Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Bsaspress escriba una noticia?

Semana Mundial de la Lactancia Materna

01/08/2014 15:15 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Por el Dr. Enrique A Colombo MN 34915 Pediatra de la cartilla de Staff Médico y Ximena Clérico Puericultora, Especialista en Lactancia y Crianza www.staffmedico.com 0800- 77 STAFF (78233)

La leche materna es el mejor alimento que un bebé puede recibir; hecho a su medida, según sus necesidades, con todos los anticuerpos imprescindibles, siempre disponible, ya esterilizado y con la temperatura justa. Para la mamá, el placer y la satisfacción de saber que su bebé crece a través de lo que ella produce, es inigualable. El vínculo que se genera pasa a ser único e irremplazable. 

Para que el primer encuentro entre Mamá y Bebé sea totalmente placentero el Doctor Colombo explica: “luego del parto, ya sea vaginal o por cesárea, el bebé tiene un tiempo de alerta. Ese tiempo es ideal para ponerlo al pecho y debe ser un momento de intimidad único. Es importante saber que lleva un tiempo conocerse y requiere de mucha paciencia. Lo ideal para que la diada se conozca, es que estén lo más tranquilos posibles, sin interferencias. El papá puede ayudar, alcanzado una almohada, bebida, o simplemente acompañando este momento para que la mamá se sienta contenida”. La posición correcta para amamantar es colocando la panza del bebe con la panza de la mamá. Es importante estimular al bebé para que abra bien la boca. Una opción, es sacar un poco de calostro, jugar con el pezón y su labio inferior. Cuando abre bien la boca, es el momento de colocar una porción de teta en la boca, evitando que se prenda solo del pezón. Procurar que el bebé se lleve a la boca la mayor cantidad posible de aréola y pezón. No hay que tener miedo a que, por estar bien pegado a la teta, el bebe no pueda respirar, lo hace sin inconvenientes. Los labios deben estar formando una V. Una buena producción depende de una buena prendida y una succión efectiva.

En cuanto a las posturas, cada  mamá y bebé pueden ir probando y ver cual les resulta más cómoda. Siempre es importante que la mamá tenga la espalda bien apoyada y que esté cómoda. 

Diferentes posiciones para amamantar.

-Posición Clásica: la cabecita del bebé apoyada en la articulación del codo materno. Una almohada entre su cuerpito y la falda de la mamá le dará al bebé un apoyo seguro en caso de ser muy pequeño, y dará descanso al antebrazo de su madre.

-Posición invertida: El bebé apoyado sobre una almohada debajo del brazo de la madre, del lado que se vaya a amamantar. Sostener los hombros del bebé y la base de la cabeza colocando la mano por debajo de las orejas. Esta posición permite alimentar a mellizos en forma simultánea. También es útil en caso de cesárea y en recién nacidos prematuros. Facilita el “vaciado” inferior y exterior de la mamá.

-Posición acostada: Acercar el bebé al pecho, de modo que ambos queden enfrentados, panza con panza. Una almohada colocada en la espalda de la madre y otra entre las rodillas la ayudará a estar más relajada.

Con respecto al “Tiempo de las tomas”, lo maneja cada bebé. Hay que ponerlo a la teta, dejarlo que tome todo lo que él quiera y cuando se suelta pasarlo, si él quiere seguir tomando, a la otra teta. “Este punto es muy importante, ya que la primera leche es más aguada y luego comienza a salir la leche más rica en grasas, la leche del final que es la que lo hace engordar” expone el especialista. La frecuencia indicada es entre 8 y 12 tomas al día. “No tienen que pasar más de 3 horas, sin tomar, esto se denomina LIBRE DEMANDA”, agrega el Dr. Colombo.

Hay que tener en cuenta que muchas veces los bebés lloran y no siempre es hambre, puede molestarle el pañal, el frío, el calor, la ropa o la panza. Por lo tanto es conveniente ofrecerles siempre el pecho, esto los calmará ya que tiene que ver con su necesidad de succión, habito que se inicia desde la panza con sus dedos. Un bebé que termino de mamar y sigue hociqueando y chupeteando, se puede  interpretar como “succión no nutritiva”, que puede ser satisfecha con el pecho, aunque la mamá sienta que ya no esta tan cargado. Recordar que no se recomienda el uso del chupete, ni tetina hasta que esté establecida la lactancia (esto ocurre después de los primeros 20 o 30 días) ya que puede provocar confusión de succión. No hay que olvidar que un bebé necesita: alimentación frecuente, mantener alerta a su cuidador y ejercitar la succión.

En cuanto a la vuelta al trabajo si la madre desea, puede utilizar un sacaleches para poder mantener la producción gracias al estímulo de éste, y sacarse. Dejando su propia leche durante su ausencia, en una forma de que el bebé no la extrañe tanto. Cuando regresa al hogar y durante el tiempo que se encuentran juntos, se le vuelve a dar a libre demanda el pecho. Asimismo La OMS (Organización Mundial de la Salud) y UNICEF (Fondo de Naciones Unidas para la Infancia) recomiendan, la lactancia materna exclusiva durante los primeros  6 meses. Luego, se comienza a dar alimentos complementarios y se sigue amamantando, hasta un mínimo de dos años. Esto depende de cada díada, del apoyo que tenga la mamá y de lo que quiera cada mamá y su bebé. “Siempre hay que tener en claro que todas la mujeres pueden amamantar, y todas producen leche para darles a sus hijos, salvo que tenga alguna reducción mamaria, donde se hayan cortado conductos. Una buena producción depende de una buena prendida y una succión efectiva.  A mayor demanda, mayor producción de leche. Por esto es importante que la lactancia sea a libre demanda”, recalca el Doctor Colombo. Las madres que amamantan necesitan apoyo y ayuda en las tareas de la casa, ya que la lactancia lleva tiempo y dedicación.  Es recomendable que la madre descanse, todo lo que pueda,   para poder recuperar fuerzas y estar disponible para cuando el bebé lo requiera. “Amamantar a un bebé es algo sencillo y natural cuando conocemos la forma de hacerlo y lo que esperamos con ello, para amamantar a un bebé es necesaria información, estímulo y ciertos conocimientos prácticos sobre maternidad”, finalizan los especialistas.

 Higiene e hidratación de la mama.

El periodo de lactancia no exige ninguna medida de higiene extraordinaria. Se recomienda a las embarazadas hacer una higiene de las mamas, solo con agua durante la ducha diaria, sin aplicar jabón en la areola y pezones, porque este quita la grasa natural de la piel, haciendo que se agrieten fácilmente. No se recomienda el uso de crema de caléndula. El sol fortalece la piel de los pezones cuando se toma  de 10 a 15 minutos diarios (tener en cuanta no hacerlo en las horas de alta exposición). El aire mantiene sana la piel liberándolo del exceso de humedad. Se recomienda que luego de cada toma, sacar un poco de leche con la mano y pasarla por los pezones para humectarlos. No usar corpiño con aro durante la lactancia, ya que puede provocar algún tipo de obstrucción.


Sobre esta noticia

Autor:
Bsaspress (645 noticias)
Visitas:
227
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.