Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Redacción Fútbol escriba una noticia?

Rosario Central festeja agónico empate ante Boca 1-1

05/09/2014 00:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Rosario Central le empató a Boca Juniors con el último aliento 1-1 como local y dejó abierto el desenlace de una llave entre equipos argentinos, tras un tenso y áspero partido de ida por la segunda ronda de la Copa Sudamericana 2014.

El gol boquense fue marcado por el defensa Leandro Marín a los 37 minutos y la igualdad la consiguió Pablo Becker a los 90+5 en el estadio Gigante de Arroyito, colmado por 42.000 aficionados, todos ellos simpatizantes de La Academia de la ciudad de Rosario (300 km al norte de Buenos Aires), por la prohibición de público visitante que rige por razones de seguridad.

Los xeneizes se quedaron, sin embargo, con una significativa ventaja de un gol de visitante que vale doble en caso de igualdad de puntos, con miras a la revancha, el 17 de setiembre en su estadio La Bombonera de Buenos Aires.

El ganador de la serie se medirá en la próxima ronda con Caracas de Venezuela o Deportivo Capiatá, de Paraguay.

En un ambiente tenso por la antigua rivalidad entre ambos y el fanatismo futbolero que reina en Rosario, el encuentro fue pura fricción, asperezas y ardor.

Boca fue el más iluminado por el talento del volante Gonzalo Castellani, timonel natural con su jerarquía para hacer la pausa justa y meter el pase milimétrico.

En el bando opuesto, pesó sólo la inteligencia estratégica del veterano uruguayo Sergio Abreu y la potencia del delantero Walter 'Cachete' Acuña.

- Abuso de pierna fuerte -

La tensión se convirtió en violencia cuando el arquero boquense Agustín Orión tuvo que ser auxiliado por una pedrada que le provocó un corte sangrante en la cabeza antes de iniciarse el encuentro.

Los centralistas abusaron de la pierna fuerte, cuyas víctimas fueron los volantes Luciano Acosta y Marcelo Meli.

image

Pero Boca no se quedó atrás y acumuló amonestaciones por juego brusco.

Los 'canallas' se armaron con la mira puesta en los contragolpes, mientras anulaban al delantero boquense de punta, Andrés Chávez.

Si Boca no hallaba los callejones con mayor frecuencia para filtrarse en la zona de fuego para el remate era por la faena de los duros gladiadores Tomás Berra y Alejandro Donatti.

Pero Donatti fue expulsado al final del encuentro y se perderá la revancha.

Los arqueros eran, casi hasta los 40 minutos, muñequitos de pastel, casi de adorno, espectadores dentro de la cancha, en tediosos pasajes.

- Un centro-gol -

El punto de inflexión fue un hermoso pase de Acosta para Marín que se lanzó al ataque a toda carrera en una grieta de la defensa, se frenó, cambió de perfil y tiró un centro a Chávez que pasó de largo hasta caer el balón mansamente dentro del arco.

Central abusó de los pelotazos frontales frente a la sólida pareja de zagueros de Daniel 'Cata' Díaz y Mariano Echeverría.

Los azul y oro porteños establecieron la diferencia con su juego basado en la circulación rápida del balón, pelota al piso y aparición sorpresiva en la vanguardia de los laterales.

La tensión se convirtió en violencia cuando el arquero boquense Agustín Orión tuvo que ser auxiliado dos veces por agresión desde las tribunas, una de ellas por una pedrada que le provocó un corte sangrante en la cabeza.

Los centralistas abusaron de la pierna fuerte, rudeza cuyas víctimas fueron los volantes Luciano Acosta y Marcelo Meli.

Sintiéndose perdido, Central reaccionó con un tiro a quemarropa de Acuña que tapó el guardameta y un violento remate de media distancia de Rafael Delgado que se estrelló en el travesaño.

Incluso el entrenador Miguel Russo apeló al banco para reforzar el ataque con el colombiano José Valencia y los volantes ofensivos Pablo Becker y Walter Montoya.

Y Becker fue una carta mágica que sacó de la galera el DT al embocar el mediocampista de tiro libre en los últimos segundos del tiempo de descuento.


Sobre esta noticia

Autor:
Redacción Fútbol (17570 noticias)
Fuente:
AFP
Visitas:
3632
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.