×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

Emilia HernándezMiembro desde: 21/03/19

Emilia Hernández
0
Posición en el Ranking
0
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    5.689
  • Publicadas
    2
  • Puntos
    0
Veces compartidas
1
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
21/03/2019

Todo lo visible (y no) que nos rodea en la Tierra está vivo. Aunque aparentemente no tenga órganos y un corazón que late, puede emitir una vibración, una onda, igual que nuestras almas y conciencias. Las piedras y los cristales, vivos y vibrantes, son el encuentro concreto de cuatro elementos de la

La Historia de los cristales se pierde en las nieblas del tiempo porque los pueblos antiguos utilizaban gemas y piedras no sólo para la salud del cuerpo, sino sobre todo como medio para fortalecer y desarrollar las energías sutiles del propio cuerpo y como acumuladores de energías cósmicas. La civilización de la Atlántida es conocida por su conocimiento del arte de la cristaloterapia y en el uso del poder energético de enormes cristales para uso civil y cotidiano. Egipcios, mayas, indios, tibetanos, sumerios, asirios y en casi todas las grandes civilizaciones hay noticias sobre el uso constante de piedras y cristales que han sido transmitidos hasta hoy por chamanes desconocidos o por personajes famosos como Plinio el Viejo, San Hildegarda, Jorge Agrícola, los obispos Isidoro de Sevilla y Marbodo de Rennes, el rey Alfonso de Castilla, por nombrar sólo algunos nombres famosos.

Para llegar al punto de explicar cómo las piedras curativas y los cristales pueden ayudarnos, es necesario resumir brevemente a qué y a cuántos niveles de energía pertenecen los hombres. Esta premisa, aunque sintetizada, no pretende sustituir a los manuales monotemáticos sobre chakras y cuerpos sutiles.

El aura humana está formada por 7 cuerpos vibrantes, de los cuales sólo 1 es visible (cuerpo físico), mientras que 3 son etéreos (cuerpo etérico, astral, mental) y 3 son espirituales (cuerpo causal, superior, esencia). Estos van desde la materialidad de la salud hasta el espíritu inmortal y la conciencia colectiva universal. Estos cuerpos, o campos, penetran entre sí y cada uno de ellos tiene una puerta para el flujo de energía y vida. Estas puertas, o chakras ("rueda" en la India), son como ruedas de luz, embudos que absorben la energía vital (prana) para su propio cuerpo energético y la redistribuyen a los órganos asociados para un intercambio continuo de energías entre las glándulas y los órganos circundantes. De acuerdo con este concepto, el bienestar físico y el

 

 

lo espiritual viene dado por el equilibrio y la correcta "apertura" de estos chakras. Al tratarlas, se purifican las glándulas y se mantienen sanos los órganos. Además, los cuerpos energéticos y los chakras también se ven afectados por factores de malestar psicológico, emocional, inconsciente, ambiental y atmosférico, y de la misma manera intervenir puede ayudar significativamente a superar estas dificultades. Y es aquí donde las piedras entran en el campo, que con sus vibraciones fortalecen y revitalizan los "cuerpos" y los chakras. Cada uno de los siete chakras del aura recuerda piedras específicas indicadas en caso de tratamiento localizado.

Además, la cristaloterapia también analiza las piedras individualmente para su contribución a nivel espiritual, psicológico, mental y físico. Este aporte, de piedra en piedra, puede obtenerse de varias maneras: meditación, masaje con piedras, preparación de bebidas mineralizadas, aplicación de cristales en áreas particulares del cuerpo, colocación de los mismos en el ambiente, y de muchas otras maneras, incluyendo el gesto de usar las piedras como joyas y joyas o simplemente llevarlas con usted o en su bolsillo.

Es muy importante tener en cuenta que la eficacia de las piedras preciosas varía en función de la relación que establezcamos con ellas y cuando vayamos a sanar con la energía de las piedras, sería conveniente elegir el mineral al que nos sintamos más atraídos en ese momento, porque significa que las vibraciones energéticas del cristal son precisamente las que nos faltan en ese preciso momento, sin tener en cuenta ni el color ni el uso real con respecto a la terapia de cristal.

Una vez que haya elegido la piedra en sintonía con nosotros, debe ser lavada unos instantes bajo el agua corriente, luego secada y colocada en un recipiente de material natural (vidrio, cerámica, etc...) rellenado con sal gruesa común. El tiempo de colocación varía de unas pocas horas a unos pocos días dependiendo de cómo pensamos que está más o menos impregnado de vibraciones de energía negativa. Es bueno que las piedras y cristales para uso personal (como los de meditación) no sean tocados por otras personas.

Después de la purificación, el cristal, al igual que una computadora, debe ser programado para el propósito para el que fue elegido. Al igual que en el caso de la purificación, también se pueden utilizar varios sistemas para la programación: el más sencillo es utilizar la fuerza del pensamiento. Mirando intensamente el cristal que tenemos ante nosotros, formulamos la intención con palabras claras y decisivas y, cuanto más intensa sea nuestra implicación, más responderá la piedra a nuestras necesidades. A veces nuestra piedra puede romperse, lo que puede significar que se ha sacrificado por nosotros; podemos perderla o sentir la necesidad de darla, esto es porque ya no tiene nada que darnos, sino que necesita encontrar otro camino. También puede ocurrir que la vibración emitida se descargue sobre el alambre que forma el collar o pulsera al romperlo.

 

Calculando que hay cientos de tipos de cristales usados para la cristaloterapia, sería provocativo enumerar sólo unas pocas propiedades de unas pocas piedras. Además, dependiendo del tipo de uso o tratamiento, es necesario elegir el tamaño apropiado de ciertos cristales. De hecho, se utilizan en piezas rugosas o pulidas, talladas en varios tipos de formas para canalizar la energía en una o más direcciones, así como en todas las formas naturales dictadas por el sistema de cristalización del mineral (por ejemplo: cúbico, trigonal, tetragonal...). Por esta razón, un estudio adecuado se refiere a las docenas de publicaciones sobre el tema, que independientemente de su integridad se pueden encontrar a todos los precios.

Así que si quieres acercarte a la cristaloterapia o te sientes escéptico pero curioso, te sugerimos que elijas personalmente la piedra que parece comunicar "algo" o simplemente la que más nos gusta, podría ser una gran inversión (a veces incluso menos de 1EUR) o el regalo más bonito, y esto porque a menudo te das cuenta de que no somos nosotros los que elegimos el mineral, sino que es lo contrario. Por fin se abrirá un mundo de colores, sombras, formas y silencios vitales, bombardeados como estamos por ruidos y sonidos. Con el cristal se crea una relación de intercambio de energía pura sin condiciones. En un segundo momento, yendo a leer las características y las indicaciones terapéuticas de la piedra elegida, ¡reconocerás patologías personales o la historia de tu vida!

Más comentadas de Emilia Hernández

Beneficios de las piedras curativas

Beneficios de las piedras curativas

Todo lo que nos rodea tiene vida, y lo demuestra de distintas formas como vibrando o creando energía Las piedras y los cristales, vivos y vibrantes, son el encuentro concreto de cuatro elementos de la creación: AIRE, AGUA, TIERRA, FUEGO 21/03/2019