Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

Los políticos lo entienden al revés: China ha disminuido su manipulación del yuan, por eso se está depreciando

10
- +
18/10/2019 03:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageLas tensiones comerciales entre Estados Unidos y China siguen aumentando. En el penúltimo drama del conflicto, Donald Trump ha acusado a China de manipular su moneda para aumentar ilegítimamente su competitividad, y el gobierno de Estados Unidos ha designado oficialmente a China como «manipulador de moneda». Las acusaciones de que el gobierno chino se dedica a la manipulación de divisas no son nuevas. Se remontan al menos a 2006, cuando Hank Paulson, ex secretario del Tesoro de los Estados Unidos, inició una ronda de negociaciones con Pekín con el objetivo de aumentar el valor del yuan e iniciar una apertura en los mercados financieros chinos.

El propósito de este artículo es dilucidar hasta qué punto el gobierno chino se involucra en la manipulación de la moneda.1

El tipo de cambio Yuan frente al Dólar: desde 2005 hasta 2019

Washington acusa a Pekín de manipular su moneda principalmente a través del movimiento del tipo de cambio. La acusación es que el gobierno chino devalúa su moneda para hacer más atractivas sus exportaciones y ganar competitividad artificialmente.

Hasta mediados de 2005, el Banco Popular de China estableció un tipo de cambio fijo entre su moneda y el dólar, de 8, 28 yuan por dólar. El régimen de tipo de cambio fijo se reintrodujo durante la Gran Recesión; de julio de 2008 a junio de 2010, el yuan estuvo a un tipo de cambio fijo de 6, 83 yuan por dólar.

Entre 2005 y 2008, y de nuevo desde 2008 hasta ahora, hubo un régimen de flotación sucia para el tipo de cambio, en el que el banco central de China estableció bandas de fluctuación para el yuan, y se le permitió fluctuar dentro de esas bandas. En la práctica, esta sucia flotación termina funcionando como un tipo de cambio gestionado directamente por el banco central. El gráfico muestra la evolución del tipo de cambio en los últimos años, así como la evolución del régimen cambiario en China.

imageCuando se tiene en cuenta un marco temporal más amplio, las acusaciones de gestión de divisas con fines de devaluación no están muy bien fundadas. Desde que se abandonó el régimen de tipo de cambio fijo en julio de 2005, el yuan ha ido ganando valor hasta 2014. Sin embargo, entre 2014 y agosto de 2019 ha habido una devaluación considerable. A pesar de ello, el yuan sigue siendo hoy en día un 17, 5 por ciento más valioso en términos de dólares que en 2005.

image El tipo de cambio real: el efecto de los precios internos

Para ver el aumento real de la competitividad que el tipo de cambio puede proporcionar, debemos tener en cuenta el tipo de cambio real. De este modo, para que haya un aumento de la competitividad, cualquier depreciación de la moneda no debe ir seguida de un aumento de los precios internos. A pesar de ello, estos aumentos de competitividad tienden a ser transitorios y a menudo se asocian a otros problemas.

Veamos cómo se ha movido el tipo de cambio real de EE.UU. y China desde 2005. Este indicador mide la evolución del tipo de cambio real del país en cuestión frente a 143 países (y se pondera en función de la importancia de cada uno de los socios comerciales del país).

La forma de leer el gráfico es la siguiente: un valor de 100 indica que el país no ha perdido ni ganado competitividad a través del tipo de cambio (en comparación con la situación de 2005). Un valor superior a 100 implica una pérdida de competitividad frente a los interlocutores comerciales debido al tipo de cambio real. Un valor inferior a 100 implica una ganancia de competitividad frente a los interlocutores comerciales debido al tipo de cambio real.

imageComo podemos ver, la moneda china se ha apreciado casi un 39% entre junio de 2005 y agosto de 2019. En el mismo período de tiempo, el dólar estadounidense se ha apreciado en un 11, 9 por ciento.

Por lo tanto, parece que una vez más, si se tiene en cuenta un período de tiempo suficientemente largo, las críticas a la manipulación de la moneda china son infundadas.

