Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

Por qué el populismo de Sanders es el peor tipo de populismo

27/03/2020 03:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageMichael Moore, santo patrono de los pozos de agua envenenada, las colas de espera en los hospitales y el cinturón del óxido, ha decidido colaborar con el establecimiento, mientras que se muestra poético sobre los pobres. Puede que se equivoque mucho, pero en 2015 tenía toda la razón sobre Trump : la gente quería votarle en masa porque simbolizaba el cóctel molotov que podían lanzar al sistema. La victoria de Trump como populista señalaría el «mayor j&dete» en la historia estadounidense, y así fue. Pero no fue el final de la revuelta populista ni su plena realización, y ciertamente hizo menos para apaciguar a la izquierda radical que el tiempo que pasaron gritando al cielo . Fue simplemente el comienzo, el primero de muchos cócteles incendiarios.

Incluso si Joe Biden se las arregla para esquivar las preguntas sobre su salud mental (o las consecuencias de su supuesta detención en la Sudáfrica del apartheid ) y el portavoz del Partido Comunista Chino Mike Bloomberg conecta sus miles de millones con los Demócratas correctos, Bernie Sanders sigue siendo el líder Demócrata en el Super Martes. Si su trato injusto por la CNN, MSNBC, y el New York Times junto con el retorno kármico del engaño de la colusión rusa (esta vez señalando su camino) son algún indicio, Sanders amenaza al establecimiento Demócrata de la misma manera que Trump lo hizo con los RINOs (Republicanos sólo de nombre) y el pantano en 2016. Sanders ofrece una visión de futuro que no concuerda con los diseños del estado profundo para América, ciertamente no con aquellos que son apreciados por las corporaciones Demócratas como Pelosi y Schumer. Es un populista, sin duda, y se está volviendo más popular cada día.

La decisión a la que se enfrenta Estados Unidos el 3 de noviembre es la decisión que le robaron el 8 de noviembre de 2016: entre un populista de izquierdas y un populista conservador nacionalista. Debbie Wasserman Schultz, Hillary Clinton, Tim Kaine, Donna Brazile, Podesta, y los principales medios de comunicación conspiraron con éxito para matar el movimiento de Sander entonces, que sólo envalentonó a sus seguidores progresistas y a la base de los BernieBro. Los mismos genios que amañaron las primarias Demócratas hace cuatro años están intentando hacer lo mismo otra vez, y esta vez sus esfuerzos serán contraproducentes. Su miedo y oposición continuará excitando al populismo de izquierda, como la oposición de los RINOS al Tea Party, hasta que sean consumidos por él o se les quite de en medio. Es desafortunado que el Partido Demócrata esté tan fuera de contacto, tan improbable y tan condenadamente corrupto, porque su fracaso aquí significa que una vez más, el resto de América se verá obligado a resolver un problema que el establecimiento creó.

Mientras que Sanders y sus partidarios reconocen muchos de los problemas que enfrenta Estados Unidos y que los partidarios de Donald Trump quieren que resuelva, la gente de Bernie, por supuesto, tiene en mente «soluciones» muy diferentes.

Aunque tanto Trump como Sanders han sido llamados populistas, la marca de populismo de Sanders es en última instancia colectivista, no individualista. Se centra en lo urbano y es antagónico al Estados Unidos rural (recordemos la declaración de Jefferson en 1785 de que «las turbas de las grandes ciudades añaden tanto al apoyo del gobierno puro, como las llagas a la fuerza del cuerpo humano»). El populismo de izquierdas tiende a ser ateo; anticapitalista; grande en eugenesia y control de la población; hostil a los empresarios; convencido de que Estados Unidos es un lugar malvado; enemigo de la familia nuclear; anticristiano; antisemita; consciente de la clase y la raza; utópico; y ?a pesar del veneno del pensamiento posmoderno? una vez más racionalista epistemológicamente en oposición a empirista, lo que significa que todos ellos están a favor de forzar a la humanidad a ajustarse a su visión en lugar de refinar una visión para acomodar a la humanidad. La izquierda populista rehúye la responsabilidad pero exige derechos, y le aterroriza la libertad. Con la democracia directa esperan nivelar todas las diferencias de la sociedad ? para derribar las montañas y llenar los valles ? de ahí su aversión al colegio electoral y al tan deseado sistema de controles y equilibrios del país. El Estados Unidos que busca la izquierda populista es uniforme en pensamiento y credo humanista. Allí, no sólo se dirige la economía, sino la vida misma, microgestionada por la multitud desde el nacimiento hasta la muerte.

Estas últimas declaraciones pueden parecer hiperbólicas. Después de todo, Sanders es supuestamente un socialista democrático, no un comunista en toda regla. Es, sin embargo, una pendiente resbaladiza que desea llevar a Estados Unidos por el camino de la servidumbre, hacia esa utopía que ve varias industrias socializadas, la riqueza redistribuida, y la economía al revés haciendo el lunático New Deal Verde. Las políticas destructivas y el crecimiento exponencial del gobierno harán que su socialismo democrático se convierta rápidamente en antidemocrático o más abiertamente socialista, mientras cojean a los Estados Unidos y dan al Partido Comunista Chino una carrera indiscutible hacia la hegemonía mundial.

La candidatura de Bernie Sanders debe tomarse mortalmente en serio, y no sólo porque 100 millones de personas fueron asesinadas por los mismos regímenes y políticas socialistas que él ha alabado en las últimas décadas. Si el Partido Demócrata va a volver a congelarlo, debe explicar por qué y su explicación debe ser satisfactoria para los izquierdistas, de lo contrario el partido se ha resignado a ser el partido de los corporativistas liberales y verá el nacimiento de un nuevo partido progresista impulsado por el populismo de izquierda. Si el Partido Demócrata lo abraza, lo mejor será que se ocupen de su administración, de lo contrario verán como destruye el sistema en el que todos confiamos. Si se convierte en su candidato y tiene la fuerza cardiovascular para, de alguna manera, mejorar el triunfo, el populismo al estilo de Sander será visto por primera vez en Estados Unidos, y al final, todos veremos los horrores que los controles y equilibrios republicanos han evitado.

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (2069 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
622
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.