Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Caribagon escriba una noticia?

A que le tiras cuando sueñas Mexicano

24/02/2018 23:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Soñamos con tener un mejor país pero hacemos poco o nada para lograrlo, no logramos despertar

Setenta años de partidocracia en México no nos han llevado a ningún lado, menos al tan ansiado desarrollo económico político y social y todo gracias a la corrupción que ha imperado hacia el interior y exterior de los partidos políticos; todavía hay quien cree en ellos esperando que se dé un cambio y se arrepientan de sus pecados, si no lo han hecho en setenta años por que ahora si lo harían, claro que no, es mucho tiempo ya como para que se hubieran visto sus sanas intenciones, no lo han hecho ni lo harán. En nuestro diario vivir no falta el día en que no halla secuestros, femicidios, robo a mano armada y pareciera que ya nos hemos acostumbrado a ello ya lo vemos como normal no nos importa que sigan gobernado los mismos parásitos de siempre. En las redes sociales algunos si no es que la mayoría opina que votaran en las próximas elecciones del 2018 por el menos malo como si la vida política de un país dependiera de los partidos políticos sin darse cuenta que estos existen por el apoyo y voto de la ciudadanía no a la inversa; aquí juega un papel importante la ignorancia y la necesidad de la población arma de la que se valen los políticos para usar sus  artimañas, un tinaco, dinero, varilla cemento, despensas cubrirán las necesidades del momento y después que,   otros años de corrupción, por eso el sistema educativo no tiene las reformas necesarias, tener un pueblo ignorante es un arma eficaz para los políticos.

Soñamos con tener un mejor país pero hacemos poco o nada para lograrlo, no logramos despertar, otra razón para no avanzar puede ser que desde que nacimos o sea de setenta años para acá nacimos en medio de la corrupción y el engaño; aquí mencionare un cuento con moraleja el elefante encadenado:

 “Cuando yo era pequeño me encantaban los circos, y lo que más me gustaba de los circos eran los animales.

Me llamaba especialmente la atención el elefante que, como más tarde supe, era también el animal preferido por otros niños.

Durante la función, la enorme bestia hacía gala de un peso, un tamaño y una fuerza descomunales… Pero después de su actuación y hasta poco antes de volver al escenario, el elefante siempre permanecía atado a una pequeña estaca clavada en el suelo con una cadena que aprisionaba una de sus patas.

Sin embargo, la estaca era sólo un minúsculo pedazo de madera apenas enterrado unos centímetros en el suelo. Y, aunque la cadena era gruesa y poderosa, me parecía obvio que un animal capaz de arrancar un árbol de cuajo con su fuerza, podría liberarse con facilidad de la estaca y huir. El misterio sigue pareciéndome evidente.

¿Qué lo sujeta entonces? ¿Por qué no huye? Cuando tenía cinco o seis años, yo todavía confiaba en la sabiduría de los mayores.

Pregunté entonces a un maestro, un padre o un tío por el misterio del elefante. Alguno de ellos me explicó que el elefante no se escapaba porque estaba amaestrado. Hice entonces la pregunta obvia: «Si está amaestrado, ¿por qué lo encadenan?». No recuerdo haber recibido ninguna respuesta coherente.

Con el tiempo, olvidé el misterio del elefante y la estaca, y sólo lo recordaba cuando me encontraba con otros que también se habían hecho esa pregunta alguna vez. Hace algunos años, descubrí que, por suerte para mí, alguien había sido lo suficientemente sabio como para encontrar la respuesta:

El elefante del circo no escapa porque ha estado atado a una estaca parecida desde que era muy, muy pequeño. Cerré los ojos e imaginé al indefenso elefante recién nacido sujeto a la estaca. Estoy seguro de que, en aquel momento, el elefantito empujó, tiró y sudó tratando de soltarse. Y, a pesar de sus esfuerzos, no lo consiguió, porque aquella estaca era demasiado dura para él.

En las dos últimas décadas han ido en aumento la violencia y asesinatos, muere más gente en México que los países que actualmente tienen guerra

Imaginé que se dormía agotado y que al día siguiente lo volvía a intentar, y al otro día, y al otro… Hasta que, un día, un día terrible para su historia, el animal aceptó su impotencia y se resignó a su destino.

Ese elefante enorme y poderoso que vemos en el circo no escapa porque, pobre, cree que no puede. Tiene grabado el recuerdo de la impotencia que sintió poco después de nacer. Y lo peor es que jamás se ha vuelto a cuestionar seriamente ese recuerdo. Jamás, jamás intentó volver a poner a prueba su fuerza…”     “Jorge Bucay”

Somos el elefante; hemos dejado de creer en nosotros, las cadenas la partidocracia.

 En las dos últimas décadas han ido en aumento la violencia y asesinatos, muere más gente en México que los países que actualmente tienen  guerra. Somos uno de los países más corruptos del planeta; algún día despertaremos y diremos hasta aquí, tal vez nunca. Sueño en que algún día tengamos un gobierno mejor que el de Singapur.

Termino este artículo con unas palabras que dijo el actor mexicano Eugenio Derbez tras el terremoto ocurrido el 19 de Septiembre de 2017 y que también aplica ante la realidad de las presentes elecciones.

“Después de demostrar que los mexicanos sí podemos unirnos ante la adversidad y cambiar la realidad, da miedo pensar en el futuro y dejar pasar esta oportunidad de adueñarnos de México y sacarlo adelante como ciudadanos.”

“Siempre había oído decir que para que México cambiara, tendrían que pasar muchos años, muchas generaciones, siempre pensé que no me iba tocar vivir para ver ese México con el que todos soñamos y, hace unos días, un terremoto nos sacudió, nos sacudió por fuera y por dentro. Nos sacó de nuestro letargo y nos demostró que en sólo 50 segundos podemos ser otro país.

No el país de los políticos corruptos, no el país de los mexicanos que sólo están viendo a quien se friegan, no el país de los mexicanos que asaltan, que transan, que roban, que engañan, sino el país de los mexicanos que, como hoy, salen a la calle a arriesgar su vida para rescatar a otros, a regalar comida a quien lo necesita, a ofrecer gratis su coche, su moto, su bicicleta, sus manos.

Ahora sí podemos estar seguros que somos más los buenos que los malos.

Si pudimos unirnos esa vez podemos unirnos nuevamente.

 

Querido lector, la mejor opinión la tienes tú.

Setenta años de partidocracia en México no nos han llevado a ningún lado, menos al tan ansiado desarrollo económico político y social


Sobre esta noticia

Autor:
Caribagon (3 noticias)
Visitas:
1365
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.