Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Crearfuturoglobal escriba una noticia?

La Prevención y Tratamiento de Enfermedades Crónicas Diabetes Tipo 1 y 2

19/11/2014 19:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La diabetes ha sido y es una de las enfermedades no contagiosas más crónicas y peligrosas que aquejan la salud del ser humano y es una de las patologías más frecuentes, sorpresivas y agresivas de la sociedad moderna

La diabetes ha sido y es una de las enfermedades no contagiosas más crónicas y peligrosas que aquejan la salud del ser humano y es una de las patologías más frecuentes, sorpresivas y agresivas de la sociedad moderna que puede disminuir o acabar  con la calidad de vida de cualquier persona que presente los síntomas y que no ejerza frente a ella un manejo o un cuidado adecuado. Ya desde el siglo XV AC se tiene información de los primeros casos cuyos síntomas se asimilan a la enfermedad actual.

La diabetes es un conjunto de desórdenes  metabólicos que afecta varios órganos y tejidos y se produce por la destrucción de células Beta del Páncreas encargadas de la producción de Insulina, hormona reguladora de los índices de azúcar en la sangre, lo cual ocasiona el incremento de estos niveles de glucosa o azúcar de la sangre produciéndose los síntomas y posteriormente el desarrollo de la enfermedad.

La diabetes puede aparecer de un momento a otro generalmente por descuidos en la alimentación, antecedentes hereditarios, sedentarismo, ingesta de licor frecuente o bebidas azucaradas causando leves o serias limitaciones físicas al enfermo tales como: la pérdida de la visión en uno o ambos ojos, afectación o alteración parcial o total de las funciones renales, cardiopatías, problemas coronarios, hipertensión, mala irrigación sanguínea especialmente en los pies lo cual puede conducir a amputaciones, daños en los nervios periféricos, daños en los vasos sanguíneos y hepatitis del hígado graso, entre otras.

La diabetes está catalogada como una enfermedad crónica, degenerativa y silenciosa, ya que puede pasar mucho tiempo antes de que por medio de los síntomas pueda ser reconocida o diagnosticada. En caso de descuido u omisión de los síntomas por parte del paciente puede evolucionar rápidamente degenerando en complicaciones agudas como cetoacidosis o coma hiperosmolar con síntomas drásticos como: convulsiones, insuficiencia renal aguda, fallas orgánicas múltiples y la muerte.

En el mundo según la OMS existen actualmente alrededor de trescientos cuarenta y siete millones de personas con la enfermedad que van desde la categoría 1 a la 2 y se espera que de continuar la tendencia actual esta cifra se duplique para el año 2030. En sólo Estados Unidos la diabetes es la quinta causa de muertes frecuentes.

Esta estadística y pronóstico no es para nada alentadora, pues debido al ritmo de vida actual tan acelerado y descuidado de vida, muchas personas eligen sacrificarse por un trabajo y una paga acorde con sus necesidades y ambiciones materiales pero que debido al tiempo estricto que deben invertir para cumplir con sus responsabilidades laborales descuidan su salud a través de una alimentación balanceada reemplazándola con comidas rápidas o comida chatarra compuestas principalmente de harinas, grasas saturadas, carbohidratos y acompañándolas con bebidas ricas en azúcares.

A esto hay que sumarle el cansancio que muchos experimentan los fines de semana por no dormir lo suficiente en la semana, lo cual conduce a una muy baja actividad física y a favorecer el sedentarismo. Esto se une al consumo de licor en muchos  casos también los fines de semana lo cual finalmente lleva a muchas personas a presentar los síntomas y a desarrollar la enfermedad.

Entre los síntomas principales de la diabetes están: un deseo anormal de comer, una sed intensa, pérdida anormal de peso y aumento en la frecuencia de la orina.

La diabetes o diabetes mellitus, como se le conoce médicamente a la enfermedad está clasificada en tres categorías según la OMS que son:

Tipo I :

Este tipo de diabetes se presenta con mayor frecuencia en niños, adolescentes y adultos jóvenes, aunque puede aparecer a cualquier edad y su causa  más probable parece ser un trastorno autoinmune del cuerpo que puede ser hereditario, lo cual hace que los glóbulos blancos ataquen por error a las células Beta del Páncreas produciéndose entonces muy poca insulina o ninguna.