La trinidad imposible

En economía, la trinidad se entiende como el intento de la autoridad monetaria de llevar a cabo las tres políticas siguientes simultáneamente:

Un tipo de cambio fijo o gestionado de forma centralizada

Política monetaria autónoma (por ejemplo, el BC que establece una tasa de descuento)

Libre circulación de capitales

La trinidad imposible implica que la autoridad monetaria debe prescindir de al menos uno de los tres puntos anteriores.

Las políticas monetarias que difieren entre dos zonas tienden a reflejarse en el tipo de cambio y en los niveles de inflación (precio externo y precio interno de la moneda). Si una zona tiene una política monetaria muy expansiva, se espera que tenga una mayor inflación y que el tipo de cambio se deprecie. (Para una explicación detallada de las teorías que explican los movimientos del tipo de cambio, haga clic aquí.) Si se quiere evitar que el tipo de cambio se mueva cuando se aplica la política monetaria, los controles deben extenderse a la libre circulación de capitales. Esto es precisamente lo que hace China.

Por lo tanto, China mantiene un tipo de cambio controlado al tiempo que aspira a tener una política monetaria autónoma. Lo único que queda entonces es prescindir de la libre circulación de capitales.

Los EE.UU. han estado ejerciendo presión sobre China durante años para eliminar, o al menos suavizar, los controles de capital y dejar de intervenir en su mercado de divisas y hacer la transición a un régimen de tipo de cambio de flotación libre.

La presión ejercida por los países occidentales sobre China para que cambie el régimen cambiario ha funcionado hasta cierto punto. Las bandas que permiten que el yuan fluctúe han ido aumentando gradualmente, dejando cada vez más espacio para que las fuerzas del mercado actúen sobre el tipo de cambio. En 2005, la banda de fluctuación era sólo el 0, 3 por ciento del tipo de cambio fijado por el banco central. Luego, fue de 0, 5 por ciento en 2007, 1 por ciento en 2012, y ha sido de 2 por ciento desde 2014. Sin embargo, el valor central de estas bandas sigue siendo fijado por el banco central.

Más sobre

Los controles de capital se han debilitado cada vez más con el paso de los años. Antes de 2009, a las empresas chinas se les prohibía tener dólares. También se prohibió a los ciudadanos chinos realizar transacciones comerciales internacionales en moneda china y exportar divisas fuera de China. Por lo tanto, era casi imposible para una empresa fuera de China tener yuan, y también era muy difícil para una empresa china tener dólares. Como resultado, todas las transacciones internacionales tenían que pasar por el banco central, que podía fijar el precio que consideraba apropiado para su moneda.

Desde 2009, China ha liberado las transacciones en cuenta corriente, la mayoría de las cuales son transacciones comerciales. Sin embargo, las restricciones a los movimientos de capital siguen siendo muy intrusivas. Esto implica que desde 2009 los flujos comerciales han ejercido presión sobre el precio del yuan, aunque los flujos financieros todavía no tienen esa capacidad (aunque las operaciones financieras a menudo se disfrazan de operaciones comerciales con el objetivo de evadir los controles de capital). La apertura de los flujos comerciales en dólares, junto con un tipo de cambio gestionado de forma centralizada, obliga al banco central chino a intervenir en el mercado monetario comprando y vendiendo dólares para mantener el precio fijo de su moneda si el tipo de cambio abandona las bandas de fluctuación.

En 2016, el Fondo Monetario Internacional (FMI) introdujo el yuan como moneda de reserva al emitir derechos especiales de giro (DEG, la moneda emitida por el FMI). A cambio, se han eliminado algunos controles de capital en China. Esta medida tiene por objeto establecer el yuan chino como moneda de referencia en el comercio internacional y como moneda de reserva para otros bancos centrales.

Se supone que China está buscando una liberalización gradual de los controles de capital mientras que simultáneamente deja de intervenir en el mercado cambiario para completar su transición a un régimen de libre flotación. La queja de Washington es que mientras la transición tiene lugar, las autoridades chinas aprovechan la oportunidad para devaluar su moneda y dar un nuevo impulso a las exportaciones chinas.

La reciente devaluación y su relación con el uso de las reservas internacionales

Desde 2014, el valor del yuan ha disminuido frente al dólar. El tipo de cambio ha pasado de 6 yuan por dólar a 7 yuan por dólar en agosto de 2019, una devaluación del 16, 3 por ciento. Es el reciente movimiento del yuan lo que está provocando las quejas de Washington.

