Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Edug escriba una noticia?

El victimismo de los verdugos(catalanistas)

25/03/2014 21:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La senda hacia el enfrentamiento esta expedita. El segregacionismo catalán ni siquiera lo disimula

La senda hacia el enfrentamiento esta expedita. El segregacionismo catalán ni siquiera lo disimula más allá de algún chascarrillo de Duran i Lleida que busca complicidad entre sus compañeros del hemiciclo madrileño y por supuesto la salvaguarda de sus generosas prerrogativas económicas hasta el último minuto. Quien fue y aún se cree hombre puente entre Madrid y Barcelona ya no es más que un mal menor con fecha de caducidad para ambos bandos. El último rescoldo de la gran farsa democristiana que propagó el gran embuste del oasis catalán a todos aquellos ignorantes y cínicos que quisieron y a quienes le convenía creerlo para sus pactos -bisagras ha llegado a su fin.

El escenario ante el que nos hallamos en Catalunya es el de la insurrección. Obviamente con un cariz victimista que no oculta, más bien todo lo contrario su carácter netamente excluyente, xenófobo y de profundas raíces feudales que componen el catalanismo. Seguir defendiendo a estas alturas la lectura que hacen los ignorantes o cínicos del movimiento separatista catalán como un modelo de integración no es sólo ridículo. Es culpable. Y su vocabulario les define como algo tan retrogrado y asquerosamente discriminador que todos los eufemismos bajos los que escudan sus supuestos valores y su sempiterna búsqueda de la conmiseración de los demás hacia los más débiles. Así se camufla la antaño franquista pequeño-burguesía y clase media catalana, que hoy forman las bases del cantonalismo, ayudada por sus particular ejército de ilotas, los charnegos acomplejados. Que no soló reniegan de su lengua (no todos ya que muchos de ellos son incapaces de hablar otra), también de sus apellidos, de ahí la creciente catalanización de nombres y apellidos en el registro. Acción esta que concuerda perfectamente con las iniciativas emprendidas por la Generalitat en la gestación de una nacionalidad catalana, ya abierta. En la que de una manera, por el momento voluntaria, otro mecanismo encubierto más, los ciudadanos de convicciones segregacionistas y defensores de las proclamas frente a la constitución pueden apuntarse para dejar evidencia de su patriotismo y amor por la tierra. Un hecho del que está convencidos que merecerá su reconocimiento en la hipotética Catalunya independiente. Ya tuvo su precedente hace aproximadamente un año, cuando el gobierno catalán abrió su particular lista de buenos y malos catalanes. Los malos reciben otro tratamiento, algunos de ellos son espiados. Pero son pocos, y prácticamente todos son catalanistas u opositores con buen pedigrí catalán. Los chicos descarriados. El resto ya es otra cosa, los González, los Pérez criticones no son más que invasores o miembros de la diáspora española que invade suelo catalán y no merecen tal distinción en la siempre amplia visión del catalanismo. Son ajenos a Catalunya, no la entienden ni la aman. Que esto se haya hecho con dinero público y con un organismo parapolicial que pretende crear un servicio secreto propio para los fines propios del separatismo no ha despertado demasiada inquietud en la decrepita sociedad catalana. Que ni siquiera reaccionó ni de manera social ni política cuando el que se autoproclama ‘President de Catalunya’ Artur Mas fue a pedir consejo al Mossad para mejorar los recién nacidos servicios de inteligencia catalanistas, visto el doble juego que hacia la agencia Método 3 que dejaba de ser patriota y obedecer a intereses ‘generales’ cuando se le ponía la ‘pela’ por delante. Algo realmente insólito en el Oasis catalán. Razones de peso para que este señor hubiese sido encarcelado según los usos y costumbres de cualquier gobierno al tocarse materias tan sensibles para la seguridad nacional y una conspiración en ciernes. Desde la Generalitat se quería algo más ambicioso, una pequeña NSA gestionada y blindada por los mossos de Esquadra que tiene ya un presupuesto oficial asignado, como la consulta, la celebración del tricentenario??????, o las fiestas del club 3. Ni siquiera han protestado esa sucursal batasuna de las CUP que se envuelve en el pañuelo palestino en base a no se sabe que delirantes paralelismos, sólo invocados cuando encuentran eco en la muy antisemita izquierda anti internacionalista.

