Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Eduardo Ramos Campagnolo escriba una noticia?

POLÍTICA - Argentina- Del "vamos por todo" a la dictadura popular- Fuente: Periódico El Litoral-

19/08/2012 08:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imageCrónica políticaDel "vamos por todo" a la dictadura popular Rogelio Alaniz "Una nación está en peligro cuando su presidente habla todos los días y se cree la persona más importante del país". Arturo IlliaLa hipótesis sería la siguiente: cuando la presidente dice 'vamos por todo', lo que está reclamando es más poder o todo el poder. En tiempos de Juan Manuel de Rosas hubiéramos dicho "la suma del poder público"; hoy ella dice 'vamos por todo'. ¿Dónde reside la diferencia? En los matices. O, para ser más precisos, en las posibilidades. Se aspira al poder absoluto, pero a los límites a veces los ponen las instituciones, a veces la sociedad. Cuando las instituciones son avasalladas o la sociedad es fracturada o alienada detrás de la voluntad del líder, la dictadura está a la vuelta de la esquina.A 'vamos por todo' se lo puede traducir al lenguaje de la teoría política, y en esa línea no es arbitrario arribar a la conclusión de que se reclama la dictadura. 'Vamos por todo', entonces, es 'vamos por la dictadura'. ¿Y eso qué significa? La concentración de todo el poder y la perpetuidad.En los lejanos tiempos de los romanos la dictadura estaba reconocida como una solución excepcional controlada por el Senado y acotada en un tiempo preciso. A los totalitarismos del siglo veinte esas delicadezas no les hicieron perder el sueño. Pasaron los años y los siglos, pero la pulsión brutal por el poder se mantuvo intacta. Los hombres ansían el poder por diversas razones, pero en todos los casos su íntimo deseo secreto es abusar de él. Continuemos. La dictadura reclama del dictador, el hombre o la mujer que desde el poder 'dicta' su voluntad. El dictador 'dicta' y nadie puede responderle o contradecirlo. Su voluntad es absoluta. Desde el balcón, la tarima o el atril el dictador es una suerte de Dios, cuya palabra es infalible.No hay dictadura 'popular' sin estos detalles: un escenario y una verborragia. El discurso es un artefacto decisivo para montar las grandes escenografías. El dictador suele disponer de una incontenible pulsión por lo que un ensayista español calificara como 'la locuacidad morbosa', ese afán de hablar todos los días a una platea dócil, obsecuente o resignada. El ejemplo de Chávez es elocuente y el de nuestra señora, patético.¿El gobierno de los Kirchner es una dictadura? No lo es, pero Ella y sus secuaces no le hacen asco a esa posibilidad. Por lo tanto, muy bien podría decirse que el régimen todavía no tiene el rostro de una dictadura, pero no porque sus gobernantes no quieran sino porque todavía no pueden.Todas las semanas el poder inicia o reanuda batallas destinadas a quebrar resistencias. Los enemigos preferidos suelen ser los periodistas. La afirmación merece una advertencia: los enemigos son los periodistas que no comulgan con el poder, porque, bueno es saberlo, la señora no tiene problemas con los diarios, las radios y los canales que la halagan; a quienes detesta es a los periodistas que la critican, o que contrastan sus palabras y sus hechos. Ese es su problema, no otro.La palabra ética está ausente en su vocabulario a la hora de explicar los actos de Boudou o el origen de la fortuna de su marido, pero se acuerda de la ética cuando habla de la libertad de prensa. La señora no inventa la pólvora, cuando dice que hay periodistas corruptos. Por supuesto que los hay, pero no estaría de más recordarle a una opinión pública a veces distraída, a veces encandilada y a una presidente que en estos temas juega con naipes marcados, que el principal centro de corrupción de los periodistas es el gobierno.Entonces, ¿no hay libertad de prensa? Más o menos. Si me exigen una respuesta rápida, diría que en la Argentina lo que hay es una prensa que resiste. Resiste como puede. Lo hace desde sus lugares, sus intereses y sus ideologías, pero resiste.Otra respuesta tentativa sería: hay una libertad de prensa acosada, asediada, agredida. Al respecto, basta pensar lo que sería de nuestro país si no existieran Clarín, Perfil y La Nación. Imagino las imputaciones: agente de la prensa cipaya, operador de Magnetto, vendido a la sinarquía y otras lindezas por el estilo. No me alcanzan esas injurias, porque a la hora de defender la libertad, todos los perseguidos, intimidados o marginados debemos estar juntos.Las batallas del régimen hoy incluyen a los gobernadores. Los atropellos contra Scioli y Macri, los brutales operativos desestabilizadores