Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Tricia escriba una noticia?

Oficio callejero

11/05/2009 16:55 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Compromiso social con los trabajadores de la calle.

 Dispuesta a hacer unos trámites salgo temprano para no toparme con el tránsito. Pero en la esquina de Illía e Yrigoyen me detiene el semáforo. Esta es la esquina de los limpiavidrios. Por lo tanto, cruzo los dedos para que no “ensucien” mi parabrisas; y luego, trato de buscar una excusa rápida del estilo: “no tengo monedas hoy”. Eso alcanzará para sacármelos de encima.

Me dispongo a estacionar el auto y  un naranjita[1] se ofrece para cuidarlo. No lo puedo esquivar como a los limpiavidrios. Por lo tanto, acepto. Cuando regrese, subiré  sin que me vea y saldré rápido; de manera que no tenga tiempo para alcanzarme y reclamar su pago.

Mientras camino hasta el banco, se cruza en mi apurado paso un vendedor de “La Luciérnaga” (revista que producen y venden los chicos de la calle). Considero que dos pesos es una suma muy elevada para una revista de cinco pliegos, así que decido hacerme la distraída cuando paso a su lado.

Mientras avanzo,  encuentro una estatua humana disfrazada de ángel. Reconozco que puso empeño en el vestuario y el maquillaje; pero estoy lo suficientemente apurada como para observar que hace cuando deposito una moneda en su cacharro. Y obviamente, no voy a pagar  sin obtener un servicio a cambio.

Y más adelante, proyectos de músicos “a la gorra” tocando el  tambor y cantando una chacarera. Considero que la música debe ser  un deleite para el oído, y  “esto” no es más que un rompedero de tímpanos. Por lo tanto no se “merecen” esa moneda.

Más sobre

Por si a alguno le interesa saber, tengo mis razones para pensar así. Y vaya si son de peso. Pero una voz del más allá se empecinó en plantearme los interrogantes que siguen a cada argumento.

- Los chicos limpiavidrios son explotados por empresas invisibles bien organizadas. ¿A vos  no te explotan en tu trabajo, y tus jefes ni siquiera están organizados?

- Bueno, pero limpian mal los vidrios. ¿Te fijaste  como los limpian los empleados municipales?

- Está bien, pero usan ese dinero para comprar alcohol y droga. ¿Lo comprobaste  personalmente o es un “vox populi” de fuente anónima?

- Aunque lo utilizasen para algo bueno, roban además de trabajar. ¿Me podrías decir si alguno de ellos te robó?

- Suponiendo que no roben, es injusto. Ganan con eso lo que yo  gano como profesional. ¿Cuál es tu problema: que ellos ganen mucho o que vos no ganes más?

- Son trabajos inventados. En verdad, nadie necesita ese tipo de servicios. Los crean para ganar algo de dinero. ¿Preferís que sólo te pidan?

- Puede que tengas razón vos  molesta. Pero al fin y al cabo, con una moneda no lo ayudo en nada.  Si quisiera ayudarlo de verdad, debería hacer algo importante por él. ¿Qué esperás para hacerlo?

Y la voz extraña se despidió de mi, citando a Emily Dickinson: “Si logro impedir que un corazón se rompa, no habré vivido en vano, si logro aplacar un dolor o aliviar una pena o ayudar a  un pájaro agotado a llegar al nido, no habré vivido en vano (…). Pero si en ese largo día, a nadie han alegrado tus palabras, si nada encuentras entre las acciones de ese día que llevara al sol a ningún rostro, ningún ínfimo acto  que ayudara a ningún alma a ningún precio, considera que  ese día está perdido”.

 


Sobre esta noticia

Autor:
Tricia (5 noticias)
Visitas:
1202
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.