La anunciada movilización de los Mossos d’esquadra para la consulta, es en sí un acto ilegal con un claro mensaje de desafío al gobierno. Las calles pertenecen al separatismo, sea armado de manos de la policía o cívico por las masas de adictos al régimen nacionalista y sus diversas desviaciones menestraleras o mesiánicas. Hay que subrayar que los Mossos d’esquadra han sufrido además de un constante deterioro de su imagen, de la cual asesinatos y malos tratos no aceptados ni condenados por los partidos del arco parlamentario catalán, una constante purga de mandos desde que Felipe Puig hizo de esta policía, la policía catalana, la que está por encima de toda constitución y de la ley llegado el momento de defender a Catalunya. Que el nacionalismo catalán sea pacifico, no significa que sea democrático ni que carezca de una inequívoca voluntad golpista.

estelada-mossos

Se ha fijado la fecha del referéndum o la consulta como ahora se pretende disfrazar para el 9 de Noviembre. Aunque en realidad esta consulta sólo ha sido anunciada, y no convocada por la Generalitat, que ve en el rechazo del gobierno, un obstáculo legal prescindible en su escalada de ilegalidades e insumisiones que no se aventura a combatir por los cauces institucionales, pues estos son inexistentes ante tamaño acto de agresión jurídica y ciudadana. Aunque las fuerzas nacionalistas e Izquierda Unida, siempre tan comprensiva con los separatistas xenófobos-burgueses, no se hayan dado cuenta o no encuentren relevante que una convocatoria no refrendada por la ley pueda hacerse con los datos personales del censo de todos los votantes violando el derecho a la privacidad y a la protección de datos de estos. Aspecto útil en última instancia para la siguiente etapa en ciernes de la confección y otorgamiento por parte de CIU de la nacionalidad catalana. Esa misma que podrá ser compartida por parte de la sociedad catalana que quiera mantener la española debido a motivos sentimentales y de buena vecindad que otorgaría por arte de birbiloque el estatus de miembro de la Unión Europea a Catalunya. Es absurdo e incluso deja mucho que desea como formulación pero son las palabras textuales de Oriol Junqueras, líder de ERC que se postula con bastantes posibilidades para ser el próximo President de la Generalitat. El mismo que ha dicho querer al Rey de España de autoridad catalana y al ejército francés de garante de la integridad territorial y pax catalana. O a la misma OTAN, esto va a días.

¿Pero es que acaso se convocaran estas pretendidas elecciones plebiscitarias con las que Artur Mas amenaza una y otra vez?

A medida que pasan los días, esta posibilidad se va alejando. Ya que la popularidad de las fuerzas vistas como más radicales por el electorado separatista van ganado posiciones y es más que factible que una victoria, empate o mínima derrota de ERC le daría el poder pactando con las muy solicita Iniciativa, la xenófoba CUP, y la libertad de voto concedida por el propio PSC a sus tránsfugas (no tienen otro nombre ni hay otro interés más que unas evidentes dádivas económicas y unas promesas de cargos) cerrarían el acceso al poder a Artur Mas. A él y el núcleo duro de su partido, ‘els del pinyol’auténticos ingenieros del odio y aventadores de la discordia en este cínicamente llamando proceso soberanista. La propia dinámica de luctuosos acontecimientos pondría fin a los tibios procesos judiciales contra el clan de los Pujol, especialmente el de Oriol, la responsabilidad de CIU como partido en el saqueo del Palau, además de la personal del propio Mas y la opaca financiación ilegal de CIU que tiene su sede embargada y a la comunidad que gobierna como la más endeudada y la que más ayudas recibe del gobierno central.

Para esta hoja de ruta del choque y de tribalismo cuatribarrado han contado con la impagable ayuda de la Asamblea Nacional Catalana que parece dictar las acciones a tomar al gobierno de la Generalitat, pero que en verdad no es más que un artificio generosamente financiado por el govern para usarlo como un avasallador elemento de infiltración social y asociativo que cuenta con unas prebendas y una colaboración política inverosímil en un marco democrático.

Nos hallamos ante un parapoder, una estructura únicamente ideada para el enfrentamiento y la sumisión del apático. Hasta el momento por medios pacíficos, muy ayudado por su poder de convocatoria, su libertad total de movimientos, la gran propaganda y eficacia de sus mentiras y eco de sus mensajes del odio, la impunidad con que invade los espacios públicos que quedan vetados para todos aquellos que proclamen un mensaje mínimamente crítico con el independentismo. Señal inequívoca de la naturaleza de este ‘proceso’. Y todo con la total colaboración de la Generalitat, de su socio de gobierno, de partidos teóricamente opositores y de instituciones catalanas, contando además con protección policial y repercusión mediática. Un auténtico contrapoder a los sindicatos que lejos de defender a las clases trabajadoras han sido corrompidos por las subvenciones y por el mendaz mensaje supuestamente progresista del catalanismo, un verdadero sin sentido sin referentes históricos, políticos, morales e incluso éticos que representan desde su creación la verdadera némesis de estos valores que dicen defender. Pero esto no es nuevo, ya vimos lo útiles que resultaron estas peroratas para luchar contra el comunismo.

La Generalitat deja que sea la ANC quien caliente el ambiente, quien se comporte como un rodillo, para secundar sus acciones y dar una respetabilidad institucional inmediatamente después que esta haga una comparecencia. Ahora esta asociación está en el ojo del huracán, porque en su programa inmediato describe unas medidas de insurrección y sabotaje enmascaradas de protesta pacífica, como en el caso serbio o ucraniano, para tomar el control de puertos, aeropuertos y obstaculizar el movimiento de todo lo que represente al estado.

