Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Latinforme.com escriba una noticia?

Sin un plan, Cristina Kirchner sigue lanzando planes

18/08/2009 10:25 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Argentina no tiene un plan de gobierno. No tiene políticas de Estado. Argentina se puede ajustar claramente a la nueva tendencia de pensamiento light de la sociedad actual que promueve vivir el presente sin importar lo que vendrá. Así su gobierno vive cada día sin pensar demasiado en el mañana (o en realidad sí lo hace, pero en términos de beneficios políticos), poniendo remiendos encima de viejos remiendos.

¿Parte de la estrategia post elecciones legislativas en que perdieron? El viernes de la semana pasada, la presidente argentina, Cristina Fernández de Kirchner, en cadena nacional, anunciaba un plan de empleo bautizado como "Plan de Ingreso Social con Trabajo", el cual prevé la generación de 100.000 puestos de trabajo y una inversión inicial de $ 1.500 millones.

"La primera intervención (del plan) será en el conurbano bonaerense", decía la presidente. La interpretación de El Cronista era la siguiente: "El kirchnerismo busca reactivar así la negociación política con intendentes del conurbano y organizaciones piqueteras". El anuncio, más allá de las interpretaciones políticas, deja mucha tela para cortar y muchos interrogantes. ¿Cómo está realmente la Argentina? ¿Alcanza el plan para reducir de manera sensible la frágil situación social de la población? ¿Y qué hay acerca de la situación fiscal mientras continúa el aumento del gasto público? ¿Qué ha sido de la vida del megaplan de inversiones anunciado en 2008? Argentina, es sin dudas, un país lleno de interrogantes.

El plan es una típica política de estímulo de tinte claramente keynesiano que busca soluciones temporales, mediante una acción que buscará ser coordinada conjuntamente con municipios y gobiernos provinciales, buscando poner en marcha miles de cooperativas de entre 50 a 70 personas, donde se incluirían tareas que van desde el pintado de cordones y escuelas hasta la construcción de cloacas y veredas. La caja nacional se abre de nuevo y los gobernadores e intendentes comienzan a hacer fila para hacerse de parte de los fondos, teniendo que negociar obediencia política.

Para Cristina Kirchner, la pobreza en Argentina responde a una mala distribución de las riquezas: "Hay pobres, pero el problema no es la pobreza, sino la inequidad social y la distribución del ingreso", aunque la realidad indica que cada vez hay menos que distribuir porque la economía argentina se ha estancado y no muestra signos de recuperación.

La marcha atrás con los aumentos tarifarios y hasta el acuerdo con la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), para financiar la transmisión televisiva de los partidos de fútbol, implican nuevas erogaciones para el Tesoro Nacional. Aunque los ciudadanos crean que no tendrán que sacar dinero de sus bolsillos para hacer frente a las mayores tarifas, el dinero de los subsidios que seguirá realizando el gobierno sale de los tributos de la población. Y como en Argentina la estructura tributaria es regresiva (o sea pagan más los que menos tienen) y el gas natural lo utilizan en mayor medida los segmentos de población de mejor situación económica (ya que los más pobres no gozan mayoritariamente de gas natural), nos encontramos con que los pobres terminan pagando el consumo de los ricos ¿Es ésta la redistribución social a la que hace referencia la presidente?

La economía argentina está mal pero no se sabe cuánto. Las distorsiones en las estadísticas oficiales no dejan ver la situación real de la misma. Antes que la presidente hablara por cadena nacional, el ex ministro de economía durante la presidencia de Eduardo Duhalde y la primera parte de la gestión de Néstor Kirchner, Roberto Lavagna, decía: "La economía argentina atraviesa un proceso de estanflación".

Se le puede culpar a la crisis internacional por la situación de Argentina pero no por mucho tiempo más. La recuperación económica está llegando a la región pero no está pasando por todos los países, según destaca Lavagna: "Brasil, Chile e incluso México están comenzando a salir de la crisis, por hablar de los países vecinos, y no hay indicios claros de recuperación en la Argentina".

¿Para qué alcanza el plan anunciado? Definitivamente, el plan sirve de muy poco ya que se encuentra lejos de compensar la caída en el empleo generada por culpa de la crisis externa y de las malas decisiones de política económica que se han y se siguen aplicando. Para peor, el empleo a generar, que con tanta euforia se ha anunciado no resulta un empleo genuino, sustentable en el tiempo. ¿Cuánto tiempo se puede tener a 100.000 trabajadores pintando los cordones de las calles o colegios?

Hace un par de semanas, la Unión Industrial Argentina (UIA), daba cuenta en sus estimaciones de que en lo que va del año, el país perdió 222.000 puestos de trabajo ascendiendo la tasa de desempleo al 9, 3% de la Población Económicamente Activa (el Indec sólo reconoce una desocupación del 8, 4% de la PEA). Si esto es así, entonces el plan no alcanza a compensar el 50% de pérdidas de puestos de trabajo del presente año.

Argentina necesita no solamente de un plan de buena voluntad para generar empleo sino principalmente de un proyecto serio para sentar las bases de un crecimiento sólido de largo plazo para poder alcanzar el verdadero desarrollo económico y dejar atrás el mote de país subdesarrollado. La improvisación es uno de los males del subdesarrollo.

Las reglas claras y predecibles, conjuntamente con la transparencia en las estadísticas son elementos básicos para toda economía que pretende crecer sólidamente. Es por ello que no dejan de asombrarme declaraciones como las realizadas por el director técnico del Indec, Norberto Itzcovich, quien todavía defiende las estadísticas oficiales diciendo: "No es lo mismo el índice de precios que el changuito del supermercado" ¿En qué lugar ha estado viviendo Itzcovich en todo este tiempo? Lo cierto es que, según afirma La Nación, desde enero de 2007: "El retoque de los datos de inflación ahorró al Gobierno más de US$ 16.000 millones al Estado".

Como aquellos alumnos que no estudian para los exámenes, Argentina debería al menos copiar lo que hace por ejemplo Brasil y comenzar a trabajar en un modelo serio de país. No se puede seguir pateando para adelante las obligaciones tales como el pago de los servicios de la deuda, el problema inflacionario, las tarifas, los conflictos con el campo, la mejora educativa y el sistema de salud, entre tantas cuentas pendientes. Si se quiere resolver el problema de la pobreza en Argentina no basta con un pincel y un tarro de pintura.

Horacio Pozzo


Sobre esta noticia

Autor:
Latinforme.com (292 noticias)
Fuente:
latinforme.com
Visitas:
262
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.