiene de sus propias mentiras y el pobre limita su crecimiento por su ignorancia, jamás desea debatir sus valores, Solo eligen la categoría de la mediación para ganar tiempo y lograr cumplir con los sacrificios.

Es una negatividad enajenante por triunfar y liberarse, nuestra conciencia siempre ha sido libre e idealista.

Goitika, fue adoptada, como hija única. Y se le impuso normas para dejar de usar las máscaras de la existencia humana. Es el tiempo, me retiro al dormitorio, ya viudo, todo ha pasado, no esta Thais, estuve contemplado sus grabados, es la eternidad, somos todos, seres eternos.

 

 

 

 

Fuente Literaria/--Ciencia Ficción. - 3” parte

Odriles, revelan su mundo subterráneo.

Esa noche, el Monasterio abría sus puertas para dar una gran fiesta. Los eunucos tenían mucho movimiento para darle una bienvenida a los agraciados visitantes y atender la comelona servida, en grandes mesones. Había suficiente pescado y yuca con ensaladas mitas, brebajes y vino traído desde Carora. La sazón con hierbas aromáticas de la India no podía faltar. Es una noche de placer, las bailarinas con sus vestuarios de seda, comenzaban a menear sus cuerpos, al sonar de los tambores.

No tenía excusas, abandoné la casucha y me dirigí al paredón para saltar y lograr entrar, no era invitado, por lo tanto, tuve que ser osado y al llegar las tinieblas, me envolvieron en un manto blanco para pasar entre los guerreros acantonados a lo largo del camino. No pensé en comer esa noche, la comida, aunque sacrificada, luce muy apetitosa, como abundante.

Muy de madrugada, comenzaba la plegaria. Oportunidad para arrastrarme por el subterráneo y permanecer allí un tiempo para subir a la alcoba de la princesa. Es un mundo oscuro, donde los malvados deben pasar al otro lado y ser verificado por el guardián de turno. Muchos presos, con ojos llorosos van a ser lanzados al foso de los leones y sus osamentas, colocadas en filas en el malecón para espantar los malos espíritus.

El Monasterio, tiene un pequeño palacio a su lado, allí Goitika lloraba por el compromiso contraído. Su padre se la entregaría como dote al mayordomo de otra comarca, luego, seria trasladada al cuarto del príncipe para acordar asuntos del Estado. Una pequeña monarquía dividida en condados, cuyos campesinos están obligados a pagar con ganados o productos del huerto, su derecho a convivir en paz

Hay un deliberado cuidado en la cocina. Algunos desean la libertad, pero, en el campo no hay seguridad, los lobos en manada, arremeten contra las casuchas y el venado. Hay pocos perros de caza. Muchos desean salir de la esclavitud para existir en lo cotidiano y limitado del hacer. Tienen su esencia, como una burla para sí mismo, la idolatría y las horas del sacrificio, hacen de su conciencia una estructura, donde poco se concibe la libertad.

El triunfo de la burguesía, los tienen acorralados en el Monasterio, solo es un espacio para fiestas y no para la oración, asumen una posición de lo religioso, pero el incienso, la mirra y el estoraque poco ascienden a la presencia de Dios, por la infidelidad y el acoso sexual entre sus integrantes como sociedad.

Estoy frente gran muro, pasar entre los demonios y liberar tu alma es el fin. Romper con todo lo que la origina y mantiene, la burguesía se mantiene de sus propias mentiras y el pobre limita su crecimiento por su ignorancia, jamás desea debatir sus valores, Solo eligen la categoría de la mediación para ganar tiempo y lograr cumplir con los sacrificios.

Es una negatividad enajenante por triunfar y liberarse, nuestra conciencia siempre ha sido libre e idealista.

Goitika, fue adoptada, como hija única. Y se le impuso normas para dejar de usar las máscaras de la existencia humana. Es el tiempo, me retiro al dormitorio, ya viudo, todo ha pasado, no esta Thais, estuve contemplado sus grabados, es la eternidad, somos todos, seres eternos.

 

 

 

 

Fuente Literaria/--Ciencia Ficción. - 3” parte

Odriles, revelan su mundo subterráneo.

Esa noche, el Monasterio abría sus puertas para dar una gran fiesta. Los eunucos tenían mucho movimiento para darle una bienvenida a los agraciados visitantes y atender la comelona servida, en grandes mesones. Había suficiente pescado y yuca con ensaladas mitas, brebajes y vino traído desde Carora. La sazón con hierbas aromáticas de la India no podía faltar. Es una noche de placer, las bailarinas con sus vestuarios de seda, comenzaban a menear sus cuerpos, al sonar de los tambores.