Sin embargo, los recientes movimientos de los tipos de cambio pueden explicarse mejor por razones externas que por las políticas de devaluación de China. El Banco Popular de China controla el tipo de cambio comprando y vendiendo dólares. Cuando el tipo de cambio se mueve en una dirección, el banco central lo «empuja» en la dirección opuesta comprando o vendiendo dólares hasta que el tipo de cambio vuelve al precio fijado por el banco central. Si hay presiones sobre el tipo de cambio para que se aprecie, esto significa que el banco central debe comprar dólares en el mercado y vender yuan. Esto a su vez hace que el dólar escaseen y el yuan sea más abundante, por lo que la apreciación se detiene. Esto es lo que ha hecho el Banco Popular de China desde que permitió que su moneda flotara en 2005, lo que provocó la acumulación de enormes reservas de dólares. Por el contrario, cuando el tipo de cambio tiende a la depreciación, esto requiere que el banco central venda dólares mientras compra yuan y los saca de circulación. Esto es lo que ocurrió entre 2014 y enero de 2017 y mucho menos en 2018.

imageComo se puede ver en el gráfico, el Banco Popular de China ha estado vendiendo enormes cantidades de dólares en el mercado desde junio de 2014 con el fin de defender el precio de su moneda. Después de vender casi el 25 por ciento de sus reservas en poco más de un año, el banco central de China decidió que no era capaz de mantener el tipo de cambio y decidió devaluar gradualmente su moneda hacia finales de 2015. En enero de 2017, comenzó una nueva fase de acumulación de dólares. Sin embargo, en lugar de seguir acumulando divisas, el banco central chino decidió rápidamente aumentar el valor del yuan de nuevo. En 2018 se produjo el movimiento contrario.

Esto significa que, a pesar de las apariencias, el Banco Popular de China está moviendo el tipo de cambio en función de la situación del mercado. En lugar de acumular o disminuir las reservas, como ha hecho en el pasado, el banco está dejando que el tipo de cambio se mueva en lugar de tratar de arreglarlo comprando o vendiendo dólares en el mercado. En otras palabras, se podría decir que el banco central chino ha estado tomando medidas que implican una menor intervención en el mercado de divisas desde finales de 2015.

Esto no significa que el Banco Popular de China no tenga la intención de utilizar el tipo de cambio con fines de devaluación como otro medio de ejercer presión en la escalada de las medidas proteccionistas en Washington y Pekín. Sin embargo, y a la luz de los datos de que se dispone actualmente (agosto de 2019), las recientes fluctuaciones de los tipos de cambio no parecen ser una respuesta a una devaluación prevista destinada a aumentar la competitividad de las exportaciones chinas.

Conclusión

Las críticas a China por devaluar su moneda no parecen justificadas si tenemos en cuenta que tanto el tipo de cambio nominal como el tipo de cambio real del yuan se han apreciado considerablemente desde 2005. De hecho, el tipo de cambio real se ha apreciado más en China que en los Estados Unidos desde que China dejó de utilizar el régimen de tipo de cambio fijo en 2005.

La depreciación del yuan desde 2014 es más una respuesta a los movimientos del mercado que una devaluación planeada para ganar competitividad ilegítimamente. China incluso gastó casi el 25 por ciento de sus reservas en dólares tratando de mantener el precio del yuan entre 2014 y 2017. Desde 2015, y especialmente desde que el yuan entró en la cesta de divisas de reserva del FMI en 2016, el banco central chino ha dejado que su moneda fluctúe de forma más agresiva con menos intervenciones en el mercado cambiario.

Curiosamente, Estados Unidos han estado pidiendo al Banco Popular de China que no interviniera en el mercado de divisas durante años, al menos desde 2006. Ahora que el banco central chino ha decidido reducir sustancialmente sus intervenciones en el mercado de divisas, hay quejas de los EE.UU. ? el mismo gobierno que ha estado exigiendo tal medida durante más de una década. La diferencia es que desde la crisis bursátil china, la presión sobre el yuan ha sido depreciarse y no apreciarse como en el pasado.

Queda por ver si el gobierno chino está dispuesto a dejar que su moneda se aprecie si las presiones del mercado la afectan de nuevo.

Publicado originalmente en UFM Market Trends

El artículo original se encuentra aquí.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (1636 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
211
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.