Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Literatura En La Ciudad escriba una noticia?

Robando vidas

08/12/2016 10:33 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imageFoto: Pixabay?¡¿Alguna vez se sintió así, sin emociones, ni sensaciones?! ?me preguntó la psicóloga.?Siento que vivo una dualidad, una vida que no es mía, tengo puesta una camisa que no me queda, y cumplo un rol que no me corresponde, padezco un vacío muy grande. El hastío y el cansancio me dominan. Me siento inseguro y desubicado, lleno de sombras, una especie de robot o zombie.La mujer de cincuenta y pico de años, sentada junto a mí en el sofá acolchado, con anteojos redondos y rostro dulce, escuchaba, interrogaba, tomaba notas y graficaba lo que yo le decía en una libreta.Después de tres horas de terapia concluyó:?Lo que sucede es que lo que haces no tiene alma, como si hubieses robado un lugar que no te corresponde. Peleaste duro para ocupar un lugar que no te compete, pensaste que eras único.La perfección y perseverancia metódica en tu vida es notoria, te aseguraste de hacerlo todo bien, pero aún te sientes un segundo.?¿Y cómo es un segundo? ?pregunté.?Más libre y espontáneo, más bohemio y pacifista, vive lo que quiere vivir, y no quiere satisfacer las expectativas de nadie. Catalogado como el "patito feo", tiene un montón de amigos, porque no depende de la familia para su desarrollo.Soy segundo ?pensé-, no primero, y no lo sabía hasta hoy, que hurgando con alguna corazonada encontré unas fotografías en tono sepia, con alguien idéntico a mí. Mis padres lucían al menos 15 años más jóvenes. Era el hermano que jamás me habían mencionado, y se llamaba Joaquín. También encontré un diario en el que el primer Joaquín revelaba que había decidido suicidarse, sus razones me parecieron conocidas.Ese Joaquín fue el primero, le robé lo que le correspondía por derecho, soy segundo, ¡sí! un número dos. La genética me ha jugado una mala broma, he asumido tus sentimientos de soledad, tu rabia, tu tristeza e impotencia por no sentirte bienvenido en este mundo. Me heredaste tu primogenitura.Al leer tu diario me sentí identificado con tus conflictos y frustraciones constantes, la verticalidad en mis decisiones, que me han hecho naufragar hasta tocar fondo.Te habían olvidado... Evitaron sentir el dolor profundo que tu ausencia les causó, y soy yo quien las carga hoy.¡Si! Soy segundo, me alegra haberlo descubierto. Qué alivio siente un alma atormentada al encontrar el puesto que le corresponde en el universo.Con esta secreta dicha tomé una sábana, la tensé en el mismo lugar que indicabas en tu diario; la colgué de mi cuello y salté.¡Te quiero, hermano!


Sobre esta noticia

Autor:
Literatura En La Ciudad (85 noticias)
Fuente:
literaturaenlaciudad.com
Visitas:
115
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.