Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cosmologo escriba una noticia?

Vegetales utilizados para Activar el Sistema Inmunológico

04/10/2013 13:58 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Añadimos por tanto, a continuación, una referencia suficientemente documentada sobre las tres plantas restantes: Cúrcuma (Curcuma longa), Equinácea purpúrea (Echinacea purpurea) y Uña de gato (Uncaria tomentosa)

El Dr. Saz Peiró subrayaba diversas plantas útiles para estimular el sistema inmunológico, directamente por sus principios activos como muérdago, Uña de Gato y Equinácea Purpúrea, o por sus cualidades organolépticas como Ajo, Cúrcuma

( y ESSIAC)...

Añadimos por tanto, a continuación, una referencia suficientemente documentada sobre las tres plantas restantes: Cúrcuma (Curcuma longa), Equinácea purpúrea (Echinacea purpurea) y Uña de gato (Uncaria tomentosa).

EQUINÁCEA (Echinacea purpurea)

Planta perenne de la familia de las compuestas, de entre 60 y 150 cm. de altura, originaria de praderas del centro de Estados Unidos, donde los indios sioux y otros utilizan desde hace siglos equinácea por sus propiedades antisépticas en heridas, picaduras de insectos y serpientes e internamente para tratar dolor de muelas y encías, molestias de estómago, resfriados, infecciones como sarampión, sífilis y gonorrea, paperas y artritis, y como estimulante general.

Los emigrantes europeos incorporan la planta a sus tratamientos habituales para mordedura de serpiente, reumatismo y dolor de cabeza y se exportan a Europa preparados a base de equinácea. Entre 1830 y 1930 los médicos eclécticos americanos promueven su uso como purificador sanguíneo para enfermedades venéreas y tratar jaquecas, reumatismo, tumores, paludismo y hemorroides.

A partir de 1930 se cultiva en Alemania y otros países europeos, Australia, Nueva Zelanda, China, etc. Son constituyentes principales ácido achicórico, alquilamidas, polisacáridos, glucopreteínas, poliacetilenos, aceite esencial, derivados del ácido caféico, flavonoides y arabinogalactano.

Según el Vademécum de Fitoterapia la equinácea actúa sobre el sistema inmunitario: estimula la fagocitosis, induce la producción de citocinas, estimula la proliferación linfocitaria, inhibe la síntesis de prostaglandinas, leucotrienos y hialuronidasa, y tiene actividad cicatrizante de heridas, antiviral, antibacteriana y antifúngica.

Indicada en prevención y tratamiento de enfermedades infecciosas crónicas o recurrentes de origen viral del tracto respiratorio superior como resfriado común y gripe, y del tracto urogenital o vías urinarias inferiores, con excelente tolerancia. En uso externo coadyuva para tratar heridas de difícil cicatrización y ulceraciones crónicas.

Astrid Van Ginkel precisa que equinácea incrementa las defensas del organismo mediante una estimulación no específica del sistema inmune que aumenta la resistencia en infección aguda y crónica y disminuye el riesgo de infección, interna y externa, por lo que le confiere una importante acción en septicemia, furunculosis, carbúnculos, abscesos, diviesos, amigdalitis, faringitis, nasofaringitis, sinusitis crónica y aguda, y externamente en acné, inflamaciones, llagas y úlceras de decúbito.

Luis Redondo Márquez señala que infinidad de trabajos experimentales y clínicos realizados con equinácea demuestran que es una alternativa real como tratamiento complementario de enfermedades infecciosas, con una excelente tolerancia, que contribuye a estimular nuestras defensas y prevenir cuadros infecciosos de carácter crónico-recidivante.

Inmunomodulador que influye sobre células inmunocompetentes (granulocitos, monocitos o macrófagos, linfocitos) a través de las cuales se activan mecanismos de protección frente a agentes extraños como virus, bacterias, etc., eleva el número de leucocitos en sangre y estimula la quimiotaxis o emisión de granulocitos, estimula el sistema inmunológico inespecífico, macrófagos y granulocitos sobre todo, que elevan su capacidad fagocítica sobre virus, bacterias y células tumorales mediante un efecto opsonizante o de combinación con ellos.

Potencia la liberación de citoquinas como el factor de necrosis tumoral y diversas interleuquinas. Aumenta la liberación de radicales de oxígeno por los macrófagos, destinados a destruir elementos estructurales de los microorganismos como ADN, ARN, proteínas, lípidos, ... Estimula los linfocitos T colaboradores y ejerce una actividad virustática, por un efecto tipo interferón.

