Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que 20minutos.es escriba una noticia?

Por qué el Supremo condena por sedición y no por rebelión a los acusados del 'procés'

0
- +
13/10/2019 20:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

EFE

image

El Supremo ha hecho pública este lunes la sentencia del procés, en el que ha condenado a nueve de los 12 acusados por el delito de sedición, con penas de hasta 13 años de prisión. El alto tribunal ha descartado condenarlos por rebelión, un tipo penal que hubiera acarreado penas más altas, y ha explicado en el texto que para ello se hubiera requerido que la violencia hubiera planteado una "amenaza real" de secesión del Estado español.

Por un lado, la sala da por probada la existencia de violencia. Y señala que los episodios de violencia en el procés son "indiscutibles", pero ello no basta probar la rebelión. "La violencia tiene que ser una violencia instrumental, funcional, preordenada de forma directa, sin pasos intermedios, a los fines que animan la acción de los rebeldes".

En el caso del procés, los actos puestos en marcha para supuestamente "imponer de hecho la efectiva independencia territorial y la derogacio?n de la Constitucio?n espan?ola" fueron de una "absoluta insuficiencia".

La violencia que requiere el tipo penal de rebelión "es violencia para lograr la secesión, no violencia para crear un clima o un escenario en que se haga más viable una ulterior negociación", señala el texto.

Dos delitos similares

El delito de rebelión está incluido en el artículo 472 y siguientes del Código Penal y castiga a quienes se "alcen violenta y públicamente" para, entre otros objetivos, declarar la independencia de una parte del territorio nacional.

Mientras tanto, la sedición (artículo 544 y siguientes) castiga a quienes, sin estar comprendidos en el delito de rebelión, "se alcen pública y tumultuariamente" para impedir, por la fuerza o fuera de las vías legales, la aplicación de las leyes.

La Sala considera que la exclusión del delito de rebelión está justificada por "razones objetivas, ligadas a la falta de funcionalidad de la violencia".

"Todos los acusados ahora objeto de enjuiciamiento eran conscientes de la manifiesta inviabilidad jurídica de un referéndum de autodeterminación que se presentaba como la vía para la construcción de la República de Cataluña", señala la sentencia.

"Solo era un señuelo"

Los acusados "eran conocedores de que lo que se ofrecía a la ciudadanía catalana como el ejercicio legítimo del derecho a decidir, no era sino el señuelo para una movilización que nunca desembocaría en la creación de un Estado soberano".

Tras el llamamiento al derecho de autodeterminación estaba solo el "deseo de los líderes políticos y asociativos de presionar al Gobierno de la Nación para la negociación de una consulta popular".

"Los Ilusionados ciudadanos que creían que un resultado positivo del llamado referéndum de autodeterminación conduciría al ansiado horizonte de una república soberana, desconocían que el derecho a decidir había mutado y se había convertido en un atípico derecho a presionar", razona la sentencia.

Pese a esta ilusión, "el Estado mantuvo en todo momento el control de la fuerza, militar, policial, jurisdiccional e incluso social. Y lo mantuvo convirtiendo el eventual propo?sito independentista en una mera quimera".

Los jueces del Supremo insisten en que el procés fue solo una mera ilusión promovida por los líderes independentistas solo para presionar al Estado, sin el deseo real de separarse por la fuerza de España.

"Los acusados sabían que un referéndum sin la más mínima garantía de legitimidad y transparencia para la contabilización de su resultado, nunca sería homologado por observadores internacionales verdaderamente imparciales. Eran conscientes, en fin, de que la ruptura con el Estado exige algo más que la obstinada repetición de consignas dirigidas a una parte de la ciudadanía que confía ingenuamente en el liderazgo de sus representantes políticos y en su capacidad para conducirles a un nuevo Estado que sólo existe en el imaginario de sus promotores".

Sí hubo sedición

La defensa política de la independencia no es delito, señala el Supremo. Lo que sí ha sido es "movilizar a la ciudadanía en un alzamiento público y tumultuario que, además, impide la aplicación de las leyes y obstaculiza el cumplimiento de las decisiones judiciales", hechos que quedaron probados en el juicio y por los que se condena a los acusados por sedición.

Los jueces también critican el argumento de las defensas sobre el derecho a la desobediencia civil.

"Si ante cualquier decisión judicial llegáramos a admitir que quien no la comparte y la considera injusta, está habilitado para impedir su cumplimiento ¿qué tutela se prestaría a quienes pudiera beneficiar esa decisión o a quienes la comparten y la consideran justa?", cuestona la sala.

"Nadie puede arrogarse el monopolio de interpretar qué es lo legítimo, arrojando al ámbito de lo ilegítimo al que no comparta sus ideas sobre la autodeterminación, por más que alegue como justificación la prevalencia del ejercicio del derecho a la desobediencia civil. Los argumentos con los que se pretende justificar esa disidencia no pueden ser utilizados para derrotar al que no piensa igual, ni para imponerse a la legalidad, basándose en la excluyente reivindicación de una legitimidad superior.


Sobre esta noticia

Autor:
20minutos.es (44098 noticias)
Fuente:
20minutos.es
Visitas:
12
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.