Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Elmardeletras escriba una noticia?

Tuvimos - Rosa Lentini

5
- +
13/11/2017 05:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Rosa Lentini (Barcelona, 1957), posee un largo historial profesional en el ámbito de la industria editorial. Entre su producción literaria se encuentra la poesía, las traducciones y la crítica, y también trabaja como co-editora en Ediciones Igitur. Más de una decena de sus poemarios han sido publicados bajo diferentes sellos editoriales, y sus textos han sido seleccionados para formar parte de multitud de antologías.

"Tuvimos" (Bartleby Editores, 2013) es un buen poemario donde la autora retrata las corrientes heladas que no se ven pero que atraviesan las escenas domésticas más costumbristas, parece capaz de detectar una mirada de odio o unas intenciones ocultas al otro lado de una puerta cerrada. Los poemas transcurren entre recuerdos salpicados de espiritualidad y dioses paganos, en una suerte de búsqueda de arcanos que den sentido y le ayuden a explicarse su propia realidad, tan única y a la vez tan comparable a otras realidades en tanto que es humana.

RECUERDO DEL HOMBRE TRAS LA PUERTA El arte del perdón ya no vivía en él.

Guardé en mi huida sus puños apretados

de blancos nudillos, la indignación

que teñía de rojo las venas de su frente

y el deseo de tocarle la mano.

Su forma de arrastrar los pies

al sacar el polvo de los cuadros

o al desbrozar los rosales con la podadora

en verano, un gesto que yo amaba.

Pero él prefería huir resoplando, como un gran búfalo

mudando la piel cuando la trama

urdida por la esposa

hacía mella en las nietas, y la llama

de su anciano cuerpo tras la puerta

lo consumía.

Con la determinación

de un marinero alejándose de tierra,

un albañil a sus órdenes erigió un día en el corredor

un muro de ladrillo y cemento

dejando la mitad de la casa a salvo,

y la otra mitad desconcertada.

Con el tiempo mis visitas al lado

donde el padre de mi madre se quedó

restauraron los pedazos de su vieja caja de pinturas,

mientras, inmovilizado sobre una tabla,

aceptaba mi rol de bruñidor.

Al año me sorprendió regalándome

una acuarela, estudio de dos jóvenes,

una morena alta, la otra pequeña y rubia

que recibían clase de dibujo, tan parecidas

a las mujeres paternas.

Tuvimos, habríamos tenido,

dos tiempos verbales en la historia dividida

de las familias, la espiral de los hijos

que baila, baila su triste vals sobre ellas,

escucha esa música, muro, escúchala...

LA TRIPLE HÉCATE

1

Si un indulgente universo la reuniera con ellas en un único gesto y de los talles hiciera una sola cintura, borraría las huellas que una historia de intercambio acerca. Y si un archipiélago deja de serlo cuando varias islas se unen en el recuerdo, todavía su fauna autóctona y salvaje podría ocultarse a las miradas. Nadie intentaría cazarla con el rostro de una Hécate mirando en todas direcciones para valerse mejor, voceando un bando a tres sobre lo que encierra

toda memoria detenida.

Pero desfallecer es miseria del amor, y también los huesos crecen como la hierba incluso bajo un puente, o como un árbol, con cada ama, cada hoja apuntando a lo alto, arrullados por cantos fúnebres que salmodian la imperfección.

Si la muerte nutricia vive y muere en nosotros, en tierras de hielo las otras le ofrecen los labios,

sombras pálidas en verdes asientos.

2

Su fría dedicación de toda una noche en vela hasta que el amanecer despunta inconmovible es un apósito. Sus risas, aún temiendo que el sueño del universo perdido con ellas le empañe los ojos, alumbran un fruto seco para luego contarlo entre los vivos. Y no hay otra forma de encarar sus juegos que la aprendida moldeando el lenguaje como barro sobre la vieja rencilla

entre saber y decir,

pues bastaba una frágil palabra marchita para captar la atención y componer el escaso grupo humano que todas formaban frente al mundo.

Pasa con un tintineo el platillo,

el oído es también equilibrio

capaz de ignorar el giro veloz de las esferas.

COMERÍAMOS DE SU MANO LARGA

La mano larga y nudosa

en la que comeríamos cada mañana

también nos palparía las alas y arrancaría los restos

de semillas de los picos.

Agarrada a su dedo corazón recorro

los amplios pasillos y mientras me calmo

el sol en las antesalas domestica a los canarios

enjaulados, atentos al alimento del día.

Y desde mi exclusiva atalaya aparecen las góndolas

los aviones de pasajeros, las firmes vías de los trenes.

Cada tarde ella se sentaría un rato a leer.

Su índice derecho sobre las páginas

levantándolas ligeramente con la punta de la uña

impulsaría tierras vírgenes o el eco de un steamer

que navega un río del norte.

A veces picoteo las pepitas surgidas

de la nada en su boca aprendiendo mi juego

de vigilancia. Me resulta fácil entonces

avistar desde el comedor su hombro como ese nido

donde tomar tierra y postergar durante horas

el vuelo de reconocimiento.

La intensa luz de la calle en los ventanales

caldeando el piso advierte el cambio repentino

de temporada y nos previene sobre la voluble primavera.

Y el espacio parece crecer de pronto,

las cosas mirarse entre sí

con más respeto y en la galería

los pájaros dejan sus trinos.

El dedo sarmentoso se habría llevado con él

el bullicio y el crujido de las láminas.

El poco lustre de mis alas, la terca suciedad

que me cuelga del pico,

las habitaciones vacías que recorro con desgana

conviven con palabras al borde de sus sueños.

¿Con qué ángeles desaparecieron las aguas

salíferas, las raíces de mangle

en el montículo blando de su rodilla y todos los viajes?

¿Convocaron ellos a los otros pájaros orientándolos

hacia la salida? ¿Supieron que el vuelo

se volvería una secuencia de cuartos

cuadrados y cuadrados eternos

abiertos a la nieve de la pintura caída

un cielo de azogue desplomado

sobre la invención de un invierno más deslumbrante?

...

Con la punta del dedo ella apuntaría a tierras vírgenes

y más allá de las abruptas montañas del mundo

yo iría volando hacia donde

las tallas de santos resistieran

en sus sólidas peanas,

hacia donde las cortinas ajadas fueran nubes

celebrando su danza del vientre

llegaría incluso hasta ese instante en que el sol

de Sumatra o de Antananarivo despunta

y aleja todas las tormentas.

Llevo su rastro lejos llevo su rastro muy alto

mi voluntad caza para ella y yo me dejo llevar...


Sobre esta noticia

Autor:
Elmardeletras (303 noticias)
Fuente:
elmardeletras.blogspot.com
Visitas:
70
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.