Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Antonio Lerma Garay escriba una noticia?

Píramo y Tisbe

11/05/2018 13:06 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Una tragedia de amor muy parecida a Romeo y Julieta

2018.  A finales el año pasado me tocó evaluar un jardín de niños ubicado en una población oficialmente denominada como “Tierra y Libertad Número dos”, en las cercanías de Quilá, en el municipio de Culiacán.  La evaluación consistía en verificar el estado en que se encontraban las instalaciones, y esto se realizaba en dos jornadas. La joven  directora y  maestra única del plantel atendía un pequeño grupo de alrededor de dieciséis niños de dos grados.

El primer día de la evaluación llegó ella tarde unos diez minutos. Su casa se ubica en un  pueblo cercano, pero en este día especial el “raite” le había fallado. Se veía preocupada por el retardo.  Le dije que no había nada de qué preocuparse, que esas eran cosas que de vez en cuando suceden. Así, pues, iniciamos el primer día de evaluación de las instalaciones escolares.

El segundo día la muchacha llegó media hora antes de la hora de entrada, lo que dio lugar para que conversáramos sobre  el pueblo, sobre el jardín de niños. Me enteré de que su sueldo no llegaba a dos salarios mínimos. ¡Apenas pude creerlo! Son escuelas sujetas a un régimen especial.

Este pueblo se llama también “Píramo Viejo” le dije casi en un tono que más parecía pregunta. Sí, me respondió ella. ¿Usted conoce la historia de Píramo y Tisbe? le pregunté luego de unos segundos. La respuesta de la joven maestra fue negativa.

- ¿Y usted?

Descubrí en su mirada que de mí esperaba una narración sucinta de dicha obra. Para entonces ya varios niños habían llegado al único salón de clases, algunos de ellos acompañados de sus madres. Además yo debía reiniciar la evaluación para regresar a Culiacán ese mismo día, y deseaba hacerlo cuanto antes posible.

Más sobre

-  No –le mentí.

Leí la tragedia de Píramo y Tisbe varias décadas atrás y no había vuelto a recordarla hasta que vi en mis asignaturas el nombre del pueblo en el que me encontraba ese día. Hay quienes aseguran que William Skakespeare se basó en dicha historia para escribir  “Romeo y Julieta, ” lo que sí es cierto es que ambas obras tienen bastantes elementos en común. Ovidio narra esta historia de amor en el Libro IV de “Las Metamorfosis”, que fue publicado el año 8 de nuestra era; la obra del escritor inglés vio la luz en 1597.

La antigua tragedia comienza así: “Era Píramo el joven más apuesto y Tisbe la más bella de las chicas de Oriente. Vivían en casas contiguas, allí donde se dice que Semíramis ciñó de muros de tierra cocida su elevada ciudad. Su proximidad les hizo conocerse y empezar a quererse. Con el tiempo creció el amor. Hubieran acabado casándose, pero se opusieron los padres. Aunque no les dejaban verse, lograban comunicarse por señas y por gestos; no pudieron los padres impedir que cada vez estuvieran más enamorados: y cuanto más ocultan el fuego, más se enardece el fuego oculto.”

Los enamorados se comunicaban a través de una cuarteadura que abría un pequeño espacio entre ambas casas. Debido a que sus padres no autorizaban su relación amorosa, un día deciden huir. Esa noche se verían junto a una tumba, al pie de un árbol llamado moral cuyas frutas son blancas, junto a un manantial.  Fue ella, Tesbis, quien llegó primero a la cita, pero antes de que llegara Píramo se apareció una leona con las fauces ensangrentadas debido a que acababa de devorar una presa.  La muchacha huye hacia una cueva, pero deja tirado su velo. La leona sólo tenía sed, y tras saciarla ve aquella pieza y la destroza. Minutos después llega el joven enamorado quien sólo ve aquel velo y las huellas de la leona. Entonces se echa la culpa por lo que cree la muerte de su amada y sacando su propia daga se la clava en el pecho. Salió Tisbe de su escondite y fue hasta ese lugar que no pudo reconocer debido a que la sangre del joven había tornado aquellos frutos en color morado, mas en el suelo vio a su amor quien en el último instante pudo sólo verla por última vez. Desesperada y loca de amor, Tisbe toma la daga con que se mató su amor la coloca en su pecho y se arrojó sobre ella.

 

Ilustración.  Título: Píramo y Tisbe.  Autor: Pierre-Claude Gautherot. 1799.

 

Y, por si a usted le interesa leer completa esta antigua historia:

http://www.edu.xunta.gal/centros/iescastroalobrevilagarcia/system/files/P%C3%ADramo+y+Tisbe.pdf

 


Sobre esta noticia

Autor:
Antonio Lerma Garay (97 noticias)
Visitas:
2497
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Personaje

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.