Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Juan Carlos Martín Rojas escriba una noticia?

“Sin Final”…

19/04/2020 20:09 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Hay un rascacielos muy importante lleno de misterios en algún lugar del mundo. Hay que buscarlo con premura... Y el profeta ya anda rondando las calles de la ciudad: ¿No le van a preguntar nada?

Https://portafolioliterariojcmr.blogspot.com/2020/04/la-pequena-historia-de-un-sin-final.html

 

La pequeña historia de un “Sin Final”…

Tumulto…!

Hay como un pálpito que todos pueden sentir… la gente tiene sueños y presentimientos, premoniciones, ocurrencias: todos saben que algo va a pasar… cuando se dan cuenta, una alegría como rara comienza a germinar en sus corazones y viene el Profeta y les advierte: “Que el Dios -que no se deja ver- va a venir a visitarlos en su revelación final…”. El planeta al principio no hace caso, pero mientras tranquilamente, más se van enrareciendo las cosas, la gente murmura –como que es verdad lo que decía el Profeta desde hace años- ; Desde los criminales y sus víctimas, pasando por los adolescentes, llegando hasta los reyes del mundo y toda suerte de fauna humana, todos al unísono le preguntan al Profeta: ¿Le podemos llamar Rey? ¿Es ese su nombre? El Profeta responde que es solo uno de sus atributos; entonces escribe un Libro, un Manual donde está todo y lo hace público. Allí se explica todo lo que se debe saber sobre el Rey y su Majestad: en realidad el libro es una Biblioteca que ocupa un rascacielos altísimo. Y así la gente, al aprender, ya no está tan angustiada…

Pero un día en la plaza se comienza a formar un tumulto y nadie sabe por qué, el rascacielos del Libro, está cerrado y sigue llegando más y más gente, hasta que no pueden ni caminar entre ellos, y el comentario general –entre sollozos- es: estamos cansados de oír hablar sobre el Rey, queremos verlo cara a cara…

De tal manera que Dios decide que se quiere dejar ver y manda con sus manos un niño de dos años que se le adelante, cuando la multitud lo ve en brazos del Profeta y con un libro abierto, inexplicablemente la gente no entiende, porque son como niños también… y se van tristes y cabizbajos debajo de un suave rocío perfumado con olor a lavanda fresca…

Pero cuando llegan a sus casas cada uno consigue en su habitación privada una sorpresa: un regalo con lo que más necesita verdaderamente, acompañado de una carta personalizada para cada quien… que los hace sonreír por tanta omnisciencia... Allí hay cosas sagradas, allí hay cosas profanas… materiales como inmateriales y se oye una música especial y nueva en todas partes... en cada habitación hay una luz nueva…

Las lágrimas y sollozos mueven las manos de Dios.

Enjugándose las lágrimas por la alegría de tantos presentes del alma y del cuerpo, todos se asoman lentamente, con algo de timidez o temor… por las puertas y ventanas. Ya entienden que nunca podrán ver al Rey… poco a poco comienzan a entenderlo todo y solamente hay un tema de conversación universal: No se le puede ver, pero increíblemente nos conoce íntimamente a cada uno… y eso es suficiente: que viva el Rey… entonces todos muy pensativos se abrazan… se besan y lloran, más no de tristeza, sino de alegría y llaman al Profeta y le dicen: ese tu Rey magnífico, ¿es el Creador de todo…? lo amamos y queremos que el Libro siempre esté abierto. Los reyes del mundo… a una le aplauden, ya no hay diferencias entre ricos y humildes… ya todo es perfecto y quizá algún día los humanos puedan ver al Rey…

El Profeta ve que ya está cumplida su misión, y como lo esperaba, cuando llega a su casa, allí en su cama reposaba su regalo y su carta… se arrodilló y pidió perdón por el favor inmerecido: y así se fue corriendo al rascacielos del Libro… y se quedó viviendo allí con muchos regalos y cosas qué hacer y qué decir…

Cuando todos comienzan a obedecer las órdenes del Rey, todo vuelve a su lugar… comienza a surgir algo llamado felicidad por todas partes… y el despertar del planeta lo convierte en más hermoso… la gente se acuesta a dormir por tres días: porque quieren soñar con su Rey… con su Dios, con su Creador… Y así termina esta historia que es solo un comienzo… una parábola… para adultos… un deseo, un anhelo de paz y concordia… ¡Un “sin final”…! El Profeta no es un individuo: son todos los que sinceramente sirven a Dios… en tantas versiones… y el niño es todo eso que llevamos dentro… un niño de dos años… que quisiéramos que nunca hubiese crecido… ¡hubiese sido mejor…! Ese era el deseo primario de Dios… desde el principio y se cumplirá… Volveremos al principio del Edén…

Cuando despiertan: cada uno consigue a un ángel que les pregunta: ¿Cuál es tu postre preferido?...

 


Sobre esta noticia

Autor:
Juan Carlos Martín Rojas (23 noticias)
Visitas:
5617
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.