No tenía excusas, abandoné la casucha y me dirigí al paredón para saltar y lograr entrar, no era invitado, por lo tanto, tuve que ser osado y al llegar las tinieblas, me envolvieron en un manto blanco para pasar entre los guerreros acantonados a lo largo del camino. No pensé en comer esa noche, la comida, aunque sacrificada, luce muy apetitosa, como abundante.

Muy de madrugada, comenzaba la plegaria. Oportunidad para arrastrarme por el subterráneo y permanecer allí un tiempo para subir a la alcoba de la princesa. Es un mundo oscuro, donde los malvados deben pasar al otro lado y ser verificado por el guardián de turno. Muchos presos, con ojos llorosos van a ser lanzados al foso de los leones y sus osamentas, colocadas en filas en el malecón para espantar los malos espíritus.

El Monasterio, tiene un pequeño palacio a su lado, allí Goitika lloraba por el compromiso contraído. Su padre se la entregaría como dote al mayordomo de otra comarca, luego, seria trasladada al cuarto del príncipe para acordar asuntos del Estado. Una pequeña monarquía dividida en condados, cuyos campesinos están obligados a pagar con ganados o productos del huerto, su derecho a convivir en paz

Hay un deliberado cuidado en la cocina. Algunos desean la libertad, pero, en el campo no hay seguridad, los lobos en manada, arremeten contra las casuchas y el venado. Hay pocos perros de caza. Muchos desean salir de la esclavitud para existir en lo cotidiano y limitado del hacer. Tienen su esencia, como una burla para sí mismo, la idolatría y las horas del sacrificio, hacen de su conciencia una estructura, donde poco se concibe la libertad.

El triunfo de la burguesía, los tienen acorralados en el Monasterio, solo es un espacio para fiestas y no para la oración, asumen una posición de lo religioso, pero el incienso, la mirra y el estoraque poco ascienden a la presencia de Dios, por la infidelidad y el acoso sexual entre sus integrantes como sociedad.

Estoy frente gran muro, pasar entre los demonios y liberar tu alma es el fin. Romper con todo lo que la origina y mantiene, la burguesía se mantiene de sus propias mentiras y el pobre limita su crecimiento por su ignorancia, jamás desea debatir sus valores, Solo eligen la categoría de la mediación para ganar tiempo y lograr cumplir con los sacrificios.

Es una negatividad enajenante por triunfar y liberarse, nuestra conciencia siempre ha sido libre e idealista.

Goitika, fue adoptada, como hija única. Y se le impuso normas para dejar de usar las máscaras de la existencia humana. Es el tiempo, me retiro al dormitorio, ya viudo, todo ha pasado, no esta Thais, estuve contemplado sus grabados, es la eternidad, somos todos, seres eternos.

 

 

 

 

Fuente Literaria/--Ciencia Ficción. - 3” parte

Odriles, revelan su mundo subterráneo.

Esa noche, el Monasterio abría sus puertas para dar una gran fiesta. Los eunucos tenían mucho movimiento para darle una bienvenida a los agraciados visitantes y atender la comelona servida, en grandes mesones. Había suficiente pescado y yuca con ensaladas mitas, brebajes y vino traído desde Carora. La sazón con hierbas aromáticas de la India no podía faltar. Es una noche de placer, las bailarinas con sus vestuarios de seda, comenzaban a menear sus cuerpos, al sonar de los tambores.

No tenía excusas, abandoné la casucha y me dirigí al paredón para saltar y lograr entrar, no era invitado, por lo tanto, tuve que ser osado y al llegar las tinieblas, me envolvieron en un manto blanco para pasar entre los guerreros acantonados a lo largo del camino. No pensé en comer esa noche, la comida, aunque sacrificada, luce muy apetitosa, como abundante.

Muy de madrugada, comenzaba la plegaria. Oportunidad para arrastrarme por el subterráneo y permanecer allí un tiempo para subir a la alcoba de la princesa. Es un mundo oscuro, donde los malvados deben pasar al otro lado y ser verificado por el guardián de turno. Muchos presos, con ojos llorosos van a ser lanzados al foso de los leones y sus osamentas, colocadas en filas en el malecón para espantar los malos espíritus.

El Monasterio, tiene un pequeño palacio a su lado, allí Goitika lloraba por el compromiso contraído. Su padre se la entregaría como dote al mayordomo de otra comarca, luego, seria trasladada al cuarto del príncipe para acordar asuntos del Estado. Una pequeña monarquía dividida en condados, cuyos campesinos están obligados a pagar con ganados o productos del huerto, su derecho a convivir en paz

Hay un deliberado cuidado en la cocina. Algunos desean la libertad, pero, en el campo no hay seguridad, los lobos en manada, arremeten contra las casuchas y el venado. Hay pocos perros de caza. Muchos desean salir de la esclavitud para existir en lo cotidiano y limitado del hacer. Tienen su esencia, como una burla para sí mismo, la idolatría y las horas del sacrificio, hacen de su conciencia una estructura, donde poco se concibe la libertad.

