Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Mamasincomplejos escriba una noticia?

Sueño infantil o la tortura de las madres

18/11/2014 11:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Hace algo más de 7 años me encantaba dormir, acostarme plácidamente en mi cama, disfrutar del tacto cálido de mis sábanas y sumergirme en un profundo y placentero sueño. Qué bien me levantaba: cero ojeras, piel tersa, sonrisa incorporada. Después llegó el embarazo, las náuseas, la barriga, el dolor de espalda, las contracciones, ..., En definitiva, llegó el insomnio. Y esa falta de sueño dejó paso al tsunami que llegó después: mi bebé. Noches interminables, capítulos de series varias, canales de pago que me vieron de perlas, desayunos y redesayunos de madrugada y mucho sueño. Lactancia y bebé demandante, la ecuación perfecta para que una madre se arrastre por la mañana y sobreviva dando cabezazos en cualquier esquina.

Así pasé los primeros tres años de mi vida, no vayáis a creer que esa falta de sueño fue cosa de unos meses. Después él comenzó a dormir, pero yo no. El Sr. Insomnio junto con la Sra. Mala Leche porque no duermo se metían conmigo en la cama cada noche. Y mientras mi niño dormía a pierna suelta en su cama, servidora se paseaba para mirar si aquello de dormir del tirón era de verdad o un simple espejismo.

Cuando ya me hice a la idea y confirmé -después de muchas noches de paseo- que aquello iba en serio, opté por quedarme en mi cama pero nada, los despertares se sucedían, la más mínima tos, ruido o similar me hacían estar alerta. Mis ojeras seguían siendo mis fieles amigas ante el espejo cada mañana.

Y los años pasaron y poco a poco fui recuperando un sueño reparador, tranquilo. Hasta tal punto he recuperado el sueño que ahora es papá quien se levanta si oye al niño toser, moverse o patear la pared (una afición muy habitual en Rayo). Pero aún tengo noches de despertares varios, de perder el tan buscado sueño y no poder recuperarle. Gajes del oficio de ser madre, supongo.

Y mi niño duerme sí, a pesar de que se acuesta bastante temprano, cada mañana tengo que levantarle de su cama casi ayudada por poleas. Pereza y más pereza rodea su despertar cada día. Pero llega el sábado y, ¡oh milagro! El niño decide levantarse antes que si fuera al colegio, él solito, sin despertador, sin pereza, sin " mamá déjame un minutito más ". Y como un fantasmilla se acerca a mi lado de la cama y me mira.... hasta que yo doy un bote en la cama asustada al verle ahí parado. " Mamáaaaaaa, tengo pis " Le doy mi móvil, activa la linterna y se va al baño. Sábados, domingos y fiestas de guardar repetimos la misma operación. Después se mete en mi cama, pero se acabó el seguir durmiendo. Déjame hueco, no te cojas toda la almohada abusona, tengo los pies fríos, hacemos guerra de pulgares, bajamos a comprar churros y mil y una cosa más se escapan de esa boquita mientras seguimos a oscuras. Y al final opto por levantarme enfadiscada y somnolienta.

¿Esto es una broma?, ¿es una venganza?, ¿hice algo mal en otra vida? Ya me contaréis, porque esto de tener un patrón de sueño de lunes a viernes diferente del de sábado y domingo es como llamar a Iker Jiménez, ¿o no?

¿Vuestros hijos hacen igual? ¿Hay alguna explicación coherente del por qué en fin de semana se despierte antes que entre semana? Y sí, hemos probado de todo:

- Acostarle más tarde la noche de los viernes y/o sábados.- Hacer que cene algo antes y no muy pesado para que la digestión no le interrumpa el sueño.- Hacer pis justo antes de irse a dormir.- No contarle los planes que haremos durante el fin de semana para que no esté ansioso o pendiente.- Quitarle el reloj de su cuarto para evitar que mire la hora. - Ponerle una linterna en su mesilla.- Sugerirle que lea cuando se levante o juegue en su cuarto.- Amenazarle, sí hasta eso he llegado a hacer, lo confieso.

¿Algún truco o consejo que podáis dar a esta pobre madre? Si yo sólo ansío dormir un par de horitas más los días libres, descansar, perecear en la camita debajo del edredón calentita. ¿Vuestros hijos duermen bien el fin de semana? ¿Alguna teoría que explique este extraño comportamiento en un niño de 7 años?

Se admiten todo tipo de ideas y sugerencias.


Sobre esta noticia

Autor:
Mamasincomplejos (426 noticias)
Fuente:
mamasincomplejos.blogspot.com
Visitas:
2545
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.