Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Raúl Enrique Bibiano escriba una noticia?

Los más pobres de la Ciudad de Buenos Aires, dependientes de planes sociales, sufren el abandono del Gobierno constantemente

28/10/2014 21:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La asistencia a la Salud, a la Alimentación y a la Vivienda Digna, no solo resultan una obligación emanada de la Constitución Nacional Argentina, también lo es desde la Constitución del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, pero mal se cumple

En la Ciudad de Buenos Aires, existen programas específicos destinados a garantizar el derecho a la alimentación. Uno de ellos, es denominado “Ciudadanía Porteña - Con todo Derecho” cuyo beneficio promedio mínimo es de $575, 03, de forma mensual, creado por ley, y el segundo es “Ticket Social” creado por decreto. Cuyo importe básico es de $370, 00 mensuales al beneficiario.

Ambos programas resultan respetuosos de la autonomía personal, las decisiones familiares y la convivencia familiar en tanto otorgan sumas de dinero (en forma de crédito para compras) para que las familias establezcan el contenido y la forma en que se alimentan. De ese modo, tal como se expresa en el decreto de creación, y en la resolución que reglamenta el programa “Ticket Social”, estos programas fueron creados para priorizar la autonomía familiar a partir de la transferencia del Municipio a una tarjeta de compras, para la adquisición exclusiva de alimentos y algunos artículos de aseo personal y limpieza del beneficiado. Siendo excluidos como corresponde, las bebidas alcohólicas, que obviamente es una medida correcta que estos artículos queden fuera de las compras alimentarias.

Hasta allí todo resulta casi perfecto, y digo casi porque difiere mucho entre lo que resulta el costo de la canasta básica y el beneficio para la adquisición de alimentos. Si analizamos que para el mes de setiembre de 2014, el costo de la canasta básica total fue de nada menos que $9.993, 47.- como podemos observar, ninguna de las sumas básicas de cualquiera de ambos planes sociales, pueden contribuir a una sana alimentación para el transcurso mensual de un individuo o de una familia.

Si analizamos los guarismos, nos encontramos que del plan social Ciudadanía Porteña quien recibe una ayuda básica de $575, 03 mensuales, este estipendio dividido por 30 días del mes, resulta en un monto diario de $19, 17 diarios, mientras que el gasto diario de la canasta básica alimentaria del propio organismo benefactor, resulta al mes de Setiembre 2014 en $9.993, 47, lo que representa un equivalente a $333, 11.- diarios.

Peor aún, aquel que percibe el Ticket Social con un beneficio de $370 mensuales como crédito para la adquisición de netamente de productos alimentarios, dado que dividido ese beneficio por 30 días, resulta un monto irrisorio de $12, 33.- que resulta prácticamente el precio de un litro de leche de primera marca.

Pero esto aun no es nada comparado con el desgaste sicológico a que son sometidos los beneficiarios de estos Planes Sociales, dado que la incertidumbre creada por el organismo administrador de los planes, realmente es vergonsozo... Supuestamente las tarjetas se recargan con los fonodos del beneficio pasado el día 20 de cada mes, pero no siempre esto en la realidad es de esta manera.

Tal como luce en la primer imagen gráfica, el depósito de setiembre 2014 para ambos planes, ha sido el 19 de setiembre 2014, ya el mes anterior ocurrió el 27 de agosto y en lo que va del mes de octubre, hasta esta fecha, 28 de octubre no se han realizado ni los depósitos ni se han distribuido en los organismos competentes las planillas que den cuenta de dichos depósitos para brindar información a los beneficiarios.

"La ayuda Humanitaria debe ser genuina, porque si no alcanza para el sustento correcto, deja de ser una ayuda"

Un beneficiario que ha recibido el crédito para obtener alimentos el día 19 de setiembre en medio de una perversa inflación ocurrida en los últimos meses, con el monto de $370 no puede subsistir hasta final de setiembre y con relación al resto del tiempo transcurrido, 28 de octubre de 2014, fecha esta en que aun no recibieron nada, estos beneficiarios viven del aire, ante la insensibilidad del organismo encargado de la distribución de dichos beneficios.

A mayor abundancia, esas almas vulneradas se puede decir que son abandonadas a su suerte y a empujados a undesorden sicológico, porque no es lo mismo estar alimentado y saber que mañana tendrá nuevamente la ayuda, a enfrentarse con la desidia y la inseguridad de cuando será que recibirán la ayuda.

A ello debemos preguntar al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y a los Entes Autarquicos de Contralor sobre el funcionamiento de estos institutos sociales, si ellos recibieran estas magras cantidades para soportar sub-existir todo un mes y recibirlo a la buena de Dios, no sentirían perdida su dignidad? No sentirían  menoscabado sus Derechos Humanos? No sentirían que en vez de una asistencia verdadera, lo que les dan es apenas una beneficio ilusorio con el cual dificilmente se pueda sustentar una familia o individuos altamente vulnerados?

No soy la oposición ni este artículo tiene tintes políticos, muy por el contrario, este artículo tiene que ver y representa la defensa de los Derechos Humanos de todos aquellos en situación de máxima pobreza que no reciben una ayuda genuina y cuya asistencia debe ser recategorizada y ser más acertada con la realidad de una ciudad que padece una constante crísis inflacionaria que supera inclusive los guarismos de los índices y pronosticos del organismo que toma las estadísticas y censos del propio Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

La solidaridad y la ayuda humanitaria, no deben ser tomados como pinzas de meras estratégias políticas, o bien se brinda un auxilio como debe ser, para que los más pobres vean realizada su contención enmarcada en la propia Constitución Nacional y las Constituciones de cada Gobierno Municipal, o violen por completo estos Derechos Fundamentales, los que de esta vergonsoza manera, ya son completamente violados desde el propio estado tutelar.

Si mis dichos fueran infundados, los Tribunales Porteños no estarían abarrotados de juicios de Amparos por actos inconstitucionales respecto a los Planes Sociales ni los Jueces y Camaras de Alzada les darían la razón mediante sus bien fundadas sentencias a los demandantes contra el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, de quienes dependen esos Tribunales y Fiscales del propio Monisterio Publico local.


Sobre esta noticia

Autor:
Raúl Enrique Bibiano (490 noticias)
Visitas:
2175
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.