Arthur Roberts y Mary O'Brien añaden que la planta estimula la respuesta del sistema inmunitario y hace que el organismo aumente la producción de leucocitos defensivos, para luchar contra los organismos infecciosos, y de interferón, compuesto natural de lucha antivírica: "También parece que la equinácea estimula el sistema inmunitario para responder a las amenazas internas, por ejemplo buscando y destruyendo las células precancerosas mutantes.

Cuando se aplica a la piel en forma de ungüento o loción, acelera la curación de forúnculos, abscesos, herpes labiales y otras infecciones menores. Las gárgaras con equinácea pueden aliviar el dolor de garganta y acelerar la curación de pequeñas úlceras en labios y boca".

PARTES UTILIZADAS

La raíz, las sumidades floridas y las hojas, recolectadas en otoño en el momento de la floración y después de producidas las semillas. A veces se emplea también la planta entera.

PRINCIPIOS ACTIVOS

Ésteres del ácido caféico (equinacósidos A y B, cinarina, ácido chicórico), aceite esencial (borneol, bornilacetato, D-germacraneno, cariofileno), antocianósidos, trazas casi insignificantes de alcaloides pirrolizidínicos

(tusilagina, isotusilagina), resina (conteniendo ácidos grasos, oleico, linoleico, cerótico y palmítico, así como fitosteroles), isobutilamidas y polisacáridos.

PROPIEDADES

Inmunoestimulante que aumenta las defensas inespecíficas y activa la formación de leucocitos (glóbulos blancos) en la sangre. Inmunorreguladora. Bacteriostática, bloquea la hialuronidasa (=enzima que facilita una invasión patógena), impide que se extiendan las infecciones y favorece la curación de las heridas. Antitérmica, antiinflamatoria, analgésica, antiviral, aperitiva, digestiva, colerética, sialagoga (=provoca la secreción de saliva) y diaforética o sudorífica. Antialérgica y desintoxicante.

Indicada en la profilaxis y tratamiento complementario de afecciones respiratorias (gripe, resfriado común, faringitis, rinitis, sinusitis, bronquitis).

La tintura se emplea en forma de colutorios en abscesos dentarios, y en baños, pomadas o compresas sobre quemaduras, heridas purulentas, forúnculos, acné, inflamaciones y ulceraciones dérmicas, así como en ungüentos y cataplasmas vaginales frente a tricomonas. Suele recomendarse tratamientos discontinuos.

MODO DE EMPLEO

Infusión, extracto fluido, extracto seco, tintura y jarabe. Sola o asociada a otras plantas que refuerzan o estimulan las defensas del organismo. En uso externo,

pomada, crema, loción y apósito.

UÑA DE GATO (Uncaria tomentosa)

Arbusto de la familia de las rubiáceas que puede medir hasta 30 metros y formar

enredaderas al trepar a los árboles entre los que crece en la Amazonía peruana y otras selvas del centro y sur de América. El nombre de uña de gato se debe a las espinas de los tallos, ganchudas y leñosas, dirigidas hacia abajo y no retorcidas, de hasta 2 cm. de largo.

En su composición hay alcaloides oxindólicos, heterósidos del ácido quinóvico, triterpenos, esteroles, ácidos ursólico y oleanólico, polifenoles y proantocianidinas.

Según el Vademécum de Fitoterapia, probada acción inmunoestimulante, antiinflamatoria y antiviral, demostrada efectividad sobre el dolor en artritis reumatoide, estimula la fagocitosis, protege del daño neuronal y beneficia la memoria deteriorada por disfunción de los sistemas colinérgicos, estimula la reparación de DNA, la respuesta mitogénica y la recuperación leucocitaria tras quimioterapia, en estudio su posible efecto antiproliferativo en el cáncer de mama.

Indicada en procesos inflamatorios osteoarticulares, coadyuva en tratamiento quimioterápico, depresión inmunológica e infecciones recurrentes.

La Dra. Lida Obregón Vilches indica que es una planta cálida dentro del concepto térmico frío/calor de la Medicina Tradicional Peruana, que utiliza la corteza, raíces y hojas de uña de gato, sola o combinada con otras plantas como sangre de drago, en diversos procesos inflamatorios (artritis, gastritis, inflamaciones dérmicas y en vías génito-urinarias), asma y alergia, úlcera gástrica, diabetes, tumores, enfermedades degenerativas como cáncer del tracto genital femenino, broncopulmonar, gástrico, etc., procesos virales, irregularidades del ciclo menstrual, convalecencia y debilidad general, gonorrea y disentería.

En uso externo se utiliza el macerado en alcohol de la planta en frotaciones y cataplasmas para tratar artritis, enfriamientos y contusiones.

