Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Blog 20 minutos - Gran-hermano escriba una noticia?

Un retortijón y un pis en la ducha acaban con El Pequeño Nicolás llorando y amenazando con irse

16/03/2016 18:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

El Pequeño Nicolás, llorando como Marco el día de la Madre.

Los pequeños detalles son los que desatan las peores guerras. Y entre esas pequeñas cosas las peores son las que provienen de un colon cabreado, de esos que cuando dicen ahora es AHORA.

Por ejemplo Alejandro, que vive bajo el control de su propio sistema digestivo, que es quien le dice lo que tiene que hacer y cuándo. Es su tutor legal. Cuando era pequeño, a Alejandro las notas del cole se las firmaba su intestino.

Así que estaban todos en la sala de pruebas dados a la prueba semanal cuando Alejandro recibió la llamada. Y no precisamente la llamada de la fe, si no de esa que te llama desde dentro, como si tuvieras voces, lo que pasa es que en lugar de estar en tu cabeza, las voces están en tu esfinter y gritan ¡LA PRESA SE ROMPE, NO AGUANTARÁ, EVACÚEN, EVACÚEN!

Vamos, que le dio un retortijón de esos que son como cuando mueven un hígado para un trasplante: cada segundo cuenta para que todo tenga un final feliz.

Así que para evitar acabar con los pantalones como un tarro de Nutella, Alejandro abandonó la sala, lo que está prohibido durante las pruebas, lo que despertó la indignación de Laura la Totita, que al parecer es la Harry el Sucio de las normas de las pruebas.

"No tenemos tres años para no poder aguantarnos. Súper nos pones unos pañales aquí o algo", dijo, con una piedad por los problemas de su compañero que en comparación harían que la Madre Teresa de Calcuta pareciera un aficionado del PSV.

Y ahí metió baza El Pequeño Nicolás, que lo mismo hace de espía en Cataluña que defiende a un amigo (aunque piense que ese amigo debería llevar una etiqueta con la dirección de su casa por si se pierde)

"Sí, para no mearte en la ducha", le dijo a Laura, que sí, se mea en una ducha que usan otras diez personas.

"Me he meado sólo una vez, pero vamos que hoy me voy a mear otra vez", dijo Laura, que es muy de reconocer los errores propios y que acepta una crítica con la misma elegancia de una zarigüeya acorralada.

Y Nicolás, en atención a los hábitos meones de Laura le llamó "Guarra".

Y la Totita muy de mantener la higiene no es, que te vas a duchar allí y te empapas bien los pies con los efluvios de su vejiga, pero la educación y la templanza la lleva muy bien. ¿Cómo? Ah, no, que saltó como si se hubiera sentado encima de un cable pelado enganchado a una farola.

"Eres un pedazo de sinvergüenza y un flipao. Eres un friki, a mi no me insultes. Que vas de súpereducado", le dijo. Habráse visto, qué desfachatez la del Pequeño Nicolás, ir de educado. Qué vergüenza.

"Es que me meo al lado de su cama", añadió Laura, que la pones en un careo con Mike Tyson antes de un combate y acaba llorando el boxeador.

El caso es que El Pequeño Nicolás acabó en el confesionario llorando como un angelito, que daban ganas de entrar a sonarle los mocos, darle un abrazo y de peinarle lamiéndote la mano con saliva.

Y le dijo al Súper que no podía más, que se iba, que lo dejaba, que no tenía por qué soportar eso. Pero... una cosa es decirlo y otra hacerlo, así que ahí sigue. Criaturita.


Sobre esta noticia

Autor:
Blog 20 minutos - Gran-hermano (660 noticias)
Fuente:
blogs.20minutos.es
Visitas:
4333
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.