Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ascohastalanausea escriba una noticia?

Tarjetas “Bicoca” de Caja Madrid

13/10/2014 08:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Los beneficiarios de las tarjetitas Bicoca deberán reembolsar todo lo gastado con las mismas, más intereses, hacerles una Declaración Paralela por lo dejado de ingresar por IRPF, e imputarles por un Delito Continuado de Administración Desleal o Apropiación Indebida y un Delito Fiscal

 

No creo que hoy en España la corrupción sea el problema. Lo fue si, antes de ahora, en el septenio Zapatero especialmente (2004-2011) y ahora nos estamos enterando y la torpe y lenta justicita que tenemos, investigando, juzgando y castigando.

La corrupción ni es nueva ni acabará nunca. Los jefes tribales de hace miles de años ya se reservaban para si y sus amigos las mejores pieles, caballos, piezas de caza y mujeres. La corrupción es propia de una sociedad organizada donde unos trabajan y otros, sostenidos por aquellos, se dedican a organizar, administrar y pensar para facilitar la vida de los que les mantienen.

El problema de la corrupción es su arraigo y su extensión. Así por ejemplo, en los países del segundo mundo -latinoamerica en especial- los ciudadanos saben que la policía está escandalosamente mal pagada y todos, sin excepción, cuando les da el alto una patrulla por un control o una infracción de tráfico, se apresuran a meter un billete entre los papeles del vehículo para que les dejen seguir.

En España, la corrupción se instaló con la democracia en 1.978 pero se mantuvo en niveles aceptables hasta la implantación del euro en el 2.002. Esta equiparación de divisa en Europa permitió los flujos de entrada y salida y recalentó e incentivó las operaciones de corrupción y blanqueo a todos los niveles de la administración y con diseños de autentica ingeniería.

La corrupción ni es nueva ni acabará nunca

Pero como siempre ocurre, hay muchos modos de corromperse y no es lo mismo aceptar un regalo -pluma, libro, colonia, etc- a cambio de la mera simpatía, que coger maletines de billetes a cambio de un contrato multimillonario. Como no es lo mismo hacer un regalo para que alguien apruebe una oposición que hacerlo para que emita un voto que permite que sea elegido alguien en lugar de otro. Aquel afecta a los examinandos que aspiran a una plaza en la oposición, este a toda una comunidad de quizá millones de personas.

Por estas fechas se ha destapado una corrupción que muchos han tildado de vergonzante: la de las Tarjetas Black o B u opacas de la extinta Caja Madrid, hoy BANKIA. El uso de tarjetas de empresa en España está muy generalizado por parte de sus ejecutivos y siempre existieron pillerias -cada vez menos- en relación con las mismas: comer con mas gente y cobrarles en efectivo para pagar el titular de la tarjeta y hacer suyo el efectivo; echar 20€ de gasolina y pagar la compra de alimentos y bebidas como si fuera más gasolina, etc.

En el caso de las Tarjetas B de Caja Madrid se han batido todos los récords posibles: los de importe de gasto, que roza el casi medio millón de euros por años en algún caso; el tipo de gasto pues se utilizaban para todo -restaurantes, gasolina, compras, entradas de espectáculos, hoteles, alimentos, bebidas, ropas, etc.; su opacidad, pues aunque eran una forma de retribución, sus beneficiarios nunca declararon ese importe como un mayor salario que debía tributar por IRPF; y, lo que es peor, el tiempo demostró que la facturas de gasto de esas tarjetas las pagábamos y las pagaremos durante años todos los ciudadanos de nuestro bolsillo porque hubo que inyectar 27.000 millones de euros para evitar la quiebra de la Caja.

Es por eso que, en este particular caso, además de obligar a los beneficiarios de las tarjetitas Bicoca a reembolsar todo lo gastado con las mismas, más intereses, y hacerles una Declaración Paralela por lo dejado de ingresar por IRPF, se les debe imputar por un Delito Continuado de Administración Desleal o Apropiación Indebida y un Delito Fiscal.

Las Tarjetas B de Caja Madrid han batido todos los records

AscoHastaLaNáusea


Sobre esta noticia

Autor:
Ascohastalanausea (267 noticias)
Visitas:
1650
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.