La insulina es la responsable de que las células puedan utilizar el azúcar de la sangre o glucosa y convertirla en energía, de modo que ante la ausencia de esta importante hormona el cuerpo entra en crisis produciendo síntomas muy concretos del Tipo I como son: cara enrojecida, respiración rápida, boca y piel secas, dolor de estómago, orinar con mayor frecuencia, hambre frecuente, sed intensa, hormigueo en los pies, cansancio y agotamiento, pérdida injustificada de peso, visión borrosa, aliento con olor a fruta, náuseas y vómitos.

La diabetes Tipo I es la más agresiva ya que puede presentarse a temprana edad con síntomas graves y su control debe ser mucho más riguroso suministrando de forma permanente insulina al cuerpo para evitar lesiones irreversibles en los ojos, los riñones, el sistema nervioso y el corazón.

Tipo II:

Esta es la forma más común de diabetes y afecta principalmente el hígado y los músculos ante la imposibilidad de la glucosa o azúcar de la sangre de entrar en las células y ser almacenada para obtener energía.

Se presenta generalmente en el adulto maduro o adulto mayor y se desarrolla lentamente, razón por la cual la persona no sabe que la tiene y no detecta a tiempo los síntomas, sin embargo estos pueden ser los más frecuentes: infección en la vejiga, riñón o la piel, visión borrosa, aumento de la sed, hambre, sobrepeso, visión borrosa, disfunción eréctil, dolor o entumecimiento de los pies y/o las manos.

Los antecedentes genéticos juegan papel preponderante en la aparición de la diabetes Tipo II así como los factores de riesgo que consisten en una dieta deficiente en frutas y verduras, alto consumo de harinas, grasas saturadas, y exceso de carbohidratos presentes en las comidas rápidas o comida chatarra o bebidas azucaradas, bajo nivel de actividad física y peso corporal excesivo especialmente alrededor de la cintura.

Gestacional:

Este tipo de diabetes ocurre en una de cada diez embarazadas durante el periodo de gestación. Puede ocurrir alguna veces después el parto y está relacionada con trastornos orgánicos en la madre y la muerte del feto. Esto debido a que durante el embarazo el organismo de la madre experimenta cambios en su metabolismo lo cual hace que disminuya la insulina y se presente un aumento de la glucosa en la sangre, causando un aumento anormal en el tamaño del bebé y por ello puede sufrir daños definitivos al momento del parto.

En cuanto al manejo preventivo de la diabetes para personas normales y prediabéticas los consejos de los expertos en medicina son entre otros:

  • No consumir con frecuencia bebidas azucaradas, jugos y gaseosas.
  • Moderar el consumo de harinas y grasas saturadas, especialmente aquellas que se encuentran en las comidas rápidas o comida chatarra.
  • No aficionarse al dulce esto incluye: postres, chocolatinas, dulces, bizcochos, tortas y ponqués. Y especialmente cuando las tres comidas básicas del día no incluyen frutas y verduras.
  • También evitar el consumo de azúcar refinado y endulzantes químicos en grandes cantidades.
  • Evitar el consumo de licor y especialmente el producido con anís o esencias dulces.
  • Hacer ejercicio diario, mínimo veinte a treinta minutos de caminar, correr, montar en bicicleta u otros deportes donde se exijan la mayoría de los músculos del cuerpo.
  • Tomar mínimo de seis a ocho vasos de agua o jugos naturales al día.
  • No reemplazar ninguna comida principal con harinas, grasas saturadas o dulces.
  • Mantener un peso estable y bajar de peso de acuerdo a la talla en caso necesario.
  • Evitar el trasnocho y dormir como mínimo siete a ocho horas diarias.
  • Si se consume dulce con regularidad hacerse un examen de glucemia mínimo una vez al año y no pensar que porque se está sano(a) o saludable en el momento nada va a  pasar.

Los cuidados médicos que deben tener las personas que desarrollan lo síntomas o tienen la enfermedad de la diabetes son los siguientes:

  • Establecer una dieta estricta con la ayuda del médico especialista o nutricionista. Esto incluye comidas y bebidas.
  • Mantener un peso corporal estable.
  • Establecer una rutina física diaria de ejercicio controlado y supervisado por el médico especialista.
  • Control periódico de los niveles de azúcar en la sangre (glucemia), esto se puede hacer a través de un examen práctico que se puede hacer desde el hogar con un aparato de fácil manejo conocido como Glucómetro que arroja resultados entre 30 y 45 segundos.
  • Aprender a reconocer los niveles bajos de azúcar en la sangre (Hipoglucemia).
  • Aprender a reconocer los niveles altos de azúcar en la sangre (hiperglucemia).
  • Planificar las comidas con base en una dieta recomendada para diabéticos.
  • Aprender a administrarse la insulina.
  • Aprender a controlar la glucosa en la sangre y las cetonas en la orina.
  • Aprender a ajustar el consumo de insulina y alimentos durante el ejercicio.
  • Cómo manejar los días en que se está enfermo(a).
  • Dónde comprar los medicamentos y utensilios para diabéticos. Cómo utilizarlos y administrarlos.

