Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que 20minutos.es escriba una noticia?

Pepe Viyuela espera a Godot en el teatro Bellas Artes de Madrid

0
- +
25/11/2019 02:15 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Cuando en 1969 Samuel Beckett recibió el Nobel de Literatura, la Academia sueca resaltaba de él una forma de escribir que "renovando las formas de la novela y el drama, adquiere su grandeza a partir de la indigencia moral del hombre moderno". Y así fue la totalidad de su obra: pesimista sobre la condición humana pero bañada, a la vez, en un particular sentido del humor -humor negro y cargado de ironía, eso sí- para aliviar la tensión dramática.De entre todas las creaciones literarias del irlandés, el drama Esperando a Godot es, sin lugar a dudas, el texto por el que ha pasado a la historia. Pero no siempre se pensó lo mismo sobre él. Escrito a finales de la década de los cuarenta y estrenado en teatro en 1953, un crítico llegaría a decir: "Nada ocurre, nadie viene, nadie va, es terrible". A aquella obra en la que nada pasaba se la etiquetaría como teatro del absurdo y con ella, Beckett quiso simbolizar el tedio y la carencia de significado de la vida moderna en la que se asentaría Europa tras la devastadora Segunda Guerra Mundial. Un mensaje que, siete décadas después y en plena era de la sobreestimulación y las redes sociales, sigue estando más vigente que nunca.Por todo ello, Antonio Simón - con una dilatada y exitosa trayectoria de casi 30 años como director teatral- ha decidido llevar a escena uno de los montajes que mayor huella ha dejado entre el público del siglo XX. "La obra apela a dos cosas que están en boga actualmente en nuestra sociedad: la incertidumbre con la que vivimos, esa sensación de que se nos ha pasado la hora o de que hemos perdido el tren; y la enorme vulnerabilidad que eso provoca en las relaciones humanas", explica a 20Minutos.Y con su invisible batuta ha conseguido orquestar la enésima melodía sobre la alineación de la sociedad encabezada por dos intérpretes con muchas tablas: Pepe Viyuela y Alberto Jiménez (dando vida a la extraña pareja de vagabundos compuesta por Estragón y Vladimir), a quienes acompañan Juan Díaz, Fernando Albizu y Jesús Lavi.La vida de esos dos personajes consiste, simple y llanamente, en esperar a un tercero (el tal Godot) en quien han depositado plena confianza para lograr su felicidad y salvación pero que se dedica a darles plantón de forma sistemática. A través de ellos, Beckett quiso remover las conciencias de toda la platea. "¿Cuántas veces convertimos en dioses a personas que en el fondo son mediocres? Depositamos nuestro poder en 'godots' ya sean estos una bandera, una patria, el dinero, el sexo o personas de las que hacemos depender nuestra autoestima", añade Simón.Casi setenta años después de su estreno, la exasperación que el texto provoca en el espectador sigue intacta. "Nos hemos inventado las religiones, el arte, el amor... intentamos llenar nuestra vida con una serie de aditamentos que la hagan más soportable o entretenida pero es hora de que asumamos que el sentido último de la existencia humana no existe", sentencia Viyuela. Para él, Godot es una especie de revulsivo que busca despertar conciencias. "¿Qué estamos esperando? ¿Que caiga de algún sitio algo que dé sentido a nuestra vida? Pues no va a llegar jamás".'El señor Godot me manda deciros que no vendrá esta noche, pero que seguramente mañana lo hará' escuchan en un momento dado Estragón y Vladimir. Pero ¿hay que seguir esperando? "La espera es muy tediosa y la función lo retrata muy bien cuando a Estragón se le caen los pantalones y Vladimir le dice '¡súbetelos!'. Con los pantalones bajados no vamos a ningún sitio, aún en las situaciones más difíciles hay que ser proactivos y salir a buscar las cosas", insiste Pepe. "Porque lo que te salva no es Godot sino el encuentro con el otro a través del humor, de la ternura y de la capacidad para imaginar", añade Simón. Esperando a Godot puede verse hasta el 5 de enero en el Teatro Bellas Artes de Madrid.


Sobre esta noticia

Autor:
20minutos.es (47687 noticias)
Fuente:
20minutos.es
Visitas:
9
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.