Atribuída la existencia de diversas patologías tumorales, entre otras causas, a la acción mutagénica del oxígeno activo y los radicales libres, a los que se relaciona con procesos cancerígenos y con el proceso de envejecimiento, constituye un vasto campo de investigación científica la presencia de antioxidantes, y sus mecanismos de acción, en alimentos, frutas, hierbas, hortalizas, etc.

Estos antioxidantes naturales reducen o eliminan directa o indirectamente el efecto mutagénico de muchas sustancias químicas. Diversas investigaciones han determinado la actividad antimutagénica de Uncaria tomentosa, que podría deberse a un efecto antioxidante.

Lida Obregón concluye que es evidente la acción antiinflamatoria, inmunoestimulante y antimutagénica de uña de gato.

Alexis Rosell afirma que es una planta conocida desde hace siglos por las comunidades indígenas peruanas, pueblos precolombinos entre los que se consideraba la uña de gato una planta mágica y saludable, utilizada actualmente por los campesinos para curar tumores, indisposiciones digestivas, infecciones, artritis y alergias.

Resume que Uncaria tomentosa es inmunoestimulante útil en:

cáncer, sida, candidiasis, herpes y sarcoma de Kaposi, antiinflamatoria útil en artritis reumatoide, artritis diversas, bursitis, reuma, lupus y fibromialgia, antirradicales libres eficaz en procesos inflamatorios, cancerosos, febriles y exposición a radiaciones ionizantes, antimutágena y citostática (evita las metástasis), antiviral útil contra herpes genital y zóster, resfriado común, sinusitis, otitis, virus de estomatitis vesicular y conjuntivitis, desintoxicante y resolutiva del tracto digestivo útil en enfermedad de Crohn, diverticulitis, colitis, hemorroides, fístulas, gastritis, úlceras y parásitos intestinales, alteraciones de flora intestinal y goteo anal, antialérgica en neurobronquitis y lupus, desintoxicante de toxinas ambientales eficaz en fatiga crónica, depresión orgánica y contra acné, anafrodisiaco masculino útil en prostatitis y reguladora del ciclo menstrual femenino útil en dismenorrea, antiagregante plaquetario, hipotensora y diurética, protectora de eritrocitos frente a tóxicos.

Su eficacia se inactiva al tomar antiácidos o bloqueadores de los hidrogeniones.

Para José Carlos Quintela y Olga Lock, en cuya opinión radicales libres y estrés oxidativo están implicados en el desarrollo de artritis y otros procesos inflamatorios crónicos: "La uña de gato es un antioxidante efectivo que protege a las células contra el estrés oxidativo, degrada directamente el peroxinitrito, un potente oxidante celular implicado como mediador en diversos procesos inflamatorios, neutraliza el efecto citotóxico de radicales libres, y ejerce una acción protectora contra la muerte celular inducida por radiaciones ultravioleta.

Inhibe la expresión de determinados genes proinflamatorios y previene daños gastrointestinales como gastritis aguda o enteritis crónica producidos por la administración de dosis altas de aines (anti inflamatorios no esteroideos), por lo que puede coadyuvar en artritis y otros desórdenes inflamatorios". Incrementa además la fagocitosis de granulocitos y la proliferación de linfocitos B y T, inhibe la proliferación de linfoblastos B y T, y estimula la producción de interleucinas en macrófagos alveolares, iniciando las actividades defensivas del sistema inmune:

"Los resultados obtenidos (en diversos estudios e investigaciones) sugieren que la uña de gato posee una potente actividad inmunoestimulante". Tiene actividad antiviral y antimutagénica: "Es capaz de inhibir la proliferación de células tumorales in vitro, y en animales incrementa la reparación de ADN en rupturas inducidas por radiación".

Josep Lluis Berdonces se refiere al uso de uña de gato como antitumoral e inhibidor de las enfermedades degenerativas e infecciosas, con propiedades antioxidantes y efecto antiviral, antitumoral y antiinflamatorio, útil en artritis, y artrosis y para reducir los efectos secundarios asociados al uso de quimioterapia.

Arthur Roberts y Mary O'Brien señalan los usos comunes de uña de gato: reforzar el

sistema inmunitario para luchar contra infecciones, cáncer, VIH y alergias, aliviar síntomas gastrointestinales de úlceras, gastritis y hemorroides, curar heridas cutáneas.

Consideran que refuerza la actividad del sistema inmunitario, con potente efecto sobre fagocitosis, proceso en el que ciertos leucocitos engullen y destruyen partículas externas, lo que respaldaría el uso de uña de gato para tratar infecciones bacterianas y víricas y prevenir o retardar la progresión del cáncer, y concluyen: "En cáncer o sida, la uña de gato debe considerarse un tratamiento de apoyo".