El triunfo de la burguesía, los tienen acorralados en el Monasterio, solo es un espacio para fiestas y no para la oración, asumen una posición de lo religioso, pero el incienso, la mirra y el estoraque poco ascienden a la presencia de Dios, por la infidelidad y el acoso sexual entre sus integrantes como sociedad.

Estoy frente gran muro, pasar entre los demonios y liberar tu alma es el fin. Romper con todo lo que la origina y mantiene, la burguesía se mantiene de sus propias mentiras y el pobre limita su crecimiento por su ignorancia, jamás desea debatir sus valores, Solo eligen la categoría de la mediación para ganar tiempo y lograr cumplir con los sacrificios.

Es una negatividad enajenante por triunfar y liberarse, nuestra conciencia siempre ha sido libre e idealista.

Goitika, fue adoptada, como hija única. Y se le impuso normas para dejar de usar las máscaras de la existencia humana. Es el tiempo, me retiro al dormitorio, ya viudo, todo ha pasado, no esta Thais, estuve contemplado sus grabados, es la eternidad, somos todos, seres eternos.

 

 

 

 

Fuente Literaria/--Ciencia Ficción. - 3” parte

Odriles, revelan su mundo subterráneo.

Esa noche, el Monasterio abría sus puertas para dar una gran fiesta. Los eunucos tenían mucho movimiento para darle una bienvenida a los agraciados visitantes y atender la comelona servida, en grandes mesones. Había suficiente pescado y yuca con ensaladas mitas, brebajes y vino traído desde Carora. La sazón con hierbas aromáticas de la India no podía faltar. Es una noche de placer, las bailarinas con sus vestuarios de seda, comenzaban a menear sus cuerpos, al sonar de los tambores.

No tenía excusas, abandoné la casucha y me dirigí al paredón para saltar y lograr entrar, no era invitado, por lo tanto, tuve que ser osado y al llegar las tinieblas, me envolvieron en un manto blanco para pasar entre los guerreros acantonados a lo largo del camino. No pensé en comer esa noche, la comida, aunque sacrificada, luce muy apetitosa, como abundante.

Muy de madrugada, comenzaba la plegaria. Oportunidad para arrastrarme por el subterráneo y permanecer allí un tiempo para subir a la alcoba de la princesa. Es un mundo oscuro, donde los malvados deben pasar al otro lado y ser verificado por el guardián de turno. Muchos presos, con ojos llorosos van a ser lanzados al foso de los leones y sus osamentas, colocadas en filas en el malecón para espantar los malos espíritus.

El Monasterio, tiene un pequeño palacio a su lado, allí Goitika lloraba por el compromiso contraído. Su padre se la entregaría como dote al mayordomo de otra comarca, luego, seria trasladada al cuarto del príncipe para acordar asuntos del Estado. Una pequeña monarquía dividida en condados, cuyos campesinos están obligados a pagar con ganados o productos del huerto, su derecho a convivir en paz

Hay un deliberado cuidado en la cocina. Algunos desean la libertad, pero, en el campo no hay seguridad, los lobos en manada, arremeten contra las casuchas y el venado. Hay pocos perros de caza. Muchos desean salir de la esclavitud para existir en lo cotidiano y limitado del hacer. Tienen su esencia, como una burla para sí mismo, la idolatría y las horas del sacrificio, hacen de su conciencia una estructura, donde poco se concibe la libertad.

El triunfo de la burguesía, los tienen acorralados en el Monasterio, solo es un espacio para fiestas y no para la oración, asumen una posición de lo religioso, pero el incienso, la mirra y el estoraque poco ascienden a la presencia de Dios, por la infidelidad y el acoso sexual entre sus integrantes como sociedad.

Estoy frente gran muro, pasar entre los demonios y liberar tu alma es el fin. Romper con todo lo que la origina y mantiene, la burguesía se mantiene de sus propias mentiras y el pobre limita su crecimiento por su ignorancia, jamás desea debatir sus valores, Solo eligen la categoría de la mediación para ganar tiempo y lograr cumplir con los sacrificios.

Es una negatividad enajenante por triunfar y liberarse, nuestra conciencia siempre ha sido libre e idealista.

Goitika, fue adoptada, como hija única. Y se le impuso normas para dejar de usar las máscaras de la existencia humana. Es el tiempo, me retiro al dormitorio, ya viudo, todo ha pasado, no esta Thais, estuve contemplado sus grabados, es la eternidad, somos todos, seres eternos.

Esa noche, el Monasterio abría sus puertas para dar una gran fiesta. Los eunucos tenían mucho movimiento para darle una bienvenida a los agraciados

 

 

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Emiro Vera Suárez (147 noticias)
Visitas:
2024
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.