Todas las fuerza catalanistas conocen de antemano la reacción del gobierno, lo único que buscan es la crispación, y el mayor daño posible al resto de España

Las movilizaciones de masas de la ANC con todas las facilidades propiciadas por la verticalidad con el gobierno de la Generalitat, pese a no alcanzar nunca las magnitudes reflejadas en la prensa presentan un indudable poder de desestabilización.

A esta tarea ayuda las CUP con su formación de matones de barro y antisistema de diseño que pintan dianas, mensajes amenazantes contra los españoles, favorables a los inmigrantes, que se proclaman antifascistas y mancillan el significado del socialismo escribiendo proclamas verdaderamente idiotas invaden la ciudad en un gesto de dominación territorial a imitación de movimientos terroristas y criminales sin que los servicios de limpieza municipales tan raudos en otras ocasiones acudan.

ERC también presenta en su programa para la consulta unas directrices en las que se apela a la ocupación y usurpación de espacios públicos así como a la erradicación de todo símbolo estatal. La movilización empezará en Sant Jordi y continuará todo el año con picos como el 9N y el 11 de Septiembre.

Pero sería ser sumamente ingenuo tildar a estos grupos como radicales y los únicos culpables de la escalada de la tensión en Catalunya. Una crispación social que será negada en todo momento por los catalanistas y achacada a factores externos y enemigos de Catalunya, con lo que está excluyendo claramente a todos aquellos reacios a esta apología del enfrentamiento y división. Esto busca el silencio, la complicidad del vergonzante, la inacción del foráneo, del charnego, del ‘nouvingut’, del foráneo que debe comulgar con lo que ellos le dicen que es y siente Catalunya. Toda esta cobardía, borreguismo y pasividad han permitido llegar hasta la situación actual. No seamos condescendientes con los colaboracionistas. Cuando las fuerzas políticas, los periodistas o incluso los jueces, igualan a quienes burlan la ley con un objetivo muy evidente que tiene en la ley a su principal enemigo y en la confusión, la mentira y la ignorancia sus principales aliados, no puede existir la equiparación, siquiera tolerarse una comparación. Cuando se llevan treinta años invocando el bilingüismo, para cargar, insultar, multar a quienes buscan la libertad de elección .Se recurre las decisiones del Tribunal Supremo, nada más y menos que por la Concellera de Educación y que por la Asociación de Escoles Cristianes que pese no a colgar carteles con lemas totalitarios en los centros de enseñanza infantil como el sindicato Som Escola. Se incurre en la insumisión legal, al no cumplir con las sentencias y no presentarse en las reuniones organizativas autonómicas. Como si Catalunya fuera superior al resto.

No hay, ni existe una voluntad por el bilingüismo, sólo se pretende un cambio en que el catalán consiga por fin la hegemonía sobre el español. Y si para ello se deben atropellar los derechos, se privan los aspectos políticos sobre los educativos, se intenta despreciar la lengua más hablada como un útil de dominación y de barbarie, reduciendo al catalán como una mera herramienta ideológica, pues se hace.

Artur Mas con su penosa representación en el funeral de Adolfo Suarez, secundado por Jordi Pujol que aún suscita un inexplicable respeto ha llegado a equiparar su estratagema secesionista con la voluntad de dialogo siempre presente en este valioso político, tan ninguneado en vida como alabado en muerte. Dando evidencias de la talla personal del President y de la verdadera esencia del movimiento catalanista que se ampara en Derecho a decidir, cuando no es más que una voluntad de romper e imponer. Un patético botón de muestra abundando en la enferma patología nacionalista es la circular enviada por Mas a los Consejos Escolares para que profesores, alumnos y padres apoyen el ‘derecho a decidir’

La declaración del Parlament tumbada por unanimidad hoy por el Tribunal constitucional como habría hecho cualquier tribunal internacional no es ninguna sorpresa, ni tampoco el resultado de la tramitación en Cortes del Derecho a decidir. Todas las fuerza catalanistas conocen de antemano la reacción del gobierno, lo único que buscan es la crispación, el tensionamiento de la vida parlamentaria nacional, el frentismo, la división y el enfrentamiento que lleve a su maniqueísmo en un momento de crisis mayúscula a declararse por enésima vez víctima indefensa de los poderes divinos y terrenales y obtener las simpatías y aquiescencias económicas internacionales que se le niegan hasta ahora, que creen serán mucho más propicias en un escenario de enfrentamiento entre el fuerte y el débil que les permita llegar a su ansiado camino a Ítaca, y a la pervivencia de Artur Mas en el trono de la feudal institución que quiere regir todos los resortes del destino de Catalunya. Debilitar, paralizar España y entregar Catalunya a la violencia. Correrá la sangre.


Sobre esta noticia

Autor:
Edug (203 noticias)
Visitas:
2984
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.