Javier Moscardó subraya la utilización tradicional de uña de gato en uso interno para

curar los riñones, acelerar la recuperación postparto, como antiinflamatorio y para resolver tumores, y en uso externo para acelerar la curación de heridas.

Sostiene que gran número de investigaciones científicas demuestran su eficacia en afecciones reumáticas, que mejora los resultados de la quimio y radioterapia, su actividad frente a diversos virus, así como la actividad antitumoral y antiinflamatoria de uña de gato, inmunoestimulante que incrementa los granulocitos y macrófagos, induce un aumento de la fagocitosis y tiene efectos beneficiosos sobre personas con cáncer pues inhibe la implantación, crecimiento y proliferación de células neoplásicas.

Indicada también en alergias, gastritis y úlcera gastroduodenal, se aconseja no tomar uña de gato tras un trasplante, bajo una terapia inmunosupresora, y embarazadas o mujeres que quieran estarlo.

OTRAS APORTACIONES PREVENTIVAS

Los doctores Michael Murray, Tim Birdsall, Joseph E. Pizzorno y Paul Reilly opinan que, a pesar de dedicar muchos recursos a la batalla contra el cáncer, la medicina ha fracasado:

"Una de las razones principales es que la medicina convencional ha ignorado desde hace mucho tiempo el mayor agente sanador de todos: la naturaleza".

Los remedios naturales, afirman, pueden reducir el riesgo de contraer cáncer, cambiar el entorno interno para impedir la formación cancerígena, mejorar la desintoxicación de las sustancias químicas antes de que puedan hacer daño, reforzar el sistema inmunológico y reducir o eliminar efectos secundarios de la quimioterapia como desnutrición y desgaste de los tejidos, detener el desarrollo del cáncer y ayudar a eliminar de forma selectiva las células tumorales, reducir el riesgo de tumores recurrentes e incrementar las posibilidades de una recuperación parcial o completa.

Aproximadamente el 85% de todos los casos de cáncer se debe a factores de riesgo ambientales como dieta, estilo de vida y exposición a sustancias nocivas, y los factores de riesgo heredados o genéticos son responsables como máximo de un 15% de los cánceres.

CÚRCUMA (Curcuma longa)

Planta herbácea perenne de hojas anchas, de la familia de las zingiberáceas, que crece hasta casi un metro de altura, originaria del sudeste de Asia y muy cultivada en India, China, Indonesia, Jamaica, Haití, Filipinas y otros países tropicales. Introducida en regiones templadas de Europa, crece sobre suelos húmedos, ricos y arcillosos.

En su composición destacan curcuminoides o colorantes, arabinogalactano, polisacáridos, sales potásicas y aceite esencial rico en carburos terpénicos y cetonas sesquiterpénicas.

Se utiliza el tallo subterráneo o rizoma, seco y en polvo, con olor y sabor discretamente amargo, aromático y cálido, al que tradicionalmente se atribuye efecto colerético, colagogo y estimulante del apetito.

El ayurveda, sistema curativo tradicional de India, recomienda cúrcuma como tónico general, los médicos chinos para tratar problemas intestinales y hepáticos, y en occidente se utiliza más en trastornos inflamatorios como artritis reumatoide.

Tras especificar sus acciones, antiinflamatoria (en inflamación aguda y crónica), hepatoprotectora, antiulcerosa (reduce la secreción) y citoprotectora (protege la mucosa gastroduodenal frente al jugo gástrico mediante un aumento de la secreción de mucina), de acuerdo con el Vademécum de Fitoterapia son indicaciones de la cúrcuma dispepsia hiper o hiposecretora y meteorismo, úlcera péptica, dolor e inflamación de artritis reumatoide, amenorrea, dismenorrea, diarrea, epilepsia y problemas dermatológicos.

Contraindicada si hay obstrucción de las vías biliares.

El Dr. Josep Lluis Berdonces considera a la cúrcuma una raíz caliente que abre las obstrucciones, eficaz diurético en ictericia y contra las destemplanzas frías de hígado y bazo, recomendada para tratar cálculos biliares por estimular la secreción biliar, con acción espasmolítica útil en colecistitis y colelitiasis, a menudo devuelve el apetito y puede ser un complemento para tratar el colesterol.

Sobre la actividad antiinflamatoria, los doctores Arthur Roberts y Mary O'Brien indican: "Se cree que la cúrcuma reduce la inflamación disminuyendo los niveles de histamina y estimulando las glándulas suprarrenales para aumentar la producción de cortisona, una hormona que reduce la inflamación".

