Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Marcepop escriba una noticia?

Vélez Sarsfield 2 vs Atlético Paranaense (Brasil) 0 - Copa Libertadores 2014

26/02/2014 18:27 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Venció 2-0 a Atlético Paranaense y es el único lider en el Grupo 1 Con fútbol y autoridad, Vélez dio un nuevo paso Pese al cansancio por la doble competencia, el equipo de Flores impuso su jerarquía. Fernando Tobio y Lucas Pratto, los goleadores.

Vélez, ahora con el Turu Flores de entrenador, quiere seguir siendo protagonista. En la Copa y en el Torneo Final. Siempre ofreciendo lo mejor que tiene. Desde el 31 de enero, cuando en San Luis ganó la Supercopa Argentina, hasta ayer, que derrotó con autoridad a Atlético Paranaense, disputó siete partidos en 26 días con la misma base (salvo los dos encuentros en los que se ausentó Canteros y otro en que Romero entró en el segundo tiempo). Y, aunque empiezan aparecer algunos signos de cansancio, por el esfuerzo del sábado ante Lanús y porque los jugadores también saben que el próximo rival es nada menos que Boca, Vélez no afloja. Y continúa su marcha con puntaje ideal en la Copa Libertadores.

Este Vélez del Turu Flores tiene una saludable intención: la salida prolija desde el fondo. Ya no abundan los pelotazos largos y divididos. El equipo gana en confianza y en posesión de pelota. Sin embargo, necesita ser muy preciso. Los errores se pagan caros. Lo sufrió Vélez el sábado con Lanús, con esa mala entrega de Allione que le permitió al rival marcar el segundo gol. Sufre la gente cuando es mala la entrega y queda mal parado para la contra rival. Pero aplaude cuando la jugada que empezó en su propia área genera peligro en la adversaria después de una sucesión de toques.

Vélez sigue siendo un equipo paciente para llegar al gol. Pero ya no lateraliza tanto el juego. Es más vertical. Trabaja más el pase entre líneas, buscando generalmente a Zárate, pero también intentando sorprender con Pratto, Allione o el mismo Canteros. La sensación, cuando se encuentran los tres, es que la jugada puede terminar en gol; pero si no están finos en el pase, el gol no llega.

Tardó media hora Vélez en empezar a complicar al rival. Y entre los 30 y 40 minutos de la primera etapa, justificó la apertura del marcador. Pratto exigió dos veces el arco de Weverton. Después, Mauro hizo una jugada individual de izquierda a derecha, envió un centro al corazón del área y un defensor rechazó al córner. De ese tiro de esquina, al segundo palo, llegó el gol, producto de una guapeada de Tobio. El defensor metió la cabeza entre dos defensores brasileños, la pelota quedó boyando y, desde el piso, sacó un zurdazo que sorprendió al arquero.

El gol le dio la tranquilidad y la confianza que hasta ese momento no tenía el equipo del Turu flores. Y trató de aprovechar su momento para herir aún más a un rival desorientado, pero no logró definir en el área.

Vélez siguió siendo el dominador del juego en la parte final. Aun con altibajos. Canteros puede bajar su nivel porque entrega mal la pelota o no rinde en la marca, pero deleita cuando hace pases milimétricos. Zárate puede fastidiar hasta al propio Pratto con su individualismo (¡ se cansó de marcarle pases!), pero nunca deja de ser una referencia peligrosa con sus indiscutidas cualidades técnicas. Incluso Pratto, generoso, que hace casi todo bien, se puede equivocar en un pase al tener Vélez tanto la pelota. Y en las imprecisiones, que se contagian, Vélez trastabilla. Y durante siete minutos, entre los 20 y los 27 minutos, sufrió el asedio rival, puso en peligro una victoria que parecía segura. Entonces, apareció otro aspecto que está delineando el Turu en su incipiente carrera de técnico: arriesga para cambiar. Puso a los pibes Correa y Ferreira. No cuidó el 1- 0. Fue a buscar el segundo y la serenidad. Y cuando Vélez se amiga con su fútbol, puede liquidar. Y si se juntan dos de los mejores jugadores del partido, liquida. Allione recuperó una pelota que parecía perdida y se la dio a Lucas Romero, que apareció como extremo derecho. Romerito, en un segundo, levantó la vista y advirtió que Pratto le marcó le pase, que es una exquisitez. Y Pratto definió el partido para su ovación posterior y para la marcha tranquila de Vélez en la Libertadores.


Sobre esta noticia

Autor:
Marcepop (204 noticias)
Fuente:
seguielgrandt.com
Visitas:
30
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.