Globedia.com

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Marcela Toso escriba una noticia?

Recomendaciones para padres sordos con hijos sordos

30/10/2009 08:17

0 Lengua de señas, propio lenguaje, cumple todas las funciones básicas; crisis en su desarrollo cultural y de identidad; lectura en el hogar; condición bilingüe; leen y escriben tempranamente, qué deben hacer los padres, implante coclear;

0

RECOMENDACIONES PARA PADRES SORDOS CON HIJOS SORDOS

El niño sordo de padres sordos mediante la lengua de señas desarrolla su propio lenguaje, que comparte con sus progenitores para comprenderse.

La interacción social y lingüística de los padres sordos con sus hijos sordos contribuye a que el niño no solo ponga en funcionamiento sus capacidades lingüísticas y comunicativas, sino que también vaya formando una identidad social propia.

La lengua de señas se construye en el hogar progresivamente, sin conciencia, en el trato diario, dentro de un contexto, donde existen datos previos, imágenes y pistas y, de una forma espontánea, sin ningún tipo de intervención especifica, hasta que los niños llegan a la competencia adulta.

El lenguaje de señas de origen argentino cumple todas las funciones básicas que tienen las lenguas habladas; a través de él, el chico sordo es capaz de asimilar la realidad que lo rodea, es decir, socializarse y conocer el mundo.

El 95% de los niños sordos tiene padres oyentes, es un porcentaje que coincide a nivel mundial.

Pero el niño sordo de padres sordos puede presentar crisis en su desarrollo cultural y de identidad, ya que se enfrenta a una cultura oyente propia de la comunidad y la de las minorías sordas con las cuales tiene experiencias tempranas al ingresar en la escuela para sordos.

Respetar a la persona sorda y su condición sociolingüística implica tener en cuenta su pleno desarrollo como miembro de varias culturas. Tendrá así la posibilidad de desempeñarse como un verdadero bilingüe, manejándose tanto en un ambiente de sordos como de oyentes y usando tanto la lengua de señas argentina como el lenguaje escrito.

Lectura en el hogar

Aprender a escribir para un niño sordo no es sólo manejar una técnica diferente para una lengua que conoce (como ocurre con el niño oyente), sino que implica el aprendizaje de una nueva lengua, la de su comunidad. Como los niños sordos no pasan previamente por el período de adquisición del idioma hablado, y como su comunicación no puede realizarse a partir de un canal oral-auditivo, el acceso a la información y a la comunicación con sus padres se realiza en lengua de señas y desde esa lengua acceden al lenguaje escrito.

La educación formal escolar tiene por objetivo alfabetizar, pero es necesario reconocer que el proceso de alfabetización comienza mucho antes de que los niños concurran a la escuela.

El gusto por los libros y el descubrimiento de las habilidades para la lectura y escritura se generan mejor cuando los niños provienen de hogares en los cuales el contacto con materiales escritos es frecuente desde los primeros años de vidas.

Estos chicos en general se caracterizan por aprender a leer y escribir tempranamente. Entonces, los padres de niños sordos, pueden jugar un papel clave como facilitadores de la alfabetización temprana, si ofrecen a sus hijos oportunidades de participar e involucrarse en actividades en las que leer y escribir se conviertan en actos cotidianos, útiles y necesarios, por ejemplo: escribir cartas, leer prospectos y el diario, anotar llamadas telefónicas, escribir listas de compras y participar de la lectura de un cuento.

Los chicos, así, observan, demuestran, exploran, interactuan y cooperan, generan habilidades cognitivas y lingüísticas, se familiarizan con la lengua escrita, desarrollan la imaginación y creatividad, analizan la realidad y la diferencia de lo abstracto.

Recomendaciones

Los niños sordos necesitan un idioma para comunicarse y expresar sus necesidades, alegrías y temores. La Lengua de Señas Argentina (LSA) es el idioma natural porque es visual y no requiere de la audición.

Antes de realizar una actividad, los padres tienen que avisarle al niño con anterioridad; si van a salir, a comer, a bañarse. De este modo, no vivirá cada situación como algo inesperado.

Para llamarle la atención es preciso asegurarse de que el chico sepa que su progenitor está cerca, o ubicarse dentro de su campo visual. No tomarlo por sorpresa.

El hijo aprenderá la escritura como segunda lengua y aún se le facilitará su conocimiento con el uso la LSAL desde chiquito.

Algunos niños sordos, pero no todos, pueden aprender a hablar. Pero incluso quienes lo logran requieren muchos años.

No hay que pensar que la sordera incapacita el aprendizaje; si un menor no entiende matemáticas no es por su discapacidad; tal vez no entiende el idioma o la forma de la persona que le está explicando.

A los chicos les asiste el derecho de recibir una educación de calidad, y aunque a veces requiere tiempos más largos porque tienen que aprender una segunda lengua, pueden lograr lo mismo que cualquier otro niño.

Cuando se recomienda un implante coclear, es importante informarse si será útil, si se podrá sostener (económicamente y en tiempo) la rehabilitación, la compra de pilas y repuestos, y antes recordar que los implantes cocleares NO transforman a un niño sordo en un niño oyente. Fuente: Pablo Castro C.Doctorante Programa de Doctorado en Psicología Universidad Católica de Chile

Comentarios

No hay comentarios, se el primero en