Afirman que es un fuerte antioxidante que protege ante el deterioro hepático, cuya actividad antiagregante plaquetario puede mejorar la circulación y ofrecer cierta protección ante ataques cardíacos y apoplejía, y que los compuestos amargos de la cúrcuma estimulan el flujo de bilis y otros jugos gástricos y alivian la indigestión, gases y otros problemas intestinales.

Además: "En el tubo de ensayo la curcumina destruye algunos tipos de células cancerígenas. Se necesita más investigación para determinar si la cúrcuma es un potente agente anticancerígeno".

Según el Dr. John Heinerman en Samoa se utiliza para trastornos de la piel como úlcera cutánea, aliviar dolores y picazones causados por dermatitis, eccema y soriasis (al respecto señala: "En irritaciones producidas por pañales, el rizoma en polvo se espolvorea sobre las palmas de las manos y se frota con delicadeza sobre la piel del bebé. En otros casos se mezcla con aceite de coco y se aplica suavemente sobre las inflamaciones"), y en India para afecciones de ojos y oídos.

La cúrcuma alivia y detiene las hemorragias durante el embarazo, sus propiedades antiinflamatorias alivian en artritis, torceduras, contusiones y fracturas, y es beneficiosa para reducir el nivel de colesterol y prevenir la acumulación de grasa en el hígado. Consumida en las etapas iniciales de ciertas formas de cáncer previene el desarrollo de mutaciones de células, es útil en diabetes e inhibe los gases estomacales:

"Tomar entre media y una cucharadita de cúrcuma en una taza de agua caliente para aliviar las molestias provocadas por acidez estomacal e indigestión".

La Dra. Ana Ramírez Boscá concluye que la cúrcuma tiene actividad hepática (antioxidante, protege ante toxicidad hepática y mejora los parámetros serológicos de hepatitis aguda y crónica) y digestiva (contribuye al mantenimiento del ph gástrico y al reducir la secreción ácida protege la mucosa gástrica y previene determinadas úlceras), inmunomoduladora (antiinflamatoria e inmunoestimulante, mejora la detoxificación de carcinógenos e inhibe células tumorales y sustancias catalogadas como promotores carcinogenéticos en cáncer oral y gástrico, tumores de piel y colon), y sobre el metabolismo lipídico y glucídico (hipolipemiante, eleva el nivel de HDL colesterol y disminuye el número de triglicéridos, e hipoglucemiante), antiinflamatoria (efecto analgésico en reumatismo, artritis reumatoidea y tendinitis) y antiinfecciosa.

Es útil asimismo en afecciones cutáneas como soriasis, y en uso externo para cicatrizar y desinfectar heridas y en reumatismo y esguinces.

Colorante culinario, la cúrcuma es uno de los principales condimentos del curry, integrado además por pimienta, coriandro, canela, jengibre, clavo de olor, cardamomo, pimiento, comino y nuez moscada, que, previene Ana Ramírez: "Debe tomarse con moderación pues puede provocar efectos irritativos sobre la mucosa gástrica".

Fuente: www.herbogeminis.com/cancer.html

REFERENCIAS BÁSICAS

- Plantas medicinales, bayas, verduras silvestres, Grau, Jung y Munker, Blume, Barcelona, 1985.

- Diccionario de Botánica, Dr. P. Font Quer, Labor, Barcelona, 1993.

- Hierbas para la salud. Guía completa de recetas medicinales, Kathi Keville, Oniro, Barcelona,

1997.

- Monografía Equinácea, Astrid Van Ginkel, Fitomédica nº 9, Savia, Barcelona, 1997.

- Fitoterapia. Vademécum de Prescripción, Masson, Barcelona, 1998.

- Diccionario terminológico de Ciencias Médicas, Masson, Barcelona, 1998.

- Enciclopedia de las Plantas Medicinales, Dr. Jorge D. Pamplona, Safeliz, Madrid, 1998.

- Gran Enciclopedia de las Plantas Medicinales, Dr. Josep Lluís Berdonces, Tikal, Premiá de Mar,

1999.

- Plantas que curan, Cuerpomente, Extra Salud nº 2, RBA, Barcelona, 2000.

Consultas:

En Cap. Fed. Buenos Aires, Martha Magnin, Herbolaria, Fitoterapia.

Dietas y Terapias Naturistas, Hierbas, Tisanas, Tinturas madre, Essiac, MACA, Uña de gato y otras hierbas.

TEL: (011) 4922-8873, e_mail


Sobre esta noticia

Autor:
Cosmologo (749 noticias)
Visitas:
977
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.