y destituyentes contra sus gestiones, demuestran el futuro que les espera a gobernadores que no se postren ante el poder.La memoria es falible, pero honestamente no recuerdo que alguna vez hayamos padecido a un mandatario con una vocación tan definida y obsesiva por lastimar, humillar y ofender. No digo que es lo único que sabe hacer, pero es lo que mejor le sale.La presidente posee una incapacidad absoluta para dialogar. Sus impedimentos para ejercer el arte igualitario de la conversación, se parecen a un bloqueo emocional. Su relación con los gobernadores es de 'ordeno y mando'. Sus desplantes a políticos respetables como Bonfatti o De la Sota, se confunden con la grosería y la mala educación. Volvamos a los gobernadores. En tiempos de la dictadura de Rosas, Varela, Alberdi y Echeverria percibieron que al dictador no lo iban a derrotar con los poemas de los exiliados de Chile y Uruguay. Fueron los errores y fracasos los que les permitieron arribar a la conclusión de que a Rosas se le debía oponer alguien que dispusiera de un poder parecido al de él. Ese alguien, como lo dirá después Alberdi, debía ser un caudillo. Lúcido y atento, Echeverría dedicó el 'Dogma socialista ' a Urquiza. Era toda una señal. Dos años después, el caudillo entrerriano se levantaba contra le despotismo del puerto de Buenos Aires controlado por Rosas.De aquellas turbulencias han pasado más de ciento cincuenta años. De la Sota no es Urquiza y la señora no es Juan Manuel, pero los dilemas del federalismo político y fiscal subsisten, como subsisten las pretensiones del poder por asfixiar a las provincias. Las enseñanzas de la historia son muy claras. Cuando la opresión se hace insostenible, cuando la voracidad del poder central transforma a las provincias en cenicientas mendicantes y famélicas, la rebelión de los gobernadores puede ser una esperanza.Se sabe que nunca ha sido fácil iniciar la resistencia al poder. Urquiza, en su momento, estuvo solo, pero una semana después de Caseros los mismos que le habían dado la espalda o habían mirado para otro lado, se sumaron a su convocatoria y marcharon diligentes y leales a San Nicolás. De esas miserias y debilidades está hecha la madera humana¿Quién será el Urquiza que hoy se plante frente al poder central y convoque a la resistencia de los gobernadores? ¿Quién será el Roca que organice una liga de gobernadores destinada a resistir el avasallamiento del poder unitario? ¿De la Sota, Bonfatti, Scioli, Macri? En el poder territorial de las provincias reside una posibilidad seria y eficaz de resistencia a las pretensiones cesaristas de la señora.La pedagogía oficialista en las escuelas a través de "los chicos de la Cámpora' ya entra en el terreno de lo grotesco y perverso. En estos temas no hay manera de equivocarse: el afán de adoctrinar a los niños con las verdades oficiales, será siempre una pretensión totalitaria, de izquierda o de derecha, pero totalitaria al fin. 'La razón de mi vida', el texto canónico del viejo peronismo, el texto cuya lectura obligatoria se extendía a colegios, escuelas, universidades y cuarteles, ahora será reemplazado por la estética de Forster o Feinmann o, por qué no, de Tinelli o Maradona, los dos arquetipos de la cultura nacional que venera el populismo criollo.Por último, importa saber que la propuesta de reformar la Constitución es la antesala de la dictadura, la concreción del proyecto por eternizarse en el poder. La señora y su séquito avanzan a paso redoblado en esa dirección. Todo estará permitido. Convencerán a los que puedan, corromperán a los que se dejen e intimidarán al resto.Sobre estos temas no hay nada nuevo que agregar, A lo largo de la historia de la humanidad, a los dictadores y a los aspirantes a dictadores se los reconoce por ese afán compulsivo de ejercer el poder. Desde los tiempos de Nerón y Calígula a la fecha no ha habido novedades importantes. Los liberales conocían de esa pasión desbordante porque la habían sufrido y es por eso que se empeñaron en ponerle límites. En cualquier caso, siempre se trató de que una persona no disponga de demasiado poder. Que el poder rote, alterne, cambie. No fue sencillo arribar a ese consenso. En el camino hubo guerras civiles, degollinas, ajustes de cuentas, pero los países democráticos, luego de tortuosas experiencias, aprendieron una lección que para nosotros sigue siendo una asignatura pendiente.image Gestual. La presidente aparece cada día más histriónica en sus frecuentes mensajes al país. Foto: EFE


Sobre esta noticia

Autor:
Eduardo Ramos Campagnolo (93 noticias)
Fuente:
elblogdeeduardoramos.blogspot.com
Visitas:
244
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.