Los exámenes más frecuentes que se recomiendan a personas con diabetes en general son los siguientes:

  • Revisar periódicamente el estado de los huesos y la piel de piernas y pies.
  • Hacerse una revisión de la presión arterial por lo menos cada año. Esta debe ser de 130/80 mm/Hg o menos.
  • Practicarse un examen de hemoglobina cada seis meses si la diabetes está bien controlada. De lo contario hacerlo cada tres meses.
  • Hacerse una revisión de los niveles de colesterol y triglicéridos por lo menos una vez al año y procurando que estos estén por debajo de 70-100 mg/dl.
  • Al menos una vez al año hacerse una examen de riñones para verificar que ambos están trabajando sin problemas.
  • Cada seis meses debe visitarse al odontólogo y la higienista dental para una revisión y limpieza dental completas.
  • Hacerse cada año o menos una revisión oftalmológica de lo ojos especialmente si se tienen síntomas de retinopatía diabética o deterioro de los vasos sanguíneos que irrigan la retina.

Hoy en día existen numerosos métodos naturales y médicos para controlar y corregir el avance de la enfermedad. Sin embargo es notable el aporte de los métodos de cuidado natural que a excepción de los métodos médicos que sólo tratan los síntomas y complicaciones de la enfermedad, estos van directamente a tratar la raíz  u origen del problema.

Apoyados por investigaciones llevadas a cabo por reconocidos científicos y premios Nobeles de Medicina existe un método nuevo y revolucionario que plantea seriamente que la causa fundamental de la diabetes no es el desorden metabólico del que hemos estado hablando y con el cual la medicina tradicional trata los síntomas y las complicaciones de la enfermedad, sino en que el páncreas de cualquier persona comienza a enfermarse como consecuencia de los ácidos, azúcares, carbohidratos, grasas en exceso y ácido úrico muy comunes en la dieta moderna.

La solución entonces según este nuevo y revolucionario método (ver recursos recomendados), es limpiar el cuerpo de forma programada de la contaminación producida por todos estos agentes químicos que provocan acidosis en el páncreas generando un desorden y afectación temporal y luego total de la función de las células Beta para producir insulina en las cantidades necesarias.

Adicionalmente se ha descubierto en estas investigaciones que estos mismos ácidos también actúan en la membrana celular para impedir la adecuada absorción de la insulina en los receptores de las células, lo cual produce inequívocamente los síntomas de la diabetes I o II.

Este nuevo método comprobado te permitirá en otras ventajas principales las siguientes:

  • Reconocer qué sustancias actualmente se encuentran a diario atacando tu cuerpo y dañando gravemente el páncreas.
  • Qué hacer y qué no hacer para normalizar tus niveles de azúcar en sangre de forma natural y efectiva.
  • Conocer las frutas y verduras más eficaces en la limpieza del exceso de desechos ácidos y cómo limpiar por completo tu páncreas de acidosis sistémica.
  • Utilizar una combinación probada de remedios naturales, estrategias alimenticias y cambios en su estilo de vida que estabilizarán el azúcar en la sangre y lo mantendrán en un nivel sano.
  • Recuperar y fortalecer la función del sistema inmunológico evitando que este ataque a las células Beta del páncreas produciendo los síntomas de la diabetes y no tener que preocuparse más por el desarrollo de la enfermedad y evitar otras.
  • Cómo aplicar los últimos avances científicos en simples y prácticos pasos para llevar en pocas semanas tus niveles de azúcar en la sangre de regreso a los niveles de un no diabético y recuperar la salud óptima.
  • Aprender la mejor manera de simplificar la tarea haciendo un ajuste consciente y saludable en tu estilo de vida. Y mucho más!

Para obtener mejores resultados en la práctica  y ampliar los conocimientos expuestos en este artículo sobre “La Salud Prevención y Tratamiento de Enfermedades Crónicas Diabetes Tipo 1 y 2″, visítanos ahora en:

http://www.crearfuturoglobal.com/la-prevencion-y-tratamiento-de-enfermedades-cronicas-diabetes-tipo-1-y-2/


Sobre esta noticia

Autor:
Crearfuturoglobal (250 noticias)
Visitas:
2960
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.