Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Maria Laura Carrizo escriba una noticia?

Tendencia.Autoimagen

25/01/2013 06:28 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Con la mayor objetividad, siempre hay una nueva posibilidad para superar complejos, reconciliarnos con nuestro cuerpo y sacarle el mejor partido estético eligiendo con inteligencia. Cuando nos miramos, solemos concentrarnos en partes de nuestro cuerpo e imagen, con una mirada teñida de lo que pensamos sobre nosotros y lo que culturalmente creemos que es bello.

Lo cierto es que nuestra imagen real es integral, y que es difícil vernos de forma objetiva porque no estamos fuera de nuestro cuerpo ni fuera de nuestra historia ni de la cultura en la que vivimos, pero tampoco es imposible.

Es un ejercicio que vale la pena intentar. Solemos malgastar energía en complejos o disgustos, y dinero muchas veces en cosas que no son relevantes salvo por la carga interna que tienen para nosotros, para terminar en el mismo lugar donde comenzamos sin solucionar o cambiar lo que queremos.

El punto de partida es una nueva mirada, positiva y objetiva sobre la propia belleza. Sin esta instancia, no hay un verdadero comienzo.

La magia indumentaria

Para vernos objetivamente, el ejercicio es mirarnos a solas frente al espejo y comprender la armonía de nuestro cuerpo real hoy, sólo así podemos planear acciones de cambio y mejoras, y establecer prioridades.

La vestimenta interactúa con el cuerpo en un sentido casi mágico, ya que cuando nos vestimos, la línea que delimita la silueta visualmente es la que recrea la ropa. En realidad, lo que nos ponemos crea una nueva silueta . Esto es mágico si se utiliza inteligentemente.

Se trata de aprovechar este hecho. Aprender a vestir nuestro cuerpo nos amiga con él, hace que estemos más aliviados principalmente con los aspectos que no podemos cambiar.

En la lista de lo inmodificable están, por ejemplo, las piernas cortas, la estatura baja, estructuras óseas grandes como caderas y espaldas, tamaño de pies, contexturas físicas muy grandes o muy menudas, piernas muy gruesas, entre las quejas favoritas.

El ejercicio es a solas, en ropa interior, preferentemente con nuestro vestuario cerca.

Primero, habría que mirarse integralmente como si fuera la primera vez que nos vemos, como si estuviéramos mirando a otra persona.

Tomemos nota de las cosas lindas primero, lo que nos encanta, lo que nos gusta bastante, lo que nos gusta un poco.

Cuando automáticamente entremos en el terreno de lo que nos gusta poco y nada, miremos su relación con la totalidad del cuerpo, sobre todo en las proporciones.

Preguntas con respuesta

La mirada integral relaciona los aspectos estéticos, ¿tengo cadera grande en sí misma o tengo una espalda tan pequeña que hace que mi cadera se vea aún mas grande?

¿Tengo piernas muy cortas o, en realidad, es el torso tan largo que las piernas se ven cortas?

¿Tengo una cabeza muy grande o es que tengo mucho volumen en el cabello y hombros menudos y caídos?

¿Tengo pies enormes o, en realidad, se notan más porque mis pantorrillas y tobillos son súper finitos?

Si tengo panza o poca cintura, ¿sigo insistiendo con marcar y apretar una cintura en un lugar donde no está? ¿Dónde está la curva que puedo realzar, debajo del busto tal vez?

Cuando me veo las piernas gruesas, ¿a partir de dónde exactamente se ven así, es en toda su extensión, son los muslos o las pantorrillas?

Me pruebo una falda y la subo hasta ese punto exacto donde más arriba no me queda bien.

Zapatos y sandalias con talones descubiertos y líneas delicadas estiran la pierna visualmente, algo de taco también. Entonces, me pruebo zapatos hasta encontrar qué es lo que compensa y equilibra de una manera fresca y nueva mi silueta.

El objetivo es comprender cómo las líneas y volúmenes que usamos crean una nueva morfología.

Nadie puede hacer este ejercicio por uno, salvo que se trate de un buen especialista, pero el hecho de hacerlo nosotros nos acerca y fortalece la relación entre mente y cuerpo.

A considerar

Lo que usamos re-dibuja nuestras proporciones. Tenemos que empezar a encontrar cuál es mi largo, dónde entallo mi cintura, cuál es el largo de manga que me favorece, escotes que me estilizan, calces y cortes de pantalones, blazers y chaquetas, cómo tienen que ser para que me queden bien. Tener en cuenta los géneros que al caer crean volúmenes y sensaciones visuales, y recordar que los colores oscuros estilizan y quitan de esa zona el foco de atención. Los fuertes, claros y las texturas brillantes expanden y llaman la atención.

Las texturas gruesas, los volados, moños, flores y pliegues agregan volumen. Los zapatos son fundamentales para estilizar las piernas. Los escotes en líneas V expanden las espaldas; las faldas y pantalones rectos sin bolsillos ni pinzas estilizan las caderas, en colores oscuros.

Las prendas fruncidas y voluminosas agregan volumen, que tapen no quiere decir que el cuerpo desaparezca debajo. Tenemos que adaptar las tendencias a nuestra realidad y no al revés.

¿Qué cuerpo tenés hoy? Sin especulaciones, ¿qué dirección le querés dar a tu belleza para sentirte increíble? ¡Plan de acción! Comenzá por mirarte nuevamente de una forma objetiva, fresca y amorosa, sólo así podemos renovarnos.

La autora es diseñadora de moda y asesora de estilo, autora de Secretos del Vestidor y Secretos del Vestidor para Embarazadas, de Aguilar.

Www.carolinaaubele.com;

Fuente:http://www.clarin.com


Sobre esta noticia

Autor:
Maria Laura Carrizo (165 noticias)
Fuente:
modaencordoba.com
Visitas:
388
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.