Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Albireo escriba una noticia?

El Poder del Cambio en la Luna Azul en Acuario 2013.

22/08/2013 18:02 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Entre hoy y mañana atravesamos el umbral de la segunda Luna llena seguida en el signo de Acuario.

La pasada Luna llena, del 22 de julio, se dio en el primer gra do de este signo, y hoy, la segunda Luna llena será en el grado 28 de este signo.

En medio de estas dos Lunas vivimos, el 6 de agosto, la Luna nueva en Leo, signo opuesto a Acuario.

La Luna llena suele ser un tiempo de culminación, cuando aquello que hemos experimentado a lo largo de las pasadas cuatro semanas llega a una conclusión, a una revelación o a una síntesis.

A medida que la Luna se "llena", o se ilumina, alcanzamos un clímax emocional y una liberación de la energía que se ha ido acumulando durante el mes que ha transcurrido desde a pasada Luna llena.

En este sentido es importante recordar que la Luna nueva en Leo ha sido una semilla que ha estado "enmarcada" por dos manifestaciones diferentes de la misma energía de Acuario.

De alguna manera, la primera Luna llena en Acuario abrió un portal que se cierra ahora con esta segunda Luna, y en medio de este portal experimentamos la Luna nueva en Leo.

La energía de Leo está vinculada a la expresión de nuestro Ser Solar, de nuestra autenticidad, de nuestro Yo Soy.

La energía de Acuario, por otro lado está vinculada a la expresión de nuestra singularidad dentro del colectivo, los grupos, la tribu.

Es probable que durante este mes, muchos de nosotros, hayamos enfrentado situaciones que nos han invitado a sostener con coraje nuestra singularidad, o nuestro liderazgo, nuestra autenticidad, o nuestra diferencia, frente a determinado grupo o colectivo.

Este ha sido un tiempo en que hemos tenido la oportunidad de experimentar cuán sólidas están las bases de nuestra Identidad Solar, de nuestro Corazón, de nuestro Amor, de nuestra Expresión y de nuestra Autenticidad.

Para muchos este puede haber sido un periodo en el que nuestro "Yo No Soy" haya aparecido, con sus quejas, sus miedos, sus dudas, sus debilidades, para que pudiéramos ver en que áreas de nuestra vida todavía entregamos nuestro poder y autoridad a otros, en vez de asumir nuestro comando personal, sin miedo a la crítica ni a las miradas ajenas, fuera de presiones y demandas externas.

La Luna llena de esta noche tiene el potencial de traer a la luz realizaciones duras de digerir, a la misma vez que nos ofrece una oportunidad de liberarnos de antiguas limitaciones que nos impiden expresar con libertad lo que somos en lo más profundo de nuestra esencia, y lo que queremos manifestar como plan y propósito para nuestra vida.

Es posible que esta Luna llena resulte ser un pasaje incómodo, a la vez que nos ofrece claridad para enfrentar lo que bloquea nuestra expresión, nuestra autoridad y nuestro liderazgo.

Esta Luna llena nos puede ayudar a despertar la fuerza de la rebeldía como antídoto a las limitaciones que nos hemos impuesto, y así abrir un camino claro y definitivo para la canalización de la nueva energía vital que se quiere expresar a través de nosotros.

El símbolo de Acuario es un hombre que vierte Agua sobre la Tierra. Simboliza la limpieza de lo Antiguo para dar paso a lo Nuevo.

Acuario nos motiva a ser fieles a nosotros mismos, más allá de cualquier presión externa, a no conformarnos, a no dejar que nuestra energía vital se estanque, sino que fluya y que nutra la materia, que es nuestra vida, nuestros frutos, proyectos y anhelos para el futuro y la continuidad de la vida.

La energía de los planetas vinculados a esta potente Luna llena pueden ser desestabilizantes e incómodos de experimentar a nivel energético ya que son energías que desafían el orden establecido, las pautas conocidas, los moldes conservadores, las formas ordenadas y familiares, tanto internas como externas.

Bajo esta Luna llena, Júpiter desde Cáncer, hace una cuadratura con Urano en Aries.

Urano es el regente de Acuario, por lo cual, estamos listos para dar la bienvenida a una gran cambio en nuestra vida, a dar el paso para algo que llevamos tiempo invocando, esperando o anhelando.

Muchos estamos sintiendo este llamado al cambio, y esta Luna nos avisa de su proximidad.

Es probable que la manera en que se manifieste este cambio sea inesperada, o no corresponda a la imagen que nos hemos construido de nuestro devenir, de lo que hemos soñado como futuro para nuestra vida.

Esta Luna trae un elemento sorpresivo, fuera del alcance de nuestro control. Es importante que nos abramos a los acontecimientos con confianza y optimismo, sin miedo a lo diferente o a lo inesperado.

Lo importante es recordar siempre que el ancla, la seguridad y nuestro verdadero sentido de pertenencia está dentro de nuestro corazón; poco importa la forma que el cambio tome, lo importante es que esté conectado con nuestra esencia más profunda, que se nutre del amor, de nuestro amor. Amor hacia nosotros, amor hacia la vida, la familia, la humanidad.

Durante este mes podemos haber sentido que algo no está tan bien como parece, como si hubiésemos alcanzado un callejón sin salida, y no supiéramos cómo y hacia dónde movernos.

Los planetas que gobiernan esta lunación nos invitan a purgar viejas creencias, a soltar lo viejo, y a abrazar lo inesperado ya que el cambio está ocurriendo, nos guste o no, lo aceptemos o no.

Tanto Urano como Saturno gobiernan a Acuario.

Urano nos ofrece la visión mientras que Saturno nos da las herramientas para anclar esta visión en la realidad.

Urano es el agua de Acuario que nutre la Tierra de Saturno. Ambos planetas tienen roles importantes bajo esta lunación.

Desde Aries, Urano comanda nuestro despertar, empujándonos, sí o sí, a que rompamos con las cadenas de cualquier situación que nos impide ser quienes somos, que nos impide expresar nuestra verdad.

Este es un tema personal e individual que tiene un impacto directo en el colectivo.

Nuestro despertar personal, nuestra responsabilidad con sostener nuestra verdad personal, es nuestra contribución a que las mentiras sobre las cuales nuestro mundo actual se sustenta se debiliten.

Esta Luna llena nos invita a que reconozcamos que comprometernos con nosotros mismos es comprometernos con el mundo.

Urano es parte de una Gran Cuadratura que se está formando entre Júpiter en Cáncer, Plutón en Capricornio y Venus en Libra y que aumentará en potencia hasta el 26 de Agosto.

Esta Cuadratura Cardinal probablemente traerá revelaciones importantes en el área de nuestras relaciones y nuestras finanzas, así como desafíos vinculados a nuestros valores y creencias más profundos.

A partir de esta Luna llena podemos experimentar cambios importantes en nuestra actitud hacia el amor, el dinero, el poder, el sexo, la libertad, el compromiso.

Es probable que atravesemos por sentimientos de insatisfacción que nos empujan a movernos, a romper con lo conocido, a salir de la rutina, a arriesgarnos.

Más sobre

Si no colaboramos voluntariamente con esta energía de cambio, lo más probable que eventos externos a nosotros nos empujen a hacerlo. Nos toca a nosotros elegir si participamos de este movimiento cósmico, o si le damos poder a nuestras resistencias y nuestros miedos .

El poder de Urano es crear situaciones externas que son reflejos de la necesidad interna de cambio que hemos ignorado o negado en el pasado.

Uno de los desafío más grande que estamos experimentando en estos momentos tiene que ver con la reestructuración de nuestras relaciones.

Es en este campo que necesitamos fortalecer la expresión de nuestro verdadero Ser, de nuestro ser Auténtico.

Necesitamos coherencia para canalizar la verdad de nuestro corazón de manera abierta y plena. Necesitamos también mirar con claridad y transparencia quienes somos (o no somos) en la relaciones en las cuales nos somos capaces de expresarnos auténticamente.

Esto puede ser por falta de confianza personal, como también puede ser porque otras personas no aceptan nuestra verdad.

A medida que cambiamos y nos alejamos de la realidad colectiva impuesta, o que nuestros seres queridos no nos acompañan o no se mueven en la misma dirección que nosotros, vamos sintiendo una división que se agranda con el tiempo y que nos causa confusión, dolor.

Nuestro corazón puede sentirse bajo mucha presión ya que la necesidad de estar anclados en nuestra verdad es cada vez más profunda.

El verdadero desafío está en soltar y dejar ir las relaciones que no nos hagan sentir como en casa, que no nos hacen sentir cómodos, libres, abiertos y seguros para expresar esta verdad que quiere manifestarse como nueva realidad para nuestra vida.

Algunas personas en nuestra vida no querrán soltar con facilidad, tal vez intenten que volvamos de vuelta al lugar en el que estábamos antes, un lugar con el cual ya no resonamos, en el cual ya no nos reconocemos.

Este puede ser un tiempo de drama o conflictos vinculares, ya que es a través de la fricción que éstos crean que podemos encontrar el coraje para culminar la separación necesaria para nuestra evolución.

Nos podemos sentir rechazados o criticados, juzgados o evaluados, como respuesta a nuestra falta de voluntad de comprometer nuestra verdad.

Nuestro corazón puede palpitar más rápido de la cuenta, podemos sentir nauseas, incomodidad en el plexo solar, pesadez, agotamiento, tristeza, pereza, inercia.

Estos son síntomas del cambio que vivimos internamente y de la fractura con el exterior. Estos son los síntomas de Urano rompiendo con antiguo y abriendo paso para lo nuevo.

Es importante recordar que también detrás de cualquier crisis late el rostro de la oportunidad. Cuando nuestro corazón ha sido herido es cuando tenemos una verdadera oportunidad de sanación.

Si logramos atravesar el umbral del dolor, sin huir, sin distraernos y sin traicionarnos, podemos sanar y reintegrar desde las sombras este dolor que se visibiliza.

Cuando somos capaces de hacer esto, recuperamos la energía que invertíamos hacia fuera para nosotros mismos, y así solidificamos y consolidamos nuestro poder personal para abrirnos camino con más confianza, amor y valor.

A medida que vamos encontrando más fuerza interna para la compasión y el amor hacia nosotros mismos, podremos seguir integrando las partes más sensibles de nuestro ser, las más olvidadas y abandonadas, las que, al no poder sostenerse frente a las vibraciones más duras de nuestro entorno, se alejaron y se escondieron en las sombras de nuestro inconciente.

Saturno en Escorpio está muy cerca del Nodo Norte de la Luna y juntos son parte de un Gran trino de Agua junto a Júpiter en Cáncer y Chirón (el sanador herido) en Piscis.

Este Gran Trino nos ayuda a soltar patrones y creencias destructivas de culpa, para movernos en nuestro camino con una mayor aceptación hacia nosotros mismos y los demás.

Todos llevamos, en mayor o menor grado, una carga de vergüenza por nuestras acciones pasadas que nos pueden llevar a la culpa, una de las energías más destructivas y tóxicas que contamina nuestro proceso de liberación y evolución.

Igualmente podemos, conciente o inconcientemente, culpar a otros por nuestra situación, ya sean amigos, familiares o parejas.

Este es un tiempo para dejar ir las culpas y las acusaciones y simplemente aceptar que todo lo que ha acontecido en nuestra vida ha sido un aprendizaje que ha contribuido a lo que somos hoy.

Aceptarnos y amarnos, es aceptar y amar nuestro pasado.

El remordimiento, la culpa, la pena, la rabia no son parte del presente, y este es un momento en que podemos aprender a aceptar que todos los que hemos conocido, y todo lo que hemos hecho hasta ahora, es parte integral de nuestro desarrollo, y de nuestro proceso evolutivo .

El Nodo Norte de la Luna nos invita a soltar cualquier peso muerto y Saturno nos desafía a que seamos verdaderamente honestos con nosotros mismos sobre qué exactamente es lo que debemos dejar ir y soltar.

Tanto el Nodo Norte como Saturno están vinculados al Karma (las deudas del pasado) mientras que Júpiter nos invita no tanto a dejar ir el pasado como a reconciliarnos con él.

Cuando lo hacemos nos sentimos más livianos y más libres para caminar sin miedos, culpas, vergüenzas y castigos.

Acuario es el signo del futuro.

Bajo esta Luna podemos sentir un llamado a querer dejar un legado a través de nuestra expresión, de nuestros hijos, o de nuestro liderazgo.

La Luna llena en Acuario nos recuerda que no podemos crear un legado solos, necesitamos nuestros ancestros, que vinieron antes que nosotros y araron la Tierra para que nuestras semillas florezcan; necesitamos aliados en el presente, que nos ayuden a cuidar de las plantas que sembramos; necesitamos manos futuras para que la continuidad de nuestro sueño florezca y se expanda.

Para que esta continuidad que es la vida se manifieste, nuestro propósito personal debe estar alineado con el colectivo.

El 22 de Agosto el Sol hace su entrada anual en Virgo. Virgo nos muestra cuál es la mejor manera de servir a la Humanidad.

Nos enseña a usar los dones, regalos y talentos que hemos despertado en Leo para servir a otros. Este es el mensaje que nos ofrece esta Luna : tomemos todo lo vivido y aprendido y compartámoslo con los demás.

Estamos creando una Nueva Tierra juntos. Cada corazón cuenta y es necesario para sostener el cambio.

(Por último está Luna llena en Acuario está vinculada a la Luna nueva en este signo del 10 de Febrero de este año. Si recapitulamos podremos hacer una conexión esclarecedora. Feliz Luna llena a todos y todas!)

ir a; Meditación de Luna Llena 21 Agosto 2013

MAS INFO: http://buenasiembra.com.ar/esoterismo/articulos/el-calendario-de-13-lunas-un-vehiculo-de-liberacion-904.html


Sobre esta noticia

Autor:
Albireo (620 noticias)
Fuente:
portal11acuario.blogspot.com
Visitas:
185
Tipo